Un obispo reaccionario, o el caso de un Frankestein humorístico

El humor es una cosa muy seria, y la ausencia de humor puede llegar a ser de una hilaridad insuperable. Pongamos el ejemplo de un historiador de derecha entrado en años y metido a agitador de sofá, que en medio de una arenga política por vía telefónica le explica a un público de estudiantes universitarios que el gobierno venezolano es “fascista-comunista-nazista”. El cuadro siguiente es ya la comicidad alucinada: el extravío ideológico de Oscar Yánes arranca aplausos al público universitario, como si se hubiera pronunciado alguna profunda y sutil verdad. Cuando se le pregunta cuál es el marco teórico que le permite asegurar que un gobierno puede ser al mismo tiempo fascista y comunista, comienza su respuesta diciendo: “Usted se nota que no sabe de qué está hablando”.
Así es el humor involuntario: su protagonista se convierte en una suerte de caricaturista sarcástico cuyo objeto de representación es él mismo.

Pero si Yánes habla de fascismo-comunismo-nazismo en Venezuela, ya se había escrito, tiempo atrás, un reclamo imaginario en contra de una “administración comunista-republicana” en los Estados Unidos. Semejantes aberraciones lógicas no tienen existencia práctica, fuera de las elucubraciones de extraños personajes, lo que nos interesa es el mecanismo mediante el cual llegan estos personajes a salir de un libro humorístico para encarnar en la fauna política venezolana, bajo la paradójica aureola del prestigio mediático. Hace 17 años Otrova Gomas escribió el “Manual para reaccionarios”, y hoy sus personajes han proliferado en la prensa, en la radio y la TV de nuestro país.

Otro de estos personajes es un obispo católico, defensor de un canal de TV condenado por transmitir pornografía (1), enemigo de la ley seca en días feriados, apologista de Colón y de la banca privada. Cotejamos su ideario con el de su alter ego literario.

Colón y la debida gratitud

“Que yo sepa, no tengo parentesco con Colón... Por lo tanto, hablo de manera independiente. Uno de los defectos que tenemos los venezolanos es la falta de memoria y eso nos conduce a la ingratitud... si Colón no hubiera venido hace quinientos años, ni quien me lee, ni yo, ni el presidente Chávez existiríamos. Habría otros, pero no nosotros. Así es cuando miramos para atrás, no podemos despreciar a quienes nos precedieron, pues son de los nuestros, son nuestros familiares... Y acá en Venezuela, si no hubiera venido Colón, si no hubiera venido toda esa gente del África, pues no estaríamos por estos lares...

Gracias, Colón, por haber venido hace quinientos años. No tiene Colón la culpa de todo lo malo que ha habido en nuestra América”(2)

“... América Latina nunca quiso separarse de España. Aunque mucho historiador de pacotilla diga lo contrario, los nativos de esas regiones por lo general no son gente mal agradecida; entendieron que los descubrimos, les dimos la lengua, los apellidos, la vestimenta, los ayudamos a reducir el trabajo con la importación de negros, le dimos valor económico al oro y a la plata que para ellos apenas tenían cierto valor decorativo, y lo más importante, les ofrecimos la oportunidad de ser algo grande, formando parte de un continente uniforme.”(3)


Elogio de los bancos

“Estas reuniones (como la del Comité Ejecutivo del Banco Mercantil en Mérida), son muy importantes para que nos demos cuenta de cómo marcha el país en el sentido económico y para que nos demos cuenta de la confiabilidad que debemos tener en las entidades bancarias, que más allá de ganar dinero sirven a la comunidad”(4)

“... un banco es un templo sagrado. El dinero es su divinidad suprema, ante la cual todos se arrodillan y por la cual ruega a diario hasta el más desalmado de los infieles. La función redentora se realiza gracias a la presencia vigilante de nuestros tres pastores: La bóveda, los cajeros y la Junta Directiva, y por las sagradas taquillas penetran y salen los depósitos santificados que dan el brillo y la esperanza que impulsa el avance de los pueblos. El tintineo de las monedas y el crujir de los billetes reafirma los espíritus, fortalece el coraje y mitiga el dolor de los desposeídos hijos de Dios, dándoles fe en algún préstamo que suavice el malestar de su pobreza. Los bancos dan sombra como el cielo fe”.(5)

Notas:

1.- Iván Oliver Rugeles; “Recordar es vivir: Tribunal Supremo de Justicia prohíbe a RCTV publicidad con alto contenido sexual” http://www.aporrea.org/medios/a33181.html
2.- Luis Alfonso Márquez Molina, Obispo Auxiliar de Mérida; “Desde Colón hasta RCTV”; Diario “Cambio de Siglo”, 16-4-2007; p. 15.
3.- Otrova Gomas; “Manual para reaccionarios: Ensayos derechistas”; Caracas; 1990; pp. 156-157.
4.-Luis Alfonso Márquez Molina, citado en la nota de prensa “Banco Mercantil celebró Comité Ejecutivo en Mérida”. Jorge Villet; Diario “Cambio de Siglo”, 24-3-2007; p. 2
5.- Otrova Gomas; “Manual para reaccionarios: Ensayos derechistas”; Caracas; 1990; pp. 192-193.

timoteocuica@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3307 veces.



Simón Rodríguez Porras

Músico y militante del Partido Socialismo y Libertad.

 @guitarraylapiz

Visite el perfil de Simón Rodríguez Porras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: