La violación de los DD.HH. del pueblo bolivariano

Nuevamente la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) Michelle Bachelet, fue merecedora de aplausos por parte de la derecha y del imperio por su informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Venezuela, que abarca situaciones entre el 01 de junio de 2020 y el 30 de abril de 2021, elaborado para el 47˚ período de sesiones del Consejo de DD.HH. de las NU, el cual señala dentro de su evaluación de la justicia y estado de derecho en el país, que documentó 17 casos de muertes "presuntamente ocurridas en el contexto de operaciones de seguridad o de protestas que coinciden con los patrones de ejecuciones extrajudiciales previamente documentados". En este informe se denuncia la complicidad del poder judicial venezolano en la represión estatal, por ser carente de independencia. Entre las denuncias que presenta el informe se encuentran crímenes como la desaparición forzada, la tortura, los asesinatos arbitrarios y falta de evidencias de que funcionarios de alto nivel hayan sido investigados o procesados después de ser acusados de casos atroces y violentos. Además se determinó, según la misión, que autoridades del más alto nivel cometieron flagrantes abusos que constituyen crímenes de lesa humanidad. Señala también la existencia de grupos armados que operan en el país, que dependen de las autoridades, como los colectivos, para dispersar protestas y reprimir manifestantes; también de grupos guerrilleros como el ELN y algunas disidencias de las FARC. Entre otros aspectos hace referencia a la crisis de los refugiados, de la emergencia sanitaria y humanitaria, de la violación a la libertad de expresión y de la discriminación política. Sin embargo, omitió la Sra. Bachelet otros aspectos importantes por su parcialización con el imperio y la derecha, al que solo le dio le un ligero rasguño por el impacto negativo de las Medidas Coercitivas Unilaterales (MCU) en el disfrute de los DD.HH. en Venezuela y que haya solicitado su levantamiento a los países que la imponen.

La violación de los DD.HH. del pueblo bolivariano es la consecuencia de la violación de su derecho a ser una nación libre, independiente y soberana, a fundar la República Bolivariana de Venezuela hacia la Patria Socialista, como principio Bolivariano, extensivo a los demás países que se liberaron del yugo de los imperios, a unirnos para avanzar en el proyecto del comandante Chávez, de terminar con las dos burguesías de clase existente que enlodan este proyecto, para fundar el Estado Comunal. En este sentido, hizo mutis Bachelet acerca de los casi 152.000 Kms2 de territorio que nos quiere despojar Guyana, Inglaterra y EE.UU., donde este país ha reconocido abiertamente las fronteras existentes de Guyana, lo que le permitió que un consorcio de la Exxon Mobil produzca actualmente más de 120.000 barriles de crudo del bloque Stabroek en esta región. Esta población se ha convertido en una amenaza para los pobladores, especialmente para nuestros originarios. Cuidado y no estemos en presencia de una pequeña Palestina en El Esequibo. No hubo una declaración ni exigencia de Bachelet contra Inglaterra por la confiscación ilegal de los lingotes de oro que "tomó" este país desde el año 2019, que son propiedad del Estado venezolano, valorados en más de 2.000 MM de euros; ni del secuestro de los activos del país en el exterior; del congelamiento y saqueo de miles de millones de dólares en bancos extranjeros, indispensables para la compra de alimentos, medicinas e insumos médicos. El informe señala que más de 5 MM de venezolanos "ha huido" del país desde 2014, por causas políticas, económicas, humanitaria y de DD.HH., que muchos compatriotas están en una condición irregular. Sin embargo, no dice el informe que esta condición irregular hace que mucha mano de obra venezolana calificada sea subpagada y tratados como esclavos en esos países; tampoco hace referencia de la escalada de violencia, de odio y de discriminación que se ha tejido contra nuestros hermanos por parte de estos gobiernos, de las instituciones públicas y de personas que denigran la presencia de venezolanos. Discriminación ésta que se extiende en el ámbito de la salud, a pesar del inmenso apoyo recibido por ONG independientes y países solidarios. No indica el informe que muchos venezolanos se fueron del país para ayudar a sus familiares porque los salarios no les alcanza, debido a que, entre otros factores, existe una economía dolarizada, impuesta por el imperio para desestabilizar la economía del país y llevarlo a la quiebra para causar mayor dependencia del imperio. Parece ignorar también que hace poco el estado Apure fue tomado por grupos terroristas colombianos para tomar espacios e invadir el territorio.

La violación de los DD.HH. del pueblo bolivariano es la consecuencia de la violación de su derecho a protestar contra un Estado que ha sido permisivo con la derecha venezolana que asesinó a mansalva a personas que defendieron al proyecto de Chávez, o por pensar distinto. Casos especiales: Orlando Figuera en el año 2017, lo quemaron vivo por ser chavista y a Gisella Rubilar (paisana de Bachelet, pero esto no le interesa a la Alta Comisionada), en el año 2014, por quitar los escombros de una avenida; por pactar con la derecha a pesar de haber violado los DDHH de los chavistas, por haber saqueado al país e instar a una intervención extranjera, por procrastinar el caso Guaidó a pesar de las pruebas que se le imputan. Seguramente Bachelet desconoce que la Universidad del Adulto Mayor (UNI3), una obra del comandante Chávez para que las personas de la tercera edad consigan beneficios educativos para un envejecimiento activo de acuerdo a lo que estipula la OMS, sea cerrada; pero esto no es algo relevante. Desconoce la funcionaria que la "Fundación Animalista Ambientalista Bolívar" del estado Táchira, identificada con el legado de Chávez, que lucha contra el maltrato animal y la protección del ambiente, ha hecho denuncias públicas de violaciones de maltrato animal y abuso de poder, pero sus miembros han sido privados de libertad, de abusos policiales y de la GNB, violaciones, detenciones arbitrarias, maltrato y abuso de género, por haber denunciado a funcionarios del gobierno, sin que hasta los momentos no haya habido pronunciamiento por parte de la fiscalía, ni de la Defensoría del Pueblo, lo que ha traído como consecuencia la desaparición y muerte de cientos de animales y un proceso ilegal que viola los DD.HH. de ciudadanos que denuncian las arbitrariedades y abusos por parte de funcionarios públicos. Bachelet omite que a un diputado de izquierda se le vulneran sus derechos en la Asamblea Nacional por ser el único parlamentario que denuncia las violaciones del gobierno y de la derecha, el entreguismo de la Patria y la ignorancia de los mismos. También desecha Bachelet que un ciudadano chavista quiso postularse a la alcaldía de Caracas, pero el CNE lo inhabilitó sin ninguna explicación y hasta ahora no ha habido pronunciamiento del TSJ. Desconoce Bachelet que existe un cerco contra un ala de la izquierda que no se le permite ser entrevistada por estar en contra de las políticas del gobierno. Vale la pena preguntarle a Bachelet si ella solo defiende los DDHH. de la derecha, los intereses del imperio y del Reino Unido. Si la defensa de los DD.HH. es exclusivo para una sola clase social, para la burguesía y la derecha, entonces seguimos en una constante violación de los DD.HH contra los oprimidos.

El informe de Bachelet dista mucho de la realidad, ya que más que como funcionaria de un organismo que debe ser independiente, se comportó como juez. No con esto, se pretende negar que no exista violación de los DD.HH., pero no toda la verdad está dicha. Hay que detener la indiferencia y la mentira, en pro de nuestra independencia de la esclavitud de los imperios y de la explotación capitalista. La lucha porque se respeten nuestros DD.HH. es una cuestión política de liberación e independencia. Si renunciamos a esta lucha contra el yugo del imperio, entonces la violación de estos DD.HH. cesará y Venezuela será otra colonia más de EE.UU. El pueblo bolivariano se enfrenta no solo al imperio que pretende usurpar su patria, a la derecha fascista que se complace en entregarla; sino a un poder que se ha olvidado de los principios del bolivarianismo. Hoy más que nunca tenemos un compromiso con la república que fundó Chávez, la misma de Bolívar: la composición del gobierno, de la legislación y del espíritu en un todo. Que este edificio monstruoso se derribe y elevemos un templo a la justicia y a la verdad. Solo la verdad nos hará libres.

Fecha: 27/09/2021

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 641 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración Articulista

 esmeraldagarcia2309@gmail.com

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad