Navegando hacia el ombligo del mundo

A trece nudos por hora, el "Fortune" se adentró en las peligrosas aguas del Caribe escoltados por las modernas curiaras artilladas con que salimos a recibirlos. Habituados desde siempre al dominio de nuestro único y verdadero mar, ahora tenemos que recorrer con precaución nuestras emblemáticas aguas, apestadas de filibusteros gringos.

Armados hasta los dientes, los piratas del Comando Sur remedan labores militares de contención contra el tráfico de la droga colombiana, mientras ésta hace su camino en paz hacia Norteamérica y Europa por la costa del Pacífico. Mientras la pantomima se hace para consumidores de redes sociales de mala calidad, los marines se aburren o se mueren enfermos de covid-19; en tanto los altos jefes militares de Portaaviones, buques acorazados y naves de última generación, hacen recorridos con sus dedos sobre tableros de imaginarias agresiones. Algún rato al día para covencer a los soldados de que están luchando contra la tiranía de países inferiores, y luego siguen su pantomima de ensueños políticos, empantanados en la mediocridad de sus mandantes.

Navega el Fortune sobre las azules aguas, bordeando el paraíso terrestre de la costa venezolana, el ombligo del mundo. A los lados, siguen las piraguas artilladas, escoltando entre el aire blanco y traslúcido del increíble trópico. Asoman los persas por primera vez en aguas del caribe. A muchos kilómetros de la costa está Kueka, curando las heridas que le dejó Europa, tratando de ordenar el universo mientras regresa a la formación de una nueva piel que arrope el amor sagrado e incondicional que Berlín dejó al desnudo, violado y maltrecho.

En el ombligo del mundo está hoy el Fortune: el temido lugar de los caribes que han hecho de sus aguas un camino intransitable en el Imperio; el lugar donde nacen los héroes; la tierra donde es imposible vivir en paz bajo el sometimiento. El ombligo del mundo... el único lugar donde ocurre todo lo imposible, y entre eso todo lo malo para el mundo que se cree libre y rico; fuente de todo lo perverso para quienes están inconformes con sus propias vidas; el lugar donde se cuece la frustración de los políticos occidentales, donde nace el motivo para crecer en sus encuestas y es de visita obligatoria si quieren ganar alguna vez en sus vidas: Venezuela es el motivo de la perdición de Europa y el lugar cuya acción hace que retrocedan los cobardes de América; Venezuela, la franja de vida que nadie deja de ver mientras se aleja.

Bienvenido el pueblo persa al Caribe, Nuestro Mar. ¡Ana Karina Rote, aunicon paparoto mantoro itoto manto! !!!VENCEREMOS!!!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 749 veces.



Carolina Villegas

Investigadora. Especialista en educación universitaria

 saracolinavilleg@gmail.com

Visite el perfil de Carolina Villegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad