Debemos empezar de nuevo

Cuando un dirigente pierde el respeto y la credibilidad por decir mentiras, ya no se puede recuperar y lo que viene es el abismo político. El imaginario popular dentro de su decepción, aplica la sátira y la burla hacia el mentiroso y eso es mortal políticamente hablando.

Los voceros del gobierno hablan permanentemente de atacar a la corrupción, se dan golpes de pecho y parecen hasta creíbles en sus discursos grotescos, pero en la práctica se desmienten ellos mismos porque no la hay, no existe.

No se puede creer que el pueblo de base no analiza dentro su misma sencillez y pretender que es ingenuo, es otra torpeza absurda.

El común de la gente en cada rincón del país, sabe quiénes son los corruptos y tramposos. Saben cómo vivían ayer y cómo viven hoy apenas toman un cargo en el gobierno.

Es muy fácil determinar quiénes son los corruptos, pero no lo hacen, tan solo aplican el discurso populista y engañador.

Todos los años la Contraloría exige la declaración jurada de bienes a la ciudadanía, pero todo se queda en el papel. No chequean, no revisan, no trabajan en lo que deben trabajar.

Si esta Contraloría hiciera su trabajo como es el deber ser, muchos de estos seres estuvieran en un gran apuro si viviéramos en un país donde impere la justicia real y la autonomía de poderes. Porque, ¿cómo justifica un funcionario público que ayer andaba pidiendo colitas para trasladarse, hoy tenga camionetas 4×4 último modelo y cómo se justifica también que vivía en una casa modesta y hoy tiene varias quintas, fincas, yates y muchísimos dólares?

Si algo le hizo daño a nuestro país y al proceso histórico, que iniciamos con Chávez, fue la corrupción y llegamos al límite descarado, de que se implantó como cultura con una solidaridad automática a favor de los bandidos qué destrozó nuestra economía.

Debemos aplicar verdaderas sanciones a los corruptos, recuperar los bienes y comenzar de nuevo, luego de limpiar a la patria de tanta basura y tanta complicidad.

Sin justicia no hay patria y sin valores éticos y morales, no hay nación que avance.

Debemos refundar, comenzar de nuevo con dirigentes probos y dignos. Debemos seguir forjando la Unidad de los Iguales aún pensando distinto desde las bases del pueblo y construir el Nuevo Bloque Histórico Popular que como un río crecido y a través del voto, lleve al poder verdadero al constituyente para lograr los objetivos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 475 veces.



José Luis Ibrahin Esté

Antimperialista. Siempre viajando... pero regresando a Falcón.

 josel_ibrahin2009@hotmail.com      @josel_ibrahin19

Visite el perfil de José Luis Ibrahin Esté para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Luis Ibrahin Esté

José Luis Ibrahin Esté

Más artículos de este autor