Rivaldad EE.UU.-China: una nueva “guerra fría”

El 19 de marzo, las delegaciones diplomáticas de EE. UU. Y China, encabezadas por altos funcionarios de ambos países, intercambiaron duras palabras criticando las políticas de cada uno durante la primera reunión de funcionarios de EE. UU. y China desde que Joe Biden llegó al poder. Los funcionarios estadounidenses, como de costumbre, plantearon cuestiones relativas a Hong Kong, Taiwán, Xinjiang y la "coerción económica" de sus aliados con China. Acusaron a China de amenazar el orden mundial "basado en reglas". A su vez, China acusó a Estados Unidos de utilizar su "fuerza militar y hegemonía financiera para ejercer una jurisdicción de brazo largo y reprimir a otros países". China calificó a Estados Unidos de hipócrita sobre los derechos humanos y los criticó por el maltrato que infligen a los negros. Todos estos ardientes intercambios se estaban transmitiendo en los medios. Ambas partes parecían estar intentando una gran actuación frente a sus audiencias nacionales. Sin embargo, según el relato de un funcionario estadounidense, tan pronto como los medios de comunicación abandonaron la sala, ambas partes pusieron manos a la obra en un ambiente tranquilo. Estos intercambios se han convertido en una norma en el pasado reciente debido a las complejas relaciones entre Estados Unidos y China. El hecho de que ambas partes se pusieran en marcha después de los fogosos intercambios frente a las cámaras significa la naturaleza enmarañada de su relación económica que los ha puesto en una situación precaria en la que ninguno puede arriesgar un conflicto abierto ni guardar silencio sobre los "excesos" del otro.

En los últimos años, con su influencia económica cada vez mayor y como una de las principales potencias económicas mundiales, China se ha ido imponiendo cada vez más en el escenario mundial. En un campo tras otro, está en un curso de colisión con los EE. UU. Las relaciones ya estaban tensas durante la presidencia de Barak Obama, pero con Trump en la Casa Blanca, cayeron aún más en picada, a un mínimo histórico con ambas partes imponiendo aranceles a las mercancías del otro, lo que resultó en una guerra comercial que es un mal presagio para una crisis ya existente -concentrada en la economía mundial. De manera similar, como parte de un extenso conflicto diplomático, los medios de comunicación occidentales aliados de Estados Unidos están enfocando y manipulando particularmente las noticias sobre las situaciones en Hong Kong y Xinjiang.

En 1978, cuando EE. UU. y China establecieron relaciones diplomáticas, la economía china era de $ 149 mil millones mientras que el PIB de EE. UU. Era de $ 2,3 billones, pero con la posterior apertura de la economía creció en tamaño y hoy se encuentra en un nivel asombroso de $ 15,42 billones, solo superado por EE. UU. Esta transformación supuestamente "milagrosa" sólo fue posible a través de la venta de mano de obra barata calificada china que se construyó durante las tres décadas de una economía planificada centralizada en la era maoísta que proporcionó una base sólida para el subsiguiente "crecimiento" capitalista. Mientras tanto, China desmanteló gradualmente la economía planificada centralizada (el alma de una economía socialista) hasta el punto que el actual presidente Xi Jinping declara abiertamente que China no debe volver a la vieja senda de una economía planificada.

Con el rápido crecimiento de su economía, China superó a Japón y en 2010 se convirtió en la segunda economía más grande del mundo. Con el creciente poder económico viene la asertividad política, diplomática y geoestratégica. El crecimiento capitalista chino llega en un momento en que el capitalismo global está sumido en su crisis orgánica terminal. La antigua beligerancia militar del imperialismo estadounidense se ha visto afectada por su declive económico. Se están retirando de Medio Oriente y Afganistán y el llamado liderazgo global de Estados Unidos se está eclipsando. Más potencias regionales están levantando la cabeza en todas partes.

En tal escenario, los estadounidenses se esfuerzan por preservar su "liderazgo mundial", es decir, el dominio global histórico y el llamado orden liberal "basado en reglas". Es una rivalidad multifacética y compleja que tiene poca similitud con la guerra fría que libró Estados Unidos con la ex Unión Soviética, dado el enredo de ambas economías. Recientemente, la exhibición más pronunciada de este conflicto se puede ver en la furiosa guerra comercial entre los dos. El gobierno de Estados Unidos ha estado acusando a China de "prácticas comerciales desleales" y de robo de propiedad intelectual. Donald Trump llamó a China un "manipulador de divisas" y la criticó por su práctica de "transferencia de tecnología forzada".

A lo largo de los años, China ha atraído a las empresas extranjeras para que accedan a los mercados chinos a cambio de la transferencia de tecnología. El acceso a la tecnología moderna ha sido clave para el reciente desarrollo económico de China. Les ha ayudado a modernizar su economía y aumentar la productividad. Sin embargo, la forma en que adquirieron las tecnologías modernas es un anatema para el llamado orden liberal "basado en reglas", ya que la preservación de los derechos de propiedad intelectual es la piedra angular del sistema de propiedad privada de los medios de producción y del sistema general de propiedad privada. Por eso el sistema capitalista guarda celosamente el derecho de propiedad intelectual. De hecho, todas las tecnologías son el resultado del trabajo humano a lo largo de miles de años. Su conversión en propiedad privada es una idea ridícula que pretende aumentar la riqueza y las ganancias de unos pocos capitalistas individuales o grupos de capitalistas. La práctica de China de robo de tecnología o transferencia de tecnología forzada es la única forma para que la China capitalista acceda a la tecnología moderna, ya que los países y empresas capitalistas guardan celosamente sus tecnologías, que son la fuente de toda su riqueza. Nunca compartirían su riqueza con nadie.

La guerra comercial iniciada por el ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llevó a acciones recíprocas de China, poniendo así en peligro la cadena de suministro global y, en última instancia, toda la economía mundial. Los aranceles impuestos a las exportaciones chinas a los EE. UU. estaban destinados a reactivar la producción estadounidense, la reubicación de la producción industrial y la reducción del astronómico déficit comercial con China. No lograron ninguno de esos objetivos. Según el análisis de The Wall Street Journal, "la guerra comercial del presidente Trump contra China no logró el objetivo central de revertir el declive de la industria manufacturera en Estados Unidos, según muestran los datos económicos, a pesar de los aranceles sobre cientos de miles de millones de dólares de productos chinos para desalentar las importaciones".

"Los aranceles lograron reducir el déficit comercial con China en 2019, pero el desequilibrio comercial general de EE. UU. fue mayor que nunca ese año y ha continuado subiendo, elevándose a un récord de $ 84 mil millones en agosto, ya que los importadores de EE. UU. giraron hacia fuentes de bienes más baratas como Vietnam, México y otros países. El déficit comercial con China también ha aumentado en medio de la pandemia, y ha vuelto a donde estaba al comienzo de la administración Trump". (25 de octubre de 2020)

De hecho, estas fueron las medidas que realmente amenazaron el orden "liberal" global y provocaron la desaceleración de la economía mundial. Las medidas de ojo por ojo dañaron tanto a la economía estadounidense como a la china. Según el Brookings Institute, EE. UU. ya había perdido 300.000 puestos de trabajo y el 0,3% de su PIB en 2019. En última instancia, EE. UU. y China firmaron una tregua en enero de 2020 en la que China acordó comprar 200.000 millones de dólares en productos estadounidenses durante los próximos años, proteger la propiedad intelectual y detener las transferencias de tecnología forzadas.

Si Estados Unidos no pudo lograr un solo objetivo de su guerra comercial con China, entonces surge la pregunta de por qué iniciar tal guerra en primer lugar. Los objetivos estadounidenses de reubicar la producción y detener las transferencias forzadas de tecnología de China son imposibles de lograr. La rivalidad entre los dos es tan compleja y al mismo tiempo tan intensa que no tienen ni idea de cómo desatar estos acertijos. Cualquier medida descarada de cualquiera de las partes abriría las compuertas a la devastación a escala mundial. Bajo el actual sistema socioeconómico, no existe una solución pacífica para estas disputas. Hasta ahora, todas sus medidas equivalen a locura y estupidez.

Sus rivalidades también se pueden observar en el realineamiento geopolítico. Pakistán es parte de la ambiciosa Iniciativa de la Ruta de Seda China conocida como CPEC (Corredor Económico China Pakistán). Hasta hace poco, los medios de comunicación paquistaníes estaban plagados de noticias y análisis de los "beneficios" económicos y los "milagros" de estos proyectos. Sin embargo, con la llegada del gobierno de Imran Khan en 2018, la economía paquistaní entró aún más en una profunda crisis y tuvo que recurrir al FMI (Estados Unidos). Pakistán recibió paquetes de rescate. El país tuvo que realinearse con Estados Unidos, lo que trajo un intenso realineamiento político en la política interna. Nepal es otro ejemplo de su rivalidad donde China está extendiendo sus tentáculos económicos mientras que India (aliado estadounidense) también está luchando por ganar influencia. Hace unos días, China e Irán firmaron un acuerdo de cooperación de 25 años que impulsará el comercio bilateral, el compromiso militar y la inversión en la economía iraní. China apoya con vehemencia el régimen militar golpista en Myanmar, donde el gobierno del proponente del orden liberal "basado en reglas", Aung San Suchi, fue derrocado recientemente por los poderosos militares del país. Sus guerras indirectas son una fuente constante de inestabilidad y crisis en estos estados.

Últimamente, las tensiones también han aumentado en el Mar de China Meridional entre Estados Unidos y China. Según estimaciones, 3,37 billones de dólares del comercio mundial pasan anualmente por esta vía fluvial estratégica. China reclama el 90 por ciento de los recursos de dicho mar, mientras que Brunei, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam también reclaman parte de él. China también reclama la propiedad de diferentes islas. Ha construido islas artificiales y ha instalado equipos militares en ellas. EE.UU. rechaza los reclamos chinos sobre los recursos del Mar de China Meridional. Estados Unidos ha enviado regularmente buques de guerra al mar para demostrar la libertad de navegación allí. En ocasiones, los buques de guerra estadounidenses se han acercado mucho a los buques de guerra chinos en el mar, arriesgando una confrontación mortal.

Recientemente, muchos analistas burgueses denominaron la rivalidad entre Estados Unidos y China como una nueva Guerra Fría. Pero esta analogía tiene su límite. Durante la Guerra Fría con la Unión Soviética, EE.UU. había logrado unir a todo el mundo capitalista contra el "Imperio del Mal". La Unión Soviética tenía un sistema económico diametralmente opuesto al de todo el mundo capitalista. Apenas hubo contacto económico entre la Unión Soviética y Estados Unidos. En contraste, desde la apertura de la economía china en 1978, China se ha transformado en una importante economía capitalista cuyos líderes descartan abiertamente la economía planificada, aunque a los líderes del "orden liberal" no les gusta el modelo capitalista chino porque es no lo suficientemente liberales, por eso esconden su salvaje codicia por las ganancias bajo la fina capa de términos hipócritas de violaciones de derechos humanos, autoritarismo, dictadura, etc. Hoy en día, Estados Unidos y China tienen una profunda interpenetración económica. Estados Unidos ofrece un mercado enorme para los productos chinos. Miles de empresas estadounidenses y chinas han invertido en la economía de cada una. Sus economías están enredadas a través de miles de hilos. La estúpida idea de la administración Trump del "desacoplamiento" económico es una utopía. No solo EE. UU., sino la economía china también está enredada con todo el mundo y es parte de la cadena de suministro global. Estos nunca se pueden desenredar o "desacoplar". Cualquier movimiento de este tipo interrumpirá la cadena de suministro global y la devastación económica resultará mucho más desastrosa que los efectos combinados de todas las depresiones y recesiones de la historia capitalista. Bajo el sistema capitalista de propiedad privada de los medios de producción, este conflicto se incendiará con flujos y reflujos, pero nunca podrá extinguirse. Sólo el derrocamiento del sistema de propiedad privada de los medios de producción (o el orden liberal "basado en reglas") puede acabar con estos conflictos para siempre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 472 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter