Ni la sombra de lo que creó Chávez

Esta contienda interna del psuv me recuerda a las internas de AD, que ya estando divididos, terminó subdividiéndose y fraccionándose hasta llegar a la nada.

En estas internas multicolor se desataron los diablos y se atacan unos con otros como enemigos acérrimos ávidos del poder.

El odio es evidente entre cúpulas, mientras las bases se debaten en una especie de vorágine de lo correcto y lo incorrecto, pero que saben que todo anda mal.

El PSUV que creamos con Chávez, no era para eso, no es ni la sombra, era para el avance y el desarrollo político del pueblo militante, era para su crecimiento y para que aprendiera a no dejarse engañar más por los politiqueros de oficio y encantadores de serpientes. Era para la creación de la nueva conciencia y el nuevo hombre. Por esa y tantas otras razones, muchos nos separamos de esa estructura, porque no se parece en nada, a lo que quiso hacer Chávez como organización partidista.

Da tristeza ver como operadores reconocidos de derecha convertidos en los más rojos y apoderados de la intriga, de la farsa y de los falsos positivos, van queriendo imponer sus nefastas opiniones como si fueran de izquierda y que cada día dividen más lo irreconciliable. Son especialistas para apartar a la militancia de base originaria con sus opiniones de odio y de divisionismo, que pareciera más bien un plan orquestado para que reste y no sume. Por supuesto, ese es su problema y ellos verán como lo resuelven, sí ellos, los mismos que se robaron nuestras luchas y se apoderaron de las estructuras de un partido hecho y fundado con ideales verdaderamente revolucionarios, pero que hoy navega en un mar de intrigas.

En la dirigencia buena que aún queda, nadie despierta del letargo, nadie razona, nadie analiza. Los reformistas convirtieron al partido en franquicias de corrientes que lo ha llevado a la merma elección tras elección, aún cuando dicen que ganan, ¿pero qué ganan y qué ganarán?

El 6D se evidenció una participación pírrica del 16% del electorado en una elección prácticamente interna y en donde todos saben lo que pasó despues de las 11am.. Algunos en su desaforado éxtasis, creen que por hacer unas concentraciones con cierta cantidad de personas, ya ganaron el 21. Que ceguera tan grande tienen muchos, aunque no todos, los que pisan tierra, los que saben de números y de lo que digo, esos sí lo entienden perfectamente.

Los ataques internos llegan al paroxismo, al clímax, sobre todo de los que no fundaron al partido, ni iniciaron la revolución, sino de la infiltración reformista y derechista sin formación de izquierda, en donde la camaradería y la solidaridad son fundamentales, pero que estos diablos utilizando su formación de orígen, cambian lo ideal, por antivalores de desprestigios y de descréditos.

El problema no es que alguien venga de la derecha, el problema está en si es un maleante y miserable corrupto, o una persona sana con altos valores, venga de donde venga, ya que hay gente honesta y correcta en todas partes.

Se olvidaron de la ética, de la moral y de la altura política, para convertirse en una burlesca replica de los partidos cuartorepublicanos, que tanto se criticó.

Lo repito, es tal el paroxismo y el clímax que los embarga, que creen que una movilización de mil o dos mil personas, les dará la victoria el 21, creen que ya ganaron, que todo está arreglado, sin medir los acuerdos internacionales para una elección transparente y supervisada, en donde se requieren votos reales. Tampoco han medido una posible reagrupación sorpresiva de la derecha, y peor aún, no se han percatado del verdadero problema que tienen, el cual está radicado en los barrios y en el común de la gente que siempre acompañó a Chávez, pero que los rechaza por su forma de hacer política de letrina y de burdel.

La gran mayoría de la izquierda revolucionaria y de base, observa con detenimiento sus acciones, siguen viendo los toros de lejos como lo hizo el 6D donde no participó.

Prefieren no intervenir en esa diatriba, porque eso no es el PSUV que se fundó con Chávez, eso es un psuv acomodado para intereses personalistas y grupales, que nada tiene que ver con una revolución de transformación y de cambios que beneficien al pueblo.

Algunos, los más derechistas y sectarios, podrían decir que no es nuestro problema por ser críticos y tienen razón, no es problema nuestro, pero como fundadores de ese partido, por lo menos tenemos el derecho de decir, como lo siguen destruyendo por intereses particulares, siendo que no les pertenece a ellos, sino al pueblo que lo creó junto a Chávez.

Aunque a través de operadores de chats y portales pagados, pareciera que hay una multitud apoyando esta contienda interna, la verdad es, que la real base revolucionaria en su desencanto, está pensando en que ni con uno, ni con otro, y que es mejor no ser cómplice de la catástrofe que se avecina y esperando que no digan también, que es culpa del pueblo o de los izquierdistas trasnochados, ya que desde que se inició la revolución con Chávez, nos cansamos de advertir sobre la infiltración reformista y del entrismo de la derecha, que acabó con los sueños del pueblo y que hizo aguas a la revolución.

En mi opinión y desde mi perspectiva, me mantengo claro desde la izquierda crítica, trasnochada, como la quieran llamar, y mi posición firme es y será, que pase lo que pase, seguiremos construyendo desde nuestra trinchera, hasta corregir el desvío de una revolución progresista que fue llevada por el reformismo a un neoliberalismo descarado y nuevo burgués....

Patria o muerte



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2911 veces.



José Luis Ibrahin Esté

Antimperialista. Siempre viajando... pero regresando a Falcón.

 josel_ibrahin2009@hotmail.com      @josel_ibrahin19

Visite el perfil de José Luis Ibrahin Esté para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Luis Ibrahin Esté

José Luis Ibrahin Esté

Más artículos de este autor