Un general a quien todos quieren hacerlo leña

Todos tenemos atavismos. He leído seis artículos que descargan una salva de artillería contra un general de las FANB que se atrevió a dar una solución al problema de la escasez de gas propano para uso doméstico. Una solución atávica “mi abuela cocinaba con leña, vamos a recoger los árboles que arrastran los ríos hacia las represas para hacerlos leña y repartirlos a la población”.

Bueno señores francotiradores, guerrilleros y estrategas del teclado, ese hombre no está tan pelado. Tenemos veinte años en guerra de despojo y desgaste con sanciones, sabotajes, bloqueos y robos de oro y empresas que nos tienen recibiendo leña.

No tenemos gasolina, gasoil, gas y la electricidad y el agua potable escasean por fallas y falta de repuestos de los equipos generadores de energía. No sabemos cuántos años tendremos que enfrentar esta guerra que está arruinando toda la infraestructura industrial y agroindustrial del país.

Cocinar con leña si es nocivo para la salud porque se generan gases residuales como monóxido de carbono, hidrogeno y otros que producen ceguera por cataratas, ataques de asma bronquitis crónica y demencia. Las comunidades indígenas del estado Bolívar padecen esas enfermedades desde hace tiempo. Usan leña en los fogones para elaborar casabe y mañoco. Pero en esos gases residuales está en parte la solución a la escasez de propano.

Prepararnos para resistir la guerra de desgaste es una necesidad prioritaria para garantizar nuestra supervivencia como pueblo y país.

La solución a la falta de gas propano lo podemos resolver diseñando y fabricando gasógenos para producir gas de madera para las comunidades y microgasógenos para uso doméstico individual con mínima o nula emisión de humo. El gas de madera se puede comprimir y almacenar en las bombonas utilizadas para propano. También se puede utilizar como combustible para motores de combustión interna que utilizan gasolina y gasoil. La pérdida de potencia en los motores es menor a treinta por ciento con respecto a la gasolina si el reactor y los separadores mecánicos de partículas del gas están bien diseñados. Son soluciones conocidas y desarrolladas desde hace más de doscientos años. En la actualidad los países nórdicos tienen maravillas tecnológicas para producir gas de madera porque los hidrocarburos tienen precios prohibitivos para ellos. En Guayana hay empresas del estado con capacidad ociosa que pueden comenzar a fabricar microgasógenos en grandes cantidades para distribuir en las comunidades.

El carbón resultante de la combustión sirve para fabricar carbón activado y fabricar filtros para potabilizar agua. Así mismo, sirve para abonar y enriquecer el suelo de los cultivos.

Como sugerencia al general de las FANB: No le pare bolas a los fúnebres guerreros de la prensa y del teclado, recoja con su gente toda la madera que pueda y almacénela donde permanezca seca. Si en caso extremo se hace necesario desde aquí le podemos enviar algunos diseños para empezar a trabajar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1421 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter