¡Aumento general de salarios ya! pero no el de Maduro

Por estos días y con mucha frecuencia preocupa escuchar la frase: "la situación lo que da es miedo" y "da miedo como están las cosas". Escuchadas con insistencia uno termina incomodándose. Y que finalmente llegues a tú casa y tu esposa te comente: "da miedo la calle". Coño lo pone a uno a pensar. Me hicieron acordar de aquel libro de Gabriel García Márquez llamado: "Crónica de una Muerte Anunciada". El comentario viene a colación por el nivel de precariedad económica en que se encuentran los trabajadores venezolanos. Aquí no se salva nadie. Bueno por lo menos los que vivimos de un salario mensual o quincenal lo cual incluye a los militares.

El presidente Nicolás Maduro parece que está sufriendo de algún problema o por lo mínimo perdió el contacto con la realidad. Esto, A propósito de un segmento publicitario que acostumbraban a transmitir por el canal ocho, donde cotejaban imágenes y declaraciones de la realidad de aquel entonces. Así se llamaba: "CONTACTO CON LA REALIDAD". En días pasados me enteré, y que el presidente Nicolás Maduro decreto el inicio de la Navidad. Y hasta adelantaron un mes de aguinaldo a los empleados públicos, Lo que generó una andanada de comentario por la red social twiter y hasta mofa en un programa humorístico argentino. No era para menos. La realidad de la calle es de cuidado por cuanto los procesos sociales son espontáneos y no se sabe ni donde, ni cuando pudiesen ocurrir situaciones indeseadas. De hecho están ocurriendo y uno ni se entera. No es para menos. Sin salario, sin gas, sin luz, sin agua, sin efectivo, sin gasolina. La vaina es preocupante y de verdad, verdad parece una jodedera de Maduro.

En Caracas no falla la luz o falla poco, lo del agua se agravo de un tiempo para acá y en muchísimas zonas hay gas directo. Lo digo porque parece que la distancia a Caracas desde cualquier punto de su geografía es directamente proporcional al agravamiento de los problemas que acabo de enumerar. Ejemplo: tres meses sin gas (Valles del Tuy), tres meses sin agua por tubería (San Casimiro), Siete horas diarias sin luz (Cabudare Edo Lara). Para muestra un botón. Porque si me pongo a enumerar los sitios y los problemas no acabo nunca y usted estimado lector se va a enterar pero a fastidiar también de vainas que ya usted sabe. Caracas se ha convertido en una especie de feudo medieval amurallado. El interior de la república da lástima por decir lo menos, y sus habitantes son definitivamente héroes a los que les sale la orden Simón Bolívar en su primera clase. Vaya mi respeto a todos esos venezolanos que de cuando en cuando se arrechan y luego sale el gobierno de Nicolás Maduro insultándoles y llamándolos desestabilizadores y saboteadores.

El gobierno de Nicolás Maduro se ha engolosinado con la política económica- salarial de levantar la barbilla. Me explico: dejo que todo se escoñete y cuando ya nos estamos ahogando y hay que levantar la barbilla, ¡zúas! Un aumentico salarial para que bajes la barbilla y puedas respirar por un breve periodo de tiempo.

Urge un aumento salarial a los trabajadores venezolanos y un trato justo e igualitario al que le da el gobierno de Nicolás Maduro a los empresarios y comerciantes. SALARIO IGUAL AL PRECIO DE LA CANASTA BASICA (ARTICULO 91 DE LA CRBV). NI MÁS NI MENOS, ECONOMIA DOLARIZADA, SALARIOS DOLARIZADOS. Por allí hay unos candidatos bates quebrado como Jesús Faría que va en la lista Nacional del PSUV que se oponen a un aumento salarial con argumentos de economía de mercado, aunque él dice que es comunista. O como Saúl Ortega que declara en una entrevista de esas blanditas de pierna, en el portal" LA IGUANA", que la Ley Antibloqueo es para un escenario de guerra. Pero por lo visto los únicos pendejos que la padecen son los trabajadores venezolanos.

Jesús Farías, Saúl Ortega y Nicolás Maduro parece que no se han leído "CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA" de Gabriel García Márquez. En la novela en cuestión hay un personaje, aunque en realidad hay muchos personajes. Uno de esos personajes es el pueblo que sabía que a Santiago Nasar lo iban a matar. El último que se enteró fue precisamente Santiago Nasar minutos antes de morir a cuchilladas en la puerta de su casa, a la vista de la gente que no hizo o no pudo hacer nada para evitarlo. Pero lo arrecho de la novela es que está basada en un hecho real ocurrido en 1951 y trabajado magistralmente por la pluma del GABO.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2692 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter