Lucha mía de cada día

.Asumo mi opinión desde mi cierta experienciada imperfección. No tengo la verdad, pero en su búsqueda, un día le di la espalda a la representatividad puntofijista y su ultraje generacional para acompañar junto con mis mayorías olvidadas de este terruño del sur, el delirio del estado democrático y social de derecho y de justicia , hastiado de una clase desdirigencial, abyecta, entreguista y asesina "que tira la piedra de su moralismo y esconde la mano de su responsabilidad" al servicio de sus amos. El capitalismo voraz de siempre (aunque hoy un poco menos) hacía presa de las riquezas de la patria de Bolívar poniéndolas en las manos de la oligarquía de turno hambreadora del pueblo. Azuzado por la amargura de mis padres, sin oportunidades ni escuela, en conjunción con su trabajo abnegado, los 6 hermanos crecimos en un entorno familiar rebosante de amor, comprensión y ternura, en un ambiente intrinsecamente inhóspito del Cerro las Ánimas en el Estado Guaira. Sumergidos en una realidad brutal descriptivamente tradicional con mucho de Jean Valjean, Panchito Mandefuá, Huckleberry Finn y los Giuseppe, sobreviviendo a los Juan Peña ungidos, asediados por Tom Sawyers perversos y malévolos, sobrellevamos la magnánima déspota soberbia de una Doña Bárbara encarnada en el desprecio étnico de la clase pudiente sobre auténticos e inspiracionales patenelsuelo de todos los tiempos partadísimos de la electoralidad y sus beneficios sociales. Así, con las uñas, recogiendo lo mejor de nuestra experiencia etnográfica oriental-central (como muchísimas familias de esta tierra en el contexto de la CRBV) para fortalecer nuestras anheladas expectativas de vida, fuimos a la universidad y nos graduamos.

Ya hacía bastante habíamos asistido a intentos representativistas de destrucción de nuestra memoria colectiva como nación por propios y extraños. El orgullo patrio fue restaurado cuando llegó el huracán de la revolución bolivariana al corazón de los sectores populares invisibilizados, sin presente y sin futuro. De la mano del proceso bolivariano encarnado en la persona del Comandante Supremo Hugo Chávez aprendimos a entrever los hilos de nuestro pasado histórico entrelazarse con un futuro promisorio y siendo un simpatizante de izquierda en el Departamento de Inglés del Pedagógico de Caracas, asumí como mío el librito azul denominado Constitución de la República Bolivariana de Venezuela junto con sus valores de pueblo, credo y humanismo, inspirado en un compendio de históricas motivaciones expresadas en términos de justicia, igualdad y equidad. Graduado y con mi orgulloso apostolado docente a cuestas, insté razonadamente a generaciones estudiantiles en el liceo a abrazar el derecho a soñar con una sociedad para todos: tal y como me habían enseñado en la universidad. Más tarde como profesor en la Universidad Simón Bolívar siempre luchando y defendiendo el ideario bolivariano (en un claustro empeñado en borrarlo para aviesos fines), siempre con el corazón y la fe puestos en llevarlas al kínder, la escuela, el liceo, finalmente logramos llevar a mis hijas a la universidad y con aquel salario pírrico que aun hoy conservo, las gradué: Abogada y Biólogo Marino. Pero el capital -ese mismo que hoy estrangula a nuestra revolución bolivariana y que ha estado y estará ahí siempre- ese que sutilmente se empeña en identificarnos más con el emprendedorismo egoísta obnubilante, que con la capacitación masiva contradiciendo el fin último de nuestro estado de derecho constitucional. A éste solo le interesa la proliferación de mano de obra barata, parafraseando a Jorge Urosa Sabino, "con respeto a la autoridad, la diligencia y en la modestia", de modo que los hijos de la oligarquía profesionalizada "tomen las riendas de empresas, negocios, ejercer profesiones libres, ocupar altos cargos en la administración pública"...

El ideario revolucionario participativo y protagónico en la constitución bolivariana enterró el acta mata votos derechista otorgándole a los sectores menos privilegiados del país una nueva visión con la cual cristalizar oportunidades y satisfacer ancestrales necesidades. Todos mis sobrinos están o han terminado la universidad. Eso allá en mi cerro de antaño era inimaginable. Asistí a la derrota de muchos de mis amigos de la escuela víctimas de la droga, el licor, el crimen, los bares, etc. Pero esa victoria que no es común a muchísimas familias venezolanas y extranjeras, urge mantenerla a toda costa pues se trata de la supervivencia de la alternativa sociopolítica multipolar más democrática nacida del consenso popular y sin armas. Urge hacer que las generaciones emergentes se enamoren, disfruten y defiendan ese hermoso estado de derecho inscrito en el esplendor de las líneas de cierto librito azul. Mientras trato de redactar este artículo la luz se ha ido 8 veces en intervalos de 10-15 minutos aquí en el otrora Caminito de Guarenas. Con mi desanimo a cuestas, para no especular, busco artículos referenciales para respaldar mis opiniones y tropiezo con un progresivo pero certero cerco mediático que desconozco si el gobierno sabe que ha venido "borrando sistemáticamente" el reporte de avances generales en tiempos de la CRBV. Artículos vitales han venido desapareciendo bajo la cortina de "Error 405". Aquellos que pululan, preveen la caída estrepitosa de la revolución bolivariana, ocultando maliciosamente los perniciosos efectos de la debacle económica inducida en un contexto único en el cual la cayapa transnacional nos ha arrebatado el derecho a comercializar medicinas, repuestos, empresas de Petróleo y hasta nuestro oro. Mientras que el orgullo militarista, ocupacionista imperial crece y se multiplica incendiariamente gracias a Hollywood (en el cine norteamericano hasta los delincuentes son elevados a su máxima expresión y las más atroces acciones vandálicas exacerbadas) nosotros acusamos el castigo lacerante de ver y sufrir cómo nuestra moneda es sustituida por otra. Y mi colega de la USB, Profesora Pasqualina Curcio se va quedando sola con su discurso científico económico ejemplarizante, mientras el pueblo trabajador sobrelleva más y más castigo advirtiendo en personeros pillaje, nombramientos que burlan el Art 21 de la Constitución, corrupción, las barajitas repetidas con los mismos nombres para todos los cargos, envileciendo el mismísimo artículo 299 de la CRBV El régimen socioeconómico de la República Bolivariana de Venezuela se fundamenta en los principios de justicia social, democracia, eficiencia, libre competencia, protección del ambiente, productividad y solidaridad, el pueblo sufre la amargura de la traición consumada de uno y otro lado. El capital internacional se saborea abyectamente mientras frota sus manos aguardando para darle a la lucha que nos condujo a la CRBV, la dentellada de espejitos por oro final... Nosotros hemos tenido malos gobiernos, dictaduras y guerras, pero la sistematicidad de la destrucción nacional que vivimos en todos los órdenes es inédita porque la misma está apadrinada por el capital internacional que en conchupancia con el empresariado endógeno u oligarquía revolucionaria disfrazada de neoriquismo dirigido a borrar la fisonomía cultural de nuestros líderes revolucionarios, se han propuesto arrancarle de raíz a los hijos de esta tierra el derecho a una mejor vida para todos con su constitución socialista incluida toda esperanza surgida a razón de la participación y el protagonismo. Ni Mario Briceño Iragorry ni la sociedad de su momento incluyendo a la IV república con su apocalíptico y trágico fin vivieron este fenómeno golpista a lo Chile denominado debacle económica inducida. Pero a sí mismo los gringos no han podido quebrarle el lomo a 1300 millones de chinos, tampoco han podido con 130 millones de rusos, mucho menos con los Iraníes, cubanos o todo lo que huela a justicia y equidad. Pero nosotros lucimos contra las cuerdas cuando el mundo, que apuesta a las grandes y profundas libertades, le ha apostado todo al proceso socio político y económico emancipador impreso en el color de nuestras fichas. Y para colmo, CANTV te llama para llevarte de 6 a 8 o 10 megas Aba "pero tienes que entender que como estamos en medio de una pandemia y todo el mundo está en su casa, no podrás disfrutar de un servicio que comenzarás a pagar el próximo mes sino... Coño vale..!

Para finalizar, llegamos a este punto del proceso histórico revolucionario venezolano con la concurrencia de muchísimos participantes con pensamientos políticos disimiles: izquierda, derecha, centro, etc. La plataforma del Polo Patriótico en conjunción con la creación del PSUV surgió para gozar de piso democrático electoral, contribuir con la construcción del socialismo bolivariano, la lucha antiimperialista, anticapitalista y la consolidación de la democracia bolivariana, participativa y protagónica, mediante el reconocimiento y fortalecimiento del Poder Popular de inspiración constitucional. Conformamos un eje que no solamente busca filosóficamente seguir la ruta hacia el socialismo del Siglo XXI, sino también, -para quienes no manejan los términos-ir en pos de una sociedad más justa y equitativa. De ahí la participación y el protagonismo asumiendo la autocrítica y cuidando de caer en ciertas perversiones señaladas oportunamente por Mao.

Esta es mi percepción del modelo político que defiendo. La derecha no está interesada en pactar porque vive de confabulación en confabulación a voraz y sanguinario con el capital que la sustenta. Si perdemos la perspectiva y nos arrancan el poder de las manos, de la tierra, los sueños y la inspiración, la población será diezmada sino por las balas de uranio empobrecido y los bombardeos humanitarios, mediante la profundización radical del más espantoso modelo capitalista jamás experimentado. Es en serio.

Profesor 

Consejero Ejecutivo Nacional-Universidad nacional experimental Simón Bolívar.

Profesor USB/UNEXCA



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 473 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter