Los extravios de un grupo opositor

A través de la historia han existido muchos traidores. Bruto traicionó a Julio César. Pablo y Judas traicionaron a Jesús de Nazaret. En nuestra tierra Juan Vicente Gómez traicionó a Cipriano Castro. El partido Acción Democrática traicionó al Presidente democrático Isaías Medina Angarita y le dio un golpe de estado junto a los militares.

En Venezuela, desde el ascenso del chavismo al poder en 1.999, las formas traicioneras han venido cambiando. Este fenómeno se viene presentando bajo la perspectiva de la globalización capitalista y el neoliberalismo. Los principales actores forman parte de una elite contrarrevolucionaria amparada en el apoyo externo, vale decir, los EEUU, la Comunidad Europea y el llamado Cartel de Lima.

En el país de unos 30 millones de habitantes, nos encontramos con un pequeño pero violento grupo de traidores. Grupo altisonante, agresivo y ávido de asumir el poder por la fuerza y no por el voto, que encabezan Leopoldo López, Juan Guaido, Julio Borges, Henry Ramos, María Corina, algunos Medios de Comunicación y otros personajes de mayor o menor jerarquía.

El Bolivarianísmo al ascender al poder le propuso al pueblo venezolano su agenda, que ha venido cumpliendo a pesar de los asedios económicos y financieros, como lo es la de la igualdad, la educación gratuita, la vivienda, mejor salud y una redistribución de la riqueza petrolera y minera. Todo esto salta a la vista en un país con llanos y valles húmedos de vigorosa savia que nos permiten tener los soberbios cocoteros, plátanos, cafetos, cacaoteros, maizales y grandes frutales que fecundan la tierra y que se precisa cultivar.

Veamos un poco cual es la Agenda que este descarrilado grupo propone para Venezuela:

  1. Que nos convirtamos en un país como Colombia, que desde hace muchos años se ha constituido en el laboratorio de EEUU para la conducción de la guerra en Latinoamérica.

  2. Que las corporaciones extranjeras al estilo de Coca Cola y Chiquita Brand, se apropien de la vigilancia e inteligencia policial y militar, con el objetivo de minar el sistema sindical-social y eliminar a sus líderes como lo vienen haciendo en Colombia desde hace largo tiempo, y que solamente en lo que va de este mes de Enero de 2020, se han asesinado hasta 20 de sus líderes.

  3. Que le entreguemos a las compañías transnacionales como Exxon, British Petroleum o Shell la exclusiva explotación y comercialización de los recursos venezolanos para imponer los precios a su libre albedrio.

  4. Que se introduzca en Venezuela el paramilitarismo y el narcotráfico al servicio de las elites como sucede en Colombia. Recordemos que Álvaro Uribe Vélez fue electo con los votos de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) para fundar su Paranarco-Estado y que hasta el 50 por ciento de los diputados eran Representantes de esas AUC. La Agencia de Inteligencia Militar (DÍA) de EEUU reporta entre los 104 más importantes narcotraficantes de Colombia a Álvaro Uribe bajo el No. 82. Dice: *ALVARO URIBE VELEZ un político y Senador colombiano dedicado a la colaboración con el Cartel de Medellín a altos niveles gubernamentales. Uribe ha estado conectado con un negocio incluyendo actividades de narcotráfico en EEUU*

  5. Que en el marco de la estrategia contrarrevolucionaria de los EEUU y el Cartel de Lima contra Venezuela, se le permita a aquel el establecimiento de bases militares en nuestro país como lo ha permitido Colombia.

Frente a este descabellado pensamiento opositor, el Estado debe analizar e implementar un conjunto de acciones encaminadas a concientizar tanto a sectores de la sociedad como de la Fuerza Armada Nacional y Policial que puedan combatir el avance de tales actividades.

joserafaelmarval@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 445 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a286327.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO