El Grupo Pensamiento Crítico apoya la propuesta de Enrique Ochoa Antich a la defensoría del pueblo

Ante la crisis compleja que aqueja a nuestra Patria, una orientación política básica es la defensa decidida e innegociable de los Derechos Humanos, que comprende la lucha por ingresos dignos para la clase trabajadora, la lucha por el funcionamiento de las instituciones democráticas frente a la arremetida del autoritarismo, con tintes de nepotismo y corrupción, y la imposición de un programa de ajustes neoliberales en la economía que está ocasionando mayor pobreza. Es hora de volver a nuestra Constitución que, aunque con defectos, tiene importantes elementos en el camino de lograr una democracia participativa, tal y como lo promete.

La Defensoría del Pueblo es una de las instituciones constitucionales que, si funcionara, más allá del control unipartidista que nos agobia, se podrían garantizar los derechos que nos quedan frente al autoritarismo existente. La Defensoría es parte del Poder Ciudadano que garantiza el necesario contrapeso a los métodos antidemocráticos y de control unipartidista que se ha impuesto en los demás poderes públicos, impidiendo la realización plena de sus funciones correspondientes. Hay que lograr que este poder cumpla su función de realmente defender los derechos democráticos y populares. Para ello se requiere una persona que reúna una trayectoria clara, un planteamiento de diálogo democrático con todos los factores políticos y sobre todo una entereza moral inobjetable.

Por esas razones, el Grupo Pensamiento Crítico, convergencia de pensamiento y acción, apoyamos la propuesta de Enrique Ochoa Antich a la Defensoría del Pueblo. Basamos nuestro apoyo en el conocimiento de su dilatada y acerada trayectoria, fraguada al calor de sus luchas permanentes por los Derechos Humanos en las más variadas circunstancias políticas, por su denuncia de esa situación irritante de la existencia de los presos políticos, por la defensa y reivindicaciones de las personas de la tercera edad, los trabajadores y demás sectores del pueblo.

Ochoa Antich posee un perfil validado en el ejercicio de las luchas en la calle y en las diferentes tribunas donde le ha correspondido actuar orientado por tales propósitos.

En las circunstancias por las que hoy atraviesa nuestra Patria, signadas por el atropello y vulneración de los Derechos Humanos y laborales, por la indefensión de los ciudadanos, ante la ausencia de un verdadero Estado de Justicia y Derecho, la sociedad venezolana requiere de un Defensor del Pueblo intransigente, que no le tiemble el pulso a la hora de enfrentar al gobierno y a los poderes fácticos, tanto oficiales, como de oposición, privados y públicos, cuando se trate de defender los derechos y reivindicaciones del pueblo.

Por eso hacemos un llamado a todas las organizaciones ciudadanas, sindicales, gremiales y de base popular, a apoyar la propuesta de Enrique Ochoa Antich a la Defensoría del Pueblo.

Suscriben:

Mariano Crespo, Roberto López, Jesús Puerta, Javier Biardeau, Oscar Feo, José León Uzcátegui, Luís Palencia, Jesús Urbina, Jesús Vivas



Esta nota ha sido leída aproximadamente 731 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter