Binóculo Num. 417

La embestida gringa toma cuerpo

 En mi columna del dos de noviembre del 2020, titulada "No importa quién gane", escribí; "Es decir, que no importa quién gane la contienda este 3 de noviembre, la política será la misma para América Latina, está definida hace tiempo y quien se encargue de la Casa Blanca, hará lo mismo que el anterior. Es posible que haya matices, en el sentido de que Biden (si gana) tenga menos premura para atacar a Venezuela, porque le preocupe más el tema económico y el duro enfrentamiento con China, pero no habrá una política diferente".

En mi columna del nueve de noviembre del 2020, titulada "Tremendo par de joyas", precisé: … "Decía que me parecía mejor el triunfo de Biden en el sentido de que si se concentra en sus gravísimos problemas, al menos por un tiempo le dará respiro a Venezuela, y, aunque solo por estrategia, sea capaz de permitir que Venezuela pueda comprar algunas materias primas y algunos medicamentos.

Sin embargo, no debemos engañarnos con Biden. Es un halcón, miembro del ala dura de la jefatura del Estado yanqui".

No nos equivocamos. El nuevo inquilino de la Casa Blanca, ya ha dicho que endurecerá las políticas para derrocar a Nicolás Maduro. Y también lo han dicho algunos de sus halcones en el nuevo gobierno. Y es un hecho que no están actuando como lo hiciera Donald Trump, sino que están yendo directo al grano, lo que no debe tomar desprevenido al gobierno venezolano. Es un hecho que la casualidad no existe, mucho menos en política. Por ello, hay tres acontecimientos que no debemos desligar, porque sin duda tienen una estrecha relación. Yo diría que están perfectamente conectados.

El ataque al pueblo de La Victoria en el estado Apure, atribuida a las FARC, en realidad fue un ataque de mercenarios disidentes de las FARC convertidos en bandoleros y paramilitares. Pero mis fuentes me aseguran que fue una planificación del gobierno colombiano, organizada por militares, cuyo objetivo era medir la capacidad de respuesta del gobierno venezolano ante una posible invasión. En los campamentos desmantelados luego de los combates, había equipos de última generación, como sistemas de detención, carpas fabricadas de materiales que evitan la captación de señales satelitales y armas de alto calibre para guerra prolongada. Todo eso cuesta fortunas y obviamente, debe haber un financiador. "Hermano, es una zona muy difícil de controlar. Son miles de kilómetros. Los actos de provocación son permanentes; y, además, debemos actuar con cuidado, porque se nos va un tiro y de inmediato somos acusados con los organismos internacionales", me confesó un oficial que estuvo en la zona.

Y no es de gratis que la Procuraduría General de Colombia, le pida al presidente Duque, que solicite una intervención internacional en el Arauca, que como saben, son dos: el Arauca colombiano y el Arauca venezolano, cuyos pueblos, por siglos han sido hermanos.

Un segundo hecho, es que hace tres días se vio la llegada de bombarderos gringos al aeropuerto de Curazao. "Siempre están allí" me diría alguien. Y es cierto, pero no en tal cantidad. Además, al parecer, estos aviones trajeron mucho material bélico, tal y como cuando se prepara una invasión. No olvidemos que hay nueve bases militares gringas en Colombia. Esta atípica presencia militar, se conjuga más con los planteamientos de los nuevos funcionarios de la Casa Blanca.

Un tercer hecho, es que esta nueva administración del Big Brother, decidió tomar la sartén por el mango en cuanto a diseñar una oposición política para Venezuela, y no entregarle un centavo más los jefes de la oposición, sino que los recursos serán administrados directamente por el embajador virtual yanqui, el propio James Story, conocido en los bajos fondos de la oposición como el Jimmy. Lo cierto es que el Big Brother se cansó de ladronismos, potes de humo, estafas y apropiaciones indebidas, sin tener resultado alguno. Ahora, el dinero lo manejará directamente el pana Jimmy, y la orden es que no solos las organizaciones políticas de la oposición deben entrar por el aro, sino las organizaciones civiles, gremios, etc. Para ello, están desarrollando un proyecto conocido como el NELA, Nueva Alianza para Elecciones Libres. Según Jimmy, habrá candidatos civiles, probablemente empresarios para algunas alcaldías y para algunas gobernaciones.

En este momento se hacen encuentros entre las diferentes facciones opositoras, tales como el G4, Un Nuevo Tiempo, Vente Venezuela, y pare de contar. A todos se les está explicando con pelos y señales de qué se trata esta nueva ofensiva, que pasa por ir a elecciones, porque en caso de ser derrotados, mantendrán la conocida estrategia de gritar fraude y denunciarlos a los medios internacionales donde siempre encuentran apoyo.

Cabe destacar que, quien se niegue a aceptar este nuevo proyecto, será execrado de Disneylandia y de todo lo que signifique Estados Unidos. No podrá hacer negocios, ni exportar, ni importar a esa nación. Tampoco podrá entrar al paraíso escuálido, y hasta le quitarán la visa, tal como le ocurrió recientemente al pastor Javier Bertucci, quien, a pesar de todo su poder, fue sancionado por participar en las elecciones parlamentarias.

Por ello dije en mi columna anterior que no importara quien ganara las elecciones en Estados Unidos. Ya la política contra Venezuela estaba definida. Y ya sabemos que el demócrata Joe Biden es un halcón de los duros del alto mando yanki. Pareciera estar decidido a que haya un nuevo gobierno en Venezuela a finales de este 2021. Estos tres hechos, nos dicen que, están resueltos a apretar sus políticas contra Venezuela, justo en momentos en que la crisis económica se agudiza y la pandemia está causando estragos. Nada bueno para una nación que hace esfuerzos gigantescos para salir adelante, sin recursos, y con muy poca ayuda. Una típica estrategia gringa: doblegar por hambre, no importa los muertos.

Caminito de hormigas…

La conciencia termina siendo un estigma cuando se le pone el dinero enfrente. Éste es como una maldición. Si alguien la olfatea, no puede escapar a su embrujo. 40 dólares cuestan una prueba de Covid en un CDI. Ahora pregunto, si el gobierno sabe que eso ocurriría, porqué razón no diseñan alguna estrategia que pueda evitarlo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 708 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: