El Petro; "la culpa es de Maduro", no es de la vaca

"En esta vida material nada es casual, todo está dado, hecho o alineado a una razón, por el contrario, lo que hagamos, es causal" I.M.

Que vaina cuando las cosas no resultan como uno espera. Salen de inmediato por donde quiera, expertos, comentaristas, profetas, prestidigitadores, y todo tipo de bazofia para desmantelar ideas, proyectos o cualquier posibilidad que contrarreste las ansias personales, de grupos hegemónicos e imperiales, de lacayos y fariseos, y hasta ignorantes que desconocen que el mal existe y esta disfrazado de caperucita roja porque no le gusta el bosque de la humanidad que busca paz y tranquilidad. El mundo "gracias" a las elites sionistas y los poderes hegemónicos capitalistas, se ha convertido en una aldea especializada en satanizar cual "Síndrome de Estocolmo", a quienes los quieren salvar de los secuestradores de almas, de alientos y de cuerpos, de los verdaderos enemigos de la humanidad, los que dilapidan la vida haciendo guerras de toda índole. Es increíble como la disociación psicótica es la orden del día para someter a las causas perdidas a una sociedad de cualquier nación que desea ser libre e independiente, respetuosa y soberana.

El presidente Nicolás Maduro se montó en una odisea sin límites para continuar los cambios y transformaciones dejados con el legado del comandante eterno Hugo Chávez, de hacer posible una sociedad con enormes potencialidades, posibilidades para un crecimiento y llegara a ser una comunidad Justa y Amante de la Paz. Una nación que busca "CreSer" y dejar atrás un pasado que debe servir de aprendizaje para no cometer los mismos errores. Un presente para ser consecuente con las acciones que deban darse para utilizar los recursos y riquezas que tenemos para ser probos y cautos con lo que la Divina Providencia nos ha concedido como nación privilegiada, y un futuro para que se conserve y se garanticen todas las posibilidades de nuestras generaciones que vendrán por decisión propia de hacer y de tener nuestro legado genético, nuestros hijos del futuro.

El Petro es una Cripto que da la esperanza de tomar el tren de la vida económica del planeta, porque nos estamos adaptando a lo que hay en el Nuevo Orden Económico Mundial, y que nos da la gran oportunidad de viajar en un avión de ultima tecnología –las Criptos- a mayor velocidad que se requiere a partir de ahora por el colapso económico monetario que se está presentando a los grandes consorcios del capital, a las naciones poderosas en todas las latitudes, porque si no, seriamos aplastados por la onda expansiva de la miseria financiera internacional que está comenzando, y de no comprar este pasaje, que nos llevará hacia el futuro promisor

Este proyecto –El Petro- debido a que germinó en Venezuela, Tierra de Gracia y bendiciones supremas, cuenta con recursos tangibles que ninguna nación del mundo lo puede garantizar como nosotros, por lo que será y servirá de modelo para los grandes colosos que manejan los mercados bursátiles, instituciones financieras y crediticias, el comercio mundial y otros aderezos de la vida globalizada de la cual dependemos toda la raza humana en este sistema enREDado, interCONECTado, sisteMATRIZado, es nuestra más extraordinaria oportunidad para l@s venezolan@s. No nos neguemos esta Gran Oportunidad de despegar el vuelo de Nuestros Sueños, soñemos que es posible viajar juntos como una Gran Familia venezolana donde pueden existir y coexistir diferencias, divergencias, contradicciones, y porque no reconocer… discusiones al estilo de familia, pero que se pueden dialogar sobre la mesa de la armonía y la paz para avanzar en este proyecto, más allá del color que tenga el Petro.

Dejemos de culpar, de señalar, de juzgar al presidente Maduro, demos el salto cuántico, diminutos, imperceptibles de nuestras vidas, dejemos de perder estúpidamente el tiempo que nos está pasando inmisericordemente para llegar a la terminal a donde debemos llegar para tomar un asiento en primera fila… a la nave que nos llevará a un mundo de nuevas oportunidades, de enormes posibilidades, las que siempre hemos pedido, que hemos querido y hemos soñado, para el hoy y el mañana de nosotros y todos los que heredaran nuestro legado

La culpa tampoco es de la vaca

 

Nuestro legado… también es sagrado

 











 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5030 veces.



Iván Méndez

Ingeniero. Articulista, productor/locutor y conductor radiofónico. Escritor

 ivanmendez2103@gmail.com

Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: