Impunidad como política de facto del estado venezolano; tanto en la cuarta, como en la quinta república

Soy el espíritu de la Escuela de las Américas,

Estoy entre aquellos hombres,

Que ansia detener el comunismo en las Américas

LEMA DE LA ESCUELA DE LAS AMÉRICAS

"En este contexto, es donde debemos enmarcar la política de represión y violencia vendida hoy como socialismo del siglo XXI"

Pablo Hernández Parra

Una de las inquietudes que ocupa el sentir del pueblo venezolano, la falta de garantía de seguridad social por parte del Estado y es que pareciera ser "normal" el aniquilamiento, el abatimiento, el acribillamiento y aumento de la criminalidad policial y militar derivada de las acciones arbitrarias de los órganos de administración de la seguridad ciudadana en el país.

Una de las jactancias del actual chavismo fundamentalista es la argumentación sobre las diversas masacres ocurridas en la IV República que, ciertamente, ya es sabido las horrendas situaciones por demás atroces y viscerales acaecidas durante los 40 años cuartorrepublicanos con las masacres de cantaura, yumare, las gaviotas, los totumitos, el vallado y el amparo, en el período de 1980-88; sin embargo, no se diferencia de la V República excepto por la doctrina esgrimida y la cantidad de víctimas; y es que, en la quinta república suman 518 masacres hasta el 2007 cometidas contra los pescadores del Caño la Colorada, cerca del Amparo y en cantaura; es decir, que la violación de los DDHH es una patente de corso para los funcionarios de seguridad del Estado en Venezuela.

Desde hace unas cuantas décadas, la criminalidad del Estado venezolano se viene convirtiendo en una industria del crimen, a partir de los diferentes órganos, ya no solo por el poder como ocurría antes de la cuarta; sino, como producto de negociación y mercadería, como garantía del poder. En este sentido, nos atrevemos afirmar que la impunidad se convierte en un mecanismo rentable de sometimiento y control social por parte del Estado hacia la ciudadanía

A partir de la imposición de una "revolución" mediática, que ha buscado incesantemente obnubilar la consciencia de la población; de manera paralela ocurre un brutal aumento de la criminalidad policial y militar de un 19% en la cuarta a un 56% en la quinta, de acuerdo a los datos aportados por el CICPC, el Laboratorio de Ciencias Sociales LACSO y del Observatorio Venezolano de Violencia OVV. Además esta tragedia de violencia social se viene considerando como un problema de salud pública en vista que se ha observado una afectación en la población peor que la actual pandemia y entre los factores más resaltantes sobre los causantes de tal crecimiento, se ha referido que implica la aplicación de impunidad como una política militar policiaco emergente del Estado venezolano, o lo que es lo mismo, los parapoliciales,

Según información recabada, inclusive dada por la exfiscal Luisa Otega Díaz, durante su gestión, del 100% de los casos de investigación llevados en la fiscalía en materia de homicidio, secuestro, desaparición forzada perpetrados por los funcionarios, el 91% no se han resuelto, amparados en las consecutivas reformas del Código Orgánico Procesal Penal, entre otros pretextos, aspecto que solo beneficia a esta Industria del Crimen, en los primeros diez años del gobierno quinto republicano, según CICPC y el INE reportan información oficial de 175.243 homicidios perpetrados por los "órganos de seguridad del Estado"; superando las bajas por los conflictos armados en el mundo, como en Bosnia en 1992-95 con 102.000 bajas, Afganistán 2001-09 con 55.931 bajas; o, en los últimos 20 años con 50.000 bajas, a cargo del terrorismo de Estado colombiano (fuente recabada del Libro Impunidad en Venezuela 2000-2009); refiere además, que dichas instancias, reportan que por cada funcionario que comete un delito, hay detrás de ellos, por lo menos, cuatro funcionarios mas que son cómplices de los hechos punibles.

Cabe señalar la existencia aproximada de 123 cuerpos policiales, que suman cerca de 121.507 funcionarios, entre estadales, municipales, CICPC, Tránsito Terrestre y Guardias Nacionales, sin referir al GRIM, SEBIN, CONAS, OLP ahora FAES. Ya está demostrado al pueblo y sería interesante la elaboración de una auditoría administrativa al órgano judicial para constatar tales afirmaciones; que, uno de sus objetivos de ésta Industria del Crimen es originar hechos punibles construidos y fabricados por ellos mismos, puesto que son bandas armadas que actúan con absoluta impunidad al servicio del Comandante de turno, para, en primer lugar, generar extorsión judicial; y determinar el arancel a aplicar, bien para la salida en libertad o de acuerdo a los intereses del gremio delictivo "arreglar el expediente" a conveniencia de la rentabilidad económica de la industria criminalística. Podrían enumerarse muchos ejemplos, en el Estado Miranda cuando el Gobernador fue el ciudadano Diosdado Cabello se determinaron 473 funcionarios implicados en violación de los DDHH, sólo 5 fueron imputados por la fiscalía y ninguno detuvieron, las ganancias al respecto se desconocen, pero se sobre entienden; otro ejemplo fue Anzoategui en presencia del defensor de los DDHH Tarek Willian se determinaron 2311 casos de violación de los DDHH, implicados 1008 funcionarios policiales, imputaron 72 y detuvieron solo 3 y que hay del tema de Didalco Bolívar y Eduardo Manuitt queda para el interés de la investigación pública. Ante éstos hechos es inminente el descarado desconocimiento de los convenios y tratados de derecho internacional sobre la materia de los DDHH.

Otro aspecto que resalta la ex fiscal es que la búsqueda de justicia la han asumido fundamentalmente las mujeres y es un hecho histórico en América Latina, quiere decir que la insistente búsqueda de justicia social ante los hechos punibles cometidos por el Estado venezolano se le transfiere a las féminas, en vista de la impunidad existente ante el beneficio de la criminalidad por el poder dirigido por el imperio de hombres castrenses adoctrinados sobre los métodos de facto, por la rentabilidad del tema y por la desidia histórica que enlutece al país.

Pablo Hernández refiere en su libro, el cual da los mayores aportes informativos sobre éste análisis de la Impunidad policial en Venezuela: 2000-2009: afirma "si son las condiciones sociales las que engendran la delincuencia y la violencia; la solución está en el cambio de las condiciones sociales y no en el asesinato del delincuente" (2010:34). Pero bien sabemos que el administrador del Estado, antes y en los actuales momentos con el gobierno de Nicolás Maduro, ha promovido el desacato constitucional, en ésta y otras áreas de la sociedad, y viene violentando el debido proceso, con la creación de fuerzas parapoliciales como la OLP, y su grupo de máscaras de la muerte, ahora FAES, que de igual manera, arremeten contra la población más vulnerable; aprovechando la oportunidad arbitraria y de facto de eliminar lo que ellos llaman los cabeza calientes que son aquellas personas que agitan en las comunidades contra la fraudulenta fuerza del poder del estado tiránico, toda estas políticas de impunidad, ocurre tras vestidores, bajo los intereses de las clases dominantes, tanto de la cuarta como de la quinta.

Continuando y de acuerdo a declaraciones de la ya mencionada exfiscal aunado el ex ministro de relaciones interiores Tarek Elaisami afirman que un 20% de las fuerzas de seguridad del estado comenten delito de homicidio y secuestro lo que implica que no menos de 80.000 funcionarios, sumando la complicidad referida, conforman lo que le han denominado la mega banda estadal de funcionarios de "seguridad" delincuentes, cómplices conscientes y encubridores de delitos o violadores de derechos fundamentales; para ocultar los verdaderos delitos por lo cual se generan éstas condiciones sociales grotescas, que venimos padeciendo como: la manipulación cambiaria, la emisión de deuda pública, las licitaciones a dedo de contratos estadales, privatizaciones de empresas y servicios rentables del Estado, las nacionalizaciones y expropiaciones pactadas con sobreprecio como Lácteos los Andes o Agropatria, las importaciones y exportaciones fraudulentas con el tema de los Clap, las especulaciones financieras, el mercado paralelo de divisas, el lavado de dinero, etc A éstos delincuentes promotores de tales delitos no les llega la OLP, ni el FAES, porque ellos están para garantizar tales negocios sucios a los autócratas en el poder.

ADOCTRINAMIENTO ENGUERRILLAN A LOS PUEBLOS

Mientras toda esta tragedia ocurre, el pueblo burlado busca los mecanismos para manifestar de cualquier forma su sufrimiento, y es al final de cuentas quien paga las graves consecuencias derivadas de los grandes chanchullos cometidos por los mercaderes de doctrinas, cuestión que ha conllevado a acrecentar la criminalidad social y política y ha conducido al país a un caos sin precedente; desde las familias, en las instituciones, empresas, comunidades, sitios de esparcimiento, etc, el común denominador es el encuentro de factores en contra que riñen por o a favor de una u otra visión que en muchos de los casos, lo desclasa; por cuanto quienes defienden la postura derechista disimula los hechos del pasado que provocaron acribillamiento ajuste de cuentas entre bandas, enfrentamientos o resistencia a la autoridad en los sectores más deprimidos de nuestro país y dejan de lado, las motivaciones por las cuales históricamente éste pueblo se ha rebelado contra las intenciones opresoras de la clase dominante quienes justifican tales atrocidades con tal y seguir saboreando de sus privilegios, adquiridos bajo la arbitrariedad clasista, que es otro objetivo de criminalidad social.

Y los que defienden la posición izquierdista aúpa al gobierno de Nicolás Maduro y sus vampiros quienes se montaron en nombre de tal pensamiento; pero no hacen ninguna práctica de izquierda, solo han acumulado un capital para saborear también los privilegios del poder e incitar la violencia usando los complejos de inferioridad de cierto sector del pueblo y haciendo el juego sucio a la clase dominante para justificar la "mano dura" y las "verdaderas políticas de seguridad pública" como los parapolicias del FAES, quienes están a cargo actualmente de arremeter criminalmente contra el pueblo. Ahora y siempre, ambos sectores llamados como carne de cañón para el enfrentamiento en defensa de las banalidades de los poderosos, ignorando que Venezuela viene convirtiéndose hoy en una región de prioritario control para el capitalismo mundial, encabezado por los EEUU, Rusia y China; mediante la Comisión Trilateral y Consejo de Relaciones Exteriores cuyo objetivo específico es la propiedad del petróleo; al querer intervenir a nuestro Continente por Colombia se garantizan los dos mercados más importantes del mundo que son el petróleo y el narcotráfico, pero éstas cosas el común denominador de las personas, la ignoran o preferentemente buscan ignorarla para mantenerse al margen; aún así les salpica.

DONALD TRUMP NO ES HUMANISTA Y BLADIMIR PUTÍN NO ES NI SOCIALISTA, NI COMUNISTA

Un vehemente porcentaje de la población venezolana nos ocupamos de razonar la importancia de salir del dilema dual ideologizante y desfasado del proceso evolutivo natural de la humanidad; a la cual, somos sometidos los pueblos del mundo, en lo político y/o religioso, como método de coacción para el ejercicio hegemónico del poder. Un entretelón mediático es lo que determina la defensa de nuestros derechos, mientras desde nuestros hogares pasamos las penurias mas infames que vulnera nuestras necesidades más básicas y sentidas. La estocada globalizadora es definitiva, la búsqueda de sustituir la autodeterminación de los pueblos por la soberanía de la élite de técnicos y financieros mundiales ha de imponerse a como dé lugar y el pueblo venezolano inmerso, en este sistema de incertidumbre, en todo momento ha de pensar que pasará en el mañana que promete confrontación de las fuerzas de poderes más grande del mundo; EEUU, Rusia y China se enfrentan por la apropiación del oro negro y el mercado narcótico que éste gobierno "socialista de los banqueros" impone. Comprender que estas fuerzas ninguno busca un sentido humanista, ni quiere que se establezca socialismo, mucho menos comunismo es un trabajo perceptivo consciente. Ellos apuestan al reino mundial de la banca. Apuestan a las grandes ganancias sin ningún esfuerzo solo el de el explotador, esclavizador, y criminal de los pueblos

Las piezas están echadas, y al pueblo le toca hacer la jugada en esta encrucijada, donde se hace necesario elevar el entendimiento libertario, el ejercicio de facto está puesto en marcha desde hace más de medio siglo, discernir los enfoques y accionar de acuerdo al interés común fundamentado en el principio de pertenencia se hace imperante para buscar los mecanismos insurgentes que procure aniquilar la criminalidad en nuestro país. No habrá paz si no logramos la justicia social!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 668 veces.



Yasmeli Pernía

Activista por la Contraloría y la Auditoría pública y ciudadana. Merideña. Militante de Marea Socialista

 yasmeli2673@gmail.com

Visite el perfil de Yasmeli Pernía Guillén para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: