Estranochos de izquierda

El gran café de Sábana Grande, mesas al aire libre pasado las 12 de la noche, eran cuatro siempre allí y algunos más alrededor de la mesa en una discusión a voz baja, fino el oído de los allí presente, hablando pausado unos otros más acalorados, con gestos en las manos, pero siempre de baja voz.

Eran los tiempos de la recetas del Fondo Monetario Internacional. Pero muchos años antes por allá en los años 50, Pedro Estrada Jefe de la Seguridad Nacional y el Negro Sam, ellos los de la mesa, hablando de los calabozos y torturas montados sobre el Rin de los "carros" afilados bajo de los pies y guindando por los testículos a los presos del régimen de Marcos Pérez Jiménez.

Están cobrando el pasaje en Guarenas demasiado alto, se escucha el runrún, nos dice el contacto a primeras horas de la madrugada y revienta el Caracazo con miles de muertos enterrados en la peste del Cementerio General del Sur, algunas consignas en los Barrios de Caracas, POR FIN EL PUEBLO GANÓ UNA.

En los últimos años pasaba por ese Bulevar un Alférez quién iba a la Academia Militar o al Prado de María a Jugar Chapitas y se sentaba al lado de la mesa y observaba la discusión

Se sigue en la vigilia, se está corriendo la bola de un golpe de Estado de un grupo de militares, llamados los Comacates

4F día glorioso del año 92 se ven las tanquetas ya recorriendo las calles de Caracas, se agita el pueblo en goce, se vislumbra al ver el rompimiento del pacto de punto fijo, en una composición macabra adeco-copeyana y los grupos económicos quiénes llenaron de hambre y miseria al pueblo trabajador y luego el por !ahora! a las primeras de la luz del día de esa mañana. Estranochado el Comandante Hugo Chávez Frías dijo: "ustedes lo han hecho muy bien por allá... legado infinito que nos dejó a las generaciones futuras".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 964 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter