Artillería del Análisis

Una Historia Política para Análisis y Reflexión (XVI)

Para el Consejo Nacional Bolivariano Derechos Humanos (CONABDH), el Poder Judicial y el Sistema de Justicia requiere de una profunda evaluación y diagnóstico en todo el ámbito del territorio Nacional, estructural, o en sus efectos reestructurar la estructura de la organización de los Circuitos Judiciales Penales, mediante la realización de los concursos que es el propósito de la transparencia en el sistema de Justicia en el País, que sus competencias territorial, competencias subsidiarias y extraterritorialidad se cumpla con firmeza, que las competencia en materia de Tribunales de Primera instancias Municipales en función de control; que los tribunales de primera instancias Estadal en funciones de control; los tribunales de primera instancia en función de juicio y los tribunales de primera instancia en funciones de Ejecución hagan el trabajo correctamente, en el ejercicio del cumplimiento del artículo 2 del Código Orgánico Procesal Penal, que dice a la letra: "La potestad de administrar justicia penal emana de los ciudadanos y ciudadanas, y se imparte en nombre de la Republica por autoridad de la Ley. Corresponde a los tribunales juzgar y ejecutar, o hacer ejecutar lo juzgado". Que el papel del Ministerio Público a través de los Fiscales en competencias, cumpla con las facultades del proceso penal en la dirección de la investigación sobre los hechos punibles para establecer la identidad plena de sus autores o autoras y participes, que lleve a cabo los principios de transparencia en la supervisión de las actuaciones de los órganos auxiliares policiales de la investigaciones.

Estamos enfrentados, a una crisis global de América Latina y de la Geopolítica de dominación del gobierno de exterminio estadounidense, a una estructura del Paramilitarismo del Estado Colombiano presidido por las Fuerzas Uribistas, donde no escapa en Venezuela las Redes de Corrupción, donde la impunidad juega un escenario y espacio propicio para burlarse del Estado Popular, Democrático, de Derecho y de Justicia Social, por eso que en el artículo que nos antecedía, habíamos dejado claro que construir un liderazgo para la Revolución de la Justicia amerita una inversión intelectual, moral, ética y espiritual, para evitar impactos de injusticia y corrupción, como el crimen de la difunta señora Hilda de Rosales, que se tradujo en hechos de cuatro (4) crímenes y cuatro (4) poderes, que dejo toda una evidencia de comportamiento que hace el Poder Político, cuya investigaciones fue conducida por el Comisario Fermín Mármol León, la cual continuaron desarrollándose así:

--Es factible que tengas rezón, ¿pero por qué matan pobres servidores públicos?

Son gente del pueblo; ¿Entonces ustedes también lucha contra ello

--Usted comisario está filosofando.

--Es posible pero ¿cuál es el fin que buscan?

Estas cosas hay que entenderlas y vivirlas, yo soy un revolucionario, dispuesto a luchar por lo que considero justo, son sus principios y no los cambiare, hemos matado, porque la revolución de nuestra clase exige sacrificios, desgraciadamente es así: ¿Cuántos inocentes mataron los yanquis, para imponerse en el mundo? ¿Cuántos indios fueron sacrificados en bien del desarrollo del Estado? Comisario se hacen necesarios los sacrificios, el sistema está deteriorado, los políticos se enriquecen cobran comisiones, trafican con su influencia; en los consejos municipales extorsionan a los comerciantes, todos quieren dinero, este es un país rico lleno de miseria.

¿Todo esto los obligo a matar como hicieron con la Sra. Hilda de Rosales? –la interrumpí buscando su reacción que me diera una clave y proseguí:

--¿Cuál es la cuota de sacrificio que tu organización le impuso a ella? No la cumplió? ¿Por eso la asesinaron en la forma más vil? ¿Fríamente? Sin darse cuenta que ponían en peligro la vida de los niños, en esa tu revolución, la que quieres vender, manchando con sangre en el camino de la historia, con sangre de inocentes? ¿Por qué no matan a un ministro? Es difícil tienen escoltas, es peligroso, entonces su organización está formada por un grupo de cobardes: ¡asesinar en esa forma a una madre¡ tendrán el repudio colectivo, aun no te has dado cuenta de que tu revolución ha sido un fracaso, que cada día que pasa tienen menos seguidores, que de revolucionarios se han convertido en bandoleros y criminales. – José tenía la cualidad de escuchar, observar y hablar en el momento oportuno, fui duro, muy duro en la conversación sostenida con él, tenía mis motivos para actuar así, era un muchachito y a pesar del adoctrinamiento reaccionario contra mí, debía defenderse de mi fuerte crítica a él, y a su revolución. Insistí en mi táctica, quiso hablar y no le permití. —Déjame hablar, después tendrás todo el tiempo que desees, para exponer tu criterio. Con razón Hoover escribió su libro "Maestros del Engaño". Me imagino que se inspiró en ustedes, en sus mentiras, engañando al pobre pueblo, es verdad tienen hambre pero viven. ¿Qué le darás tu comida o balas? –me miró fijamente, no sé si me quería estrangular, pero estaba incomodo; --o a lo mejor le solucionas su problema enviándole una simpática y hermosa Virgencita, con una carga mortal de explosivos, se justifica verdad?, es la revolución, pero tu revolución no la del pueblo venezolano".

No aguanto más y se paró bruscamente de su silla, puso sus dos manos muy cerca del mío, yo ni pestañe, me dijo con rabia:

--óyeme súper policía: ¡Sherlock Holmes! Nosotros no matamos a esa señora, entiéndelo y grábatelos allí, en tu cabeza, no la matamos, nuestra gente que opera con explosivos, unos están en las montañas y otros en cuba, no hay nadie en Venezuela, tampoco somos estúpidos y locos como ustedes los policías, para actuar así.

--Como lo sabes –Recalque- si no pintas nada en tu organización, eres un simple instrumento?

--Tienes mucha razón, me alegro que lo crea así, pero Gabaldón es mi amigo y él está empapado de todo, se más de lo de usted se imagina, polizón.

--No te pongas bravo, está bien –lo calme—no enviaron la bomba, te lo creeré así te sientes mejor?

--No me importa si lo cree o no, pero no la enviamos, no asesinamos a esa señora.

--No quise preguntarle más, lo dejaría para su amigo, el me aclararía las otras dudas. Llame de nuevo a Yerena y le dije que me subiera a Juan, no quería darle oportunidad para que conversara de la entrevista con Juan, después, no me importaría, quería lograr mi objetivo, quería destacar a la organización en el homicidio de Hilda de Rosales.

--Comisario aquí esta Juan, dijo el funcionario entrando con el otro detenido.

--¡Pásalo¡

Juan penetró a mi oficina, ya lo conocía, con anterioridad, no dijo ninguna palabra.

--Siéntate aquí. Yerena llévate a José y entrégale sus libros. Gracias José y entrégale sus libros gracias José, espero no estés molesto.

--Ese es su trabajo Comisario lo ascenderán.

--Con Juan use una táctica totalmente diferente, me pareció un muchacho más sentimental, le converse, sobres sus padres, sus amigos íntimos.

--Comisario, he tenido algunos inconvenientes con mi padre, él se comporta mal en la casa, nos trata mal hay veces pienso que está enamorado en la calle, el otro día le dije que se divorciara, que nos dejara tranquilos, me pego en cara me ofendió—me manifestó el joven con gran franqueza.

--¿Cuántos son ustedes? Ya que cuando te detuve estabas solo con tu mamá?

--Somos tres, tengo dos hermanas menores que yo ellas estaban en casa de mi tía, se están pasando unos días allá.

--¿Cómo te incorporaste a esté grupo?

--En el liceo, tenía un profesor de literatura, el me enseño sobre la doctrina, de Lenin, me regalo libros, después conocí a José, somos buenos amigos, siempre lo

Visitaba en San Bernardino, es un buen muchacho, pero tiene mal carácter.

--Tengo la misma impresión que tú. ¿Te informo José algo sobre la bomba que mató a la señora en el cafetal?

--Hemos conversado de eso, la prensa dicen que fueron los terroristas, a lo mejor dicen que fuimos nosotros; yo le aseguro Comisario—expreso con vehemencia—que la organización no se efectuó ese trabajo mucho menos matar una señora frente a sus hijos.

--pero la bomba la enviaron al esposo que es un diputado, él la recibió en el Congreso, ¿crees tú que podía ser para él, o para otro miembro de la Cámara?

Próximamente continuaremos con la relatoría y análisis de cuatro (4) crímenes y cuatro (4) poderes.

En pies de lucha con y por la Revolución de Cristo y de la Patria de Bolívar, en contacto apreciados (a) lectores por conabdh@gmail.com. Y @conabdh.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 499 veces.



Julio César Del Valle

Analista e Investigador, Especialista, Escritor y consecuente Defensor de los Derechos Humanos, y Pdte. Consejo Nacional Bolivariano Derechos Humanos.

 conabdh@gmail.com      @conabdh

Visite el perfil de Julio César Del Valle para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: