Crónicas cotidianas

El Montalbán viven nuestros antepasados

El encuentro fue a las 7, por allá en una humilde casita de artesanos, llena de gallinas y gallos, ubicada en la falda de la montaña. Por allí está la escalera donde se comienza el ascenso hacia la cruz y una especie de capilla, donde rinden culto a diferentes creencias. Pero ya subir, es toda una odisea para citadinos como yo, por lo que llegué escupiendo el hígado.

Teníamos dos guías, amigos, seres humanos excepcionales que por 40 años han subido esas montañas de Montalbán. Ellos integran un grupo de rescate y son los custodios de los más de 1.700 petroglifos descubiertos allí, abandonados por la desidia del Estado, destruidos por los cascos del ganado que pasta y rompe y con su bosta daña las obras que según pruebas de carbono14 tienen más de 14 mil años. Es decir, son obras, narraciones históricas que estaban allí antes de nuestros aborígenes.

A las 7:30 estuvimos en la capilla, y apenas era el comienzo. Fue el primer encuentro donde Alí Marvéz y Franco Galea, quien nunca abandona su callado, nos dan las primeras orientaciones. Era el principio de una odisea que duraría nueve horas, de camino ascendente, de prueba de fuerza, de difíciles trayectos por partes empedradas, de pura voluntad porque a pesar de los años, subir era un compromiso con la vida, con los antepasados, con los amigos que hicieron el sacrificio de dedicar un día de su tiempo para los citadinos.

El cansancio se diluye en la hermosura de la vista, en el panorama que enseña, en las montañas que narran historias, en los arcoíris que nacen del choque de vientos y del calor y en las águilas que presumen su poder de volar. Alí va narrando las historias, las tantas que ha vivido y las tantas que ha estudiado, más las tantas de padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos que se fueron transmitiendo por narración oral. Entre él y Franco se conocen las montañas de memoria. Nosotros nos detenemos a escuchar, a descansar y a preguntar, 15 personas escuchando atentamente a los maestros, "unas hojitas de esta planta, en un té, sirve para los riñones" y continúa la conversa "agarren de esta planta, dos ramas, la hierven y le echan un tobo de agua, se bañan con eso. No solo es un relajante, sino que los limpia y se sienten de maravilla". La montaña está sembrada de mastranto. Con rosarla es suficiente para sentir ese maravilloso olor, huele a campo, huele a canción, huele a molendera, huele a fogón de leña, hasta que Alí, el baquiano mayor nos saca del sueño, "tenemos que continuar". Iniciamos la empinada, la brisa se enfrenta con el sol y se siente liviano opacado por las nubes. Al fin llegamos a la cima y al comenzar a bajar por el otro, vamos encontrado los petroglifos, a la vez que escuchamos un río sonar y una zona boscosa. Son más de 1.700 en total esparcidos por toda esa montaña. Cada uno más interesante que el otro. Alí nos explica uno de los más interesantes y enigmáticos: un año lunar. Luego de recorrer algunos, nos reunimos en las piedras en el río para compartir: jojoto salcochado, plátano maduro crudo, cambures, ensalada. Es la ocasión para escuchar las exquisitas disertaciones de Jaime Carrillo (mi médico) sobre los pares biomagnéticos y las maravillas de la medicina alternativa, duramente perseguida por las trasnacionales de la medicina y por las universidades. Uno de los mejores momentos de esparcimiento que he tenido en mis últimos tiempos.

A la una comenzó el descenso, para llegar a las 4 de la tarde, en el caso de los citadinos, extremadamente agotados, pero felices. Es un encuentro con el yo interno, es una respiración distinta, es un encuentro con las almas que vagan por esas latitudes, es un encuentro con un mundo distinto que merece ser atendido por el Estado… Pero parece que a nadie le importa.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 723 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Rodríguez Olmos

Rafael Rodríguez Olmos

Más artículos de este autor