El objetivo de la operación mercenaria es destruir al estado nación venezolano

Ya en el año 2012, cuando asesinaron al Presidente Hugo Chávez, magnicidio que ocasionara que el pueblo llorara, sufriera y extrañara su partida, muchos se imaginaron, que había llegado el fin de la revolución bolivariana, puesto que Chávez con su liderazgo innegable sería insustituible y que irremediablemente el país no encontraría el camino revolucionario y se perdería en el sectarismo, el dogmatismo, el divisionismo que darían con el traste y con el mantenimiento del nuevo gobierno, que no podría conducir los destinos de la nación. Ya han pasado 8 años desde la desaparición del líder mundial, en que se convirtió Hugo Chávez y Venezuela aun recibiendo las máximas agresiones, que a país alguno se le hubiera podido haber hecho en la historia moderna, con violación constante del Derecho internacional, agresiones que superaron con creces a las que provocaron en su momento el derrocamiento de Salvador Allende en Chile o a la guerra económica, que provocó el derrumbe de la Unión Soviética como Estado Nación. Todo lo contrario, si algo ha demostrado Venezuela en todo este tiempo es una unidad monolítica, que no gira alrededor de ningún líder, sino que por el contrario, tiene en el legado de Chávez, el camino a seguir muy bien definido en el Plan de la Patria. Esto lo conocen perfectamente los enemigos de la revolución, ellos saben que de nada valdría eliminar la al Presidente, puesto que, ya ha sido demostrado, que las instituciones de este país son tan fuertes que inmediatamente se recuperarían, por más noble que sea el golpe recibido y el pueblo venezolano jamás caerá en la anarquía producto de la ambición al poder por parte de los principales líderes de la revolución, como quedó demostrado luego de la desaparición forzada del presidente en el 2012. Además este pueblo es tan noble, que aun pasando necesidad producto de la escases ocasionada por el bloqueo, la apropiación indebida de industrias, de los recursos depositados en el exterior, la incautación de bienes, y depósitos en oro, en todos los casos violando el Derecho internacional, se mantiene incólume en su deseo de continuar el camino de la revolución.

Observando el contrato que regula la reciente intervención armada por la costa central venezolana, notamos que lo que allí lo que se determina es la destrucción del Estado Nación venezolano, porque afecta a su territorio, al gobierno y a la población es decir a todos los elementos esenciales para la existencia del Estado.

Esto no es una novedad. Decimos contradiciendo a algunos voceros, que lo han mencionado. Ya el imperialismo Norte americano lo ha aplicado en otras regiones, destruyendo estados con la finalidad de apropiarse, impunemente, de sus recursos naturales. No hay duda que estamos en un mundo donde el Derecho Internacional ha dejado de tener vigencia y las decisiones trascendentales, para sancionarlas son tomadas por organismos multilaterales, que lo que hacen es defender los intereses de las potencias al mejor estilo de los filibusteros y corsarios, que fueron apoyados por el reino inglés en el siglo XIX. Para apoyar lo expresado debemos remitirnos a lo sucedido en Irak y Libia en este mismo siglo XXI, en donde se destruyó a estos Estados Naciones, apoyándose en burdas mentiras y que fueron aceptadas como ciertas por el organismo que supuestamente debería regular el uso de la guerra, como elemento para dirimir conflictos, Nos referimos a la Organización de las Naciones Unidas ONU y más específicamente a su mal llamado Consejo de Seguridad, en donde solamente las naciones supremacistas son las que deciden a quien y a quien no, se les ha de sancionar, claro siempre, que estas decisiones no afecten a sus ya consagrados intereses.

A continuación traeremos lo expresado en nuestro libro (En proceso de impresión) TRAS LA HUELLA DEL CAPITAL, en su página 258:

Libia país petrolero como Venezuela, país nacionalista como Venezuela, país con alto nivel de desarrollo humano como Venezuela en el 2007 , país con planes de liberarse de la esfera de Dólar con la nueva moneda: El Dinar de Oro, como también Venezuela pretende hacerlo con la moneda virtual: El Petro. Ambos gobiernos con amplio apoyo popular. Sucedió que Libia poseedor de los mayores reservorios de Petróleo de toda África, también como Venezuela en América. Estas razones fueron las principales razones para la intervención y destrucción de Libia como Estado Nación; que a diferencia de Venezuela, esta resiste de manera estoica y ya es ejemplo de heroísmo y nacionalismo a nivel mundial.

La intervención en Libia, fue un Plan debidamente estructurado desde los EEUU, creando un Gobierno paralelo que llamarían Consejo Nacional de Transición (CNT) dirigido por Mustafá Abul Jalil, quien hasta el 21 de febrero del 2011, se desempeñaba como Ministro de Justicia de Gadafi. Luego de la intervención, el CNT quedó sin autoridad suficiente, ni soberanía, dependiente de la Junta de Intervención Extranjera. Igual quieren hacerlo en Venezuela, donde los EEUU nombraron a un Presidente encargado: Juan Guaidó, (Un diputado sin mayor trascendencia), reconocen a una Fiscal General: Luisa Ortega Díaz, la cual desempeñaba el mismo cargo, antes de que la acusaran de corrupción y se escapara al exterior para evitar hacerle frente a la justicia. Nombraron a un Tribunal Supremo de Justicia, que funciona desde los EEUU, todo esto fuera de los lineamientos constitucionales, pero que cuenta con el reconocimiento de más de 50 países, aliados a los EEUU. Bastaría saber si en Venezuela también pretenden instaurar un Consejo Nacional de transición, tal como lo hicieron en Libia, luego de la intervención armada.

El primer presidente: Mustafá Abul Jalil se juramentó como Presidente encargado en Washington, ante los señores de la guerra, mucho antes de la invasión, en un plan elaborado desde allá. Al igual como sucede en Venezuela.

Días atrás, el ex ministro de Justicia, Mustafá Abdel Yalil, declaró que el nuevo gobierno libio CNT incluiría oficiales del ejército regular que habían desertado. (Febrero del 2011). Las siguientes son sus afirmaciones:

"Nuestro gobierno nacional CNT tiene personalidades militares y civiles. Dirigirá el país durante un plazo máximo de tres meses y luego habrá elecciones limpias y la gente elegirá a sus dirigentes"

CNT se encarga del aseo municipal, la distribución de alimentos y medicinas recibidas como ayuda humanitaria, la construcción de avenidas y demás obras en las ciudades bajo su control. Ya han pasado años y todavía Libia continúa con el mismo CNT, sin haber convocado a elecciones, es comprensible dentro de todo ese caos en que se encuentra. Acá en Venezuela todavía no se ha convocado ningún CNT, sin embargo, esa posibilidad está prente de acuerdo a la similitud de ambos países, luego de producirse una supuesta invasión a este país Sur americano.

Para tener una mejor visión del estado en que se encuentra actualmente Libia, a continuación podemos observar el mapa político, de lo que queda de esa otrora gran Estado Nación, tomado de la página WEB: Libia: Antes y después de Gadafi. En el año 2011 ocurre la intervención. Allí se puede observar el desplome de la Tasa de crecimiento de la economía de Libia interanual, la cual cae de un 6,5% hasta el 2010, a solo el 1% para el 2017. El PIB cae de 73 miles de millones de Dólares en el 2010 a tan solo 33 miles de millones en el año 2017. La producción de petróleo cae de 1.6 millones de barriles diarios a tan solo 0,4 millones b/d en el año 2017. Lo que indica que a ese país lo destrozaron en tan solo 6 años y demuestra que una invasión hecha por los EEUU y sus aliados, lejos de traer prosperidad y bienestar a los pueblos, lo que trae es miseria, dependencia y pobreza.

Estas afirmaciones lo que pretenden es concientizar a aquellos venezolanos, que tienen su arraigo acá en Venezuela, que se identifican con sus tradiciones, que tiene su familia y desean lo mejor para sus hijos y demás descendencia, que aman a su música, sus costumbres en donde a diferencia de Libia antes de la invasión, nosotros vivimos en armonía, las diferentes razas, religiones y costumbres que vinieron a hacer vida aquí. A todos ellos, revolucionarios, opositores, independientes, sobre todo patriotas tienen que estar conscientes, que de producirse una invasión acá, el objetivo será la destrucción del Estado Nación venezolano, con lo cual regresaríamos irremediablemente a la situación ocurrida antes de 1.810, cuando la dependencia al Reino de España, solo que ahora la dependencia será al estilo Neo Colonial, a la patencia más asesina que haya existido jamás: Los Estados Unidos de Norte América.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 451 veces.



Jouseff Kan

Master en Ciencia Política. Enfoque Sur.

 joukap10@outlook.es

Visite el perfil de Jouseff Kan para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: