Binóculo Nº 419

Las bardas de tu vecino

No tengo elementos para demostrarlo, pero no tengo duda de que le robaron las elecciones de Andrés Arauz, incluso a pesar de que el movimiento Pachakutik, dirigido por Yaku Pérez, quien, al parecer, no es ni siquiera un aborigen, votó en su contra. No es posible que después de llevar 10 puntos sobre su contendor, como indicaban todas las encuestas. Araúz reciba una paliza. No hubo final de pelea. Lo patearon.

Y no tengo ninguna duda de que las cochinas manos del Big Brother, estuvieron metidas hasta el fondo para la victoria de un personaje que no solo es un hombre de ultraderecha, sino un neoliberal que sin duda endeudará más al país. Con declarar públicamente su estrecha relación con Álvaro Uribe Vélez, sería suficiente para declararlo persona no grata. Lasso es la punta de un iceberg muy podrido, cuyo fondo no se sabe dónde está ni de qué tamaño es. Ha sido acusado de muchas cosas, pero fundamentalmente de lavado de capitales a través de empresas offshore a donde saca su dinero, y lo repatria cada vez que quiere. Por ejemplo: Positano, Montpellier o Berlín son algunos de los nombres que cubrieron las identidades del candidato presidencial por la alianza CREO-SUMA, Guillermo Lasso, y de sus familiares en diferentes empresas offshore.

En su oportunidad, referido a esta investigación, Rafael Correa dijo: "No sé si llamarlo señor Positano porque ese es el nombre que (Guillermo Lasso) ha usado para esconder sus empresas en supuestos fideicomisos, empresas offshore, en paraísos fiscales".

Y refiriéndose al plan de gobierno de Lasso, Correa precisó: "cuando hablan de zonas francas, (una propuesta de campaña) es su propio dinero el que traen de vuelta al país, pero sin pagar impuestos y ante el primer problema (que ocurra en el país) lo vuelven a sacar".

Y más allá de lo que es Lasso y todo lo que representa, está el triste y nauseabundo papel de los medios de comunicación, que una vez más se prestaron para el juego sucio. Claro, al final serán beneficiados con contratos de publicidad.

Sin embargo, la pregunta debe ser más profunda. ¿En dónde está la izquierda latinoamericana que no reacciona? ¿O desapareció y dejó las protestas en el continente en manos de gente desesperada, con los deseos de lucha muy vivos, pero sin experiencia alguna, sin conciencia de que no es posible avanzar si no se toma el poder? ¿Acaso no es Yaku Pérez un vándalo al servicio del imperio? Porque, en qué se puede parecer Pérez a Lasso o a lo que representa. ¿No es Pachakutik, un movimiento, una cultura reivindicada por el propio Correa? ¿Por qué entonces votó contra Araúz, porque no votar, era votar en contra? ¿Va a asumir Pérez y su etnia la venta del Ecuador por parte de Lasso a los organismos multilaterales, donde sin duda, también desaparecerá su cultura, su idiosincrasia, su visión cosmogónica del mundo?

Todo esto me sirve para re-preguntarme, dónde está la izquierda latinoamericana. Qué ocurrió con los poderosos movimientos revolucionarios de los sesenta, setenta y ochenta. Qué ocurrió con el sempiterno Partido Comunista, que se regó como pólvora por el continente, al grito de ¡Proletarios del mundo, uníos!

Ahora está el pueblo latinoamericano como un preterido. Sin saber qué hacer ni a dónde caminar. Sin brújula, perdido. El último gran intento -creo que a nivel mundial- fue Hugo Chávez y ese magma de líderes tratando de salvar a sus pueblos de la debacle. Con el gran sueño que fue la ALBA, que terminó en pesadilla. Alguna vez lo llamé el Síndrome de los cancerosos, Néstor murió primero, Hugo le siguió, Lula, Cristina y Alfredo lograron recuperarse, pero están avisados.

¿Cómo es que la derecha puede unirse para cosas puntuales, y la izquierda sirve menos? Ya doy como un hecho que en Perú ganará Keiko Fujimori, todo apunta allí, la derecha se mueve con rapidez, astucia y muchos recursos. La izquierda no aprende.

Ahora vienen por Maduro. Ya Lasso habla de su reconocimiento a Juan Guaidó, que sumado a las decisiones de Biden, indican que la guerra contra Venezuela, será intensa, y se intensificará. No habrá cuartel.

Si gana Fujimori en Perú, ya estarían completando el círculo. Nuevamente hay intención del Departamento de Estado de hacer giras por su patio trasero, para hacer balances. Biden es un halcón y quiere rematar con rapidez.

Venezuela es la única que queda, porque el único gobierno que se está enfrentando a las trasnacionales, es el de Nicolás. Es el único gobierno que no ha permitido decisiones sobre los aconteceres del país. El único gobierno que construye viviendas para entregarlas al pueblo, en un numero que más bien aspavienta, es el de Nicolás. El único gobierno con planes sociales masivos, es el de Nicolás. El único gobierno que asegura que vacunará gratuitamente a toda la población, es el de Nicolás.

Es decir, Venezuela es una piedra en el zapato gringo, de las trasnacionales y de los organismos multilaterales. Desde George Bush, los intentos por acabar con un gobierno de izquierda, primero Chávez y luego Nicolás, no se han detenido. El gobierno de Biden ha anunciado que le marchará a Maduro de frente. De hecho, a pesar de las propuestas de Nicolás sobre diálogo, los halcones del Pentágono no han respondido. Están decididos, en mi opinión y de acuerdo a mi análisis, a terminar con este el gobierno de Maduro este 2021. Ecuador es la penúltima avanzada para atacar. Si Fujimori gana en Perú, le darán un jaque a Maduro.

Caminito de hormigas…

Visité un amigo en la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera. Está muy grave. Tan grave como lo que me contó otro amigo que trabaja allí. "Te voy a llamar a un médico camarada para que te cuente", me dijo. Al rato se aparecieron los dos, me dio la mano y me dijo, "anota allí para Caminito de hormigas que siempre lo leo cuando me llega el periódico: la mafia aquí cobra 80 dólares por hacer la prueba Covid. Si el tipo es muy pobre diablo, le cobran 50. Un camillero cobra 5 dólares por ruletearte. Una enfermera cobra 120 dólares al mes por atenderte. En todo el estado hay un solo horno crematorio que está en Yagua. Si necesitas las cenizas de tu deudo ya, debes pagar 25 dólares. Si quieres a tu muerto para enterrarlo tú, los Cicpc de la morgue te lo entregan por 100 dólares, aunque eso está prohibido por el Ministerio de Salud. Debes pagar 10 dólares por ponerte la vacuna. Cuatro pastillas de Carvativir te cuestan 5 dólares".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 514 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: