Los Payasos Sobran

Hay ridiculeces que merecen un comentario.

Después del golpe petrolero de Diciembre y Enero, la oposición tiene serios problemas de credibilidad. Los medios, que también son parte de la oposición, han venido manteniendo el nivel de desinformación mostrado en esos días en que apostaban por la muerte política de Chávez (...y también la otra muerte, porsis). A Napoleón ya no lo ve ni el gato; Mingo se arrecha cuando le dicen gordo; no recuerdo el nombre de la catirita y del remedo de periodista que todavía hacen algo en RCTV; Martita quiso reverdecer viejas glorias poniendo al “carcaza” Mujica a mentarle la madre al presidente y Nitu, siguió el ejemplo de Mujica en su última columna, escribiendo un “no me joda” dirigido el embajador de Cuba en Venezuela. Los demás “y que” periodistas (Poleo, Ibeyise & Company), perdieron la teta dolarizada de los que financiaron el golpe y van de error en error, tratando de rescatar lo que perdieron hace mucho tiempo: La Dignidad. No pelan un muerto para ponerle una cinta de luto a las esquinas del televisor y tengo miedo a que se me muera un familiar; no vaya a ser que le echen la culpa al oficialismo por un ataque al corazón. Por cierto, parecen pavosos ¡carajo!. No hay marcha de la oposición que no cubran, que termine con un carajo en el piso pelando gajo. Es que si no existe el muerto, lo hacen digital.

Carlos Ortega, ese mismo que hablaba de subversión y clandestinidad, pidió la intervención de los cascos azules para justificar los realitos que le tienen vacacionando en el norte. Carlos Fernández ya no está tan enfermo y parece que le prestó muy bien el smog norteño, por que la lengua no la para más que para decir estupideces. Salas Romer e hijo (la vaina es por partida doble y trifecta, si pelan bolas) se lanzó a la presidencia para el 2006 y le dio la puntilla a una Coordinadora Democrática que terminó aceptando el referendo revocatorio y esta, a su vez, inventó el referendo revocatorio nuevamente y dice que “ahora Chávez si se va...”

Ahora, lo más grotesco y me vino a la memoria aquella pendejada en la Plaza Roja de Moscú, cometida por ese vagabundito que aún no ha sido investigado por su pasantía en la Gobernación de Aragua, fue la “brillante” acción de valentía de Wuilliam Ojeda y otro señor de apellido Romero. Pagar un viaje a Cuba para gritar consignas en contra del régimen frente al Habana Libre. Ni pendejos que fueran para irse a otro lugar a gritar mariqueras. Globovisión sacó la noticia como algo extraordinario y no me extrañaría que, “Macho Man” Ojeda, sea uno de los sopotocientos candidatos a la presidencia, repito, de los comicios del 2006.

Tomando en cuenta que Ojeda y el otro fulano Romero, se han salvado de una coñaza que el pueblo cubano no le dio por educación y que, ¡Gracias a Dios!, no se la dieron por que terminarían hablando de torturas y otras menudencias del G-2 cubano, yo quisiera (por mi madre que si) que a Ojeda y al otro individuo, se le ocurriera pararse en 23 de Enero a gritar bolserías de la revolución cubana. Ese si sería un acto de valentía e iría al hospital a llevarles unas flores por ser tan arrechos y cuatriboleados. Lo único que faltó en ese acto virtuoso “ma non tropo”, fueron las cámaras de Venevisión, Radio Caracas, Televen y Globovisión. Pero en estos canales hay camarógrafos, no suicidas.

Solo falta, que esta cuerda de animales, terminen montando un circo en Plaza Altamira. Por que ¡Coño! Payasos sobran.

msilvaga@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3555 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas