¡Escribir, tarea de todos!

"El deber revolucionario de un escritor es escribir bien".

Gabriel García Márquez

Escribir es un acto militante, protestante, escribir es sanar la herida del resentimiento, escribir es la plomada de la precisión, escribir como lo pensaba José Saramago para inquietar, y entiéndase la inquietud como descontento y el descontento es la primera necesidad de progreso. Muéstrame un hombre completamente satisfecho y te mostrare un fracaso, así lo expreso el gran Thomas Edison.

Escribir es un acto revolucionario: "tomar notas, escuchar con atención las exigencias, reclamos, denuncias, inconformidades, insatisfacciones y sintetizarlas en una reflexión final como el resultado de los diversos encuentros de la base militante. Es la clave de una formación social por interacción y convivencia que permite adquirir el aprendizaje de una experiencia acumulada con un pensamiento crítico, lenguaje maduro y conducta superior a la edad cronológica".

La calle a pesar de no ser una institución, es el aula de la vida; es la academia de las habilidades sin mayores exigencias técnicas, es el terreno más oportuno, completo, complejo y correcto para aprovechar el conocimiento empírico del Pueblo mediante sus enseñanzas, experiencias y su educación popular. Esa que nos enseña a dudar, a cuestionar, a pensar en nuevas cosas, aquella que nos posibilitad a construir lo grande, a interrogarnos y de llenarnos de imaginaciones.

Escribir por escribir es infértil, es sembrar en tierra árida, el motivo que nos lleve a escribir debe estar orientado para: exponer, comunicar, guiar, enseñar, orientar, formar, unir, influir, como una herramienta motivadora de palabras, metáforas, pensamientos.

Escribir ha sido mi novatada como dice un viejo adagio popular: "una mordida de perro de quienes me adversan en silencio". Mi inexperiencia ha estado marcada por la ceguedad de la inocencia, acompañada de la ignorancia, esa que olvido al método. Quien escribe no puede tomarse la libertad de conferir a cada uno que lea y lo entienda a su manera porque esa ambigüedad, o el uso de términos generales permiten «ya veo que quiere decir es mortífero para el aprendiz. »

Escribir es el arte de pensar de manera ordenada haciendo uso del lenguaje claro y preciso, sin dejar espacios para el análisis del mensaje más allá del escrito, minimizando cualquier fallo comunicacional que suele producirse porque las palabras tienen distintos significados para las distintas personas.

Escribir consciente es reflexionar con paciencia, reuniendo todas las palabras dispersas, de la manera más clara y concisa posible. Escribir es la cultura del buen oyente, de darle vida a las letras y hacerlas ver en la imaginación de forma interesante, divertida, creativa.

Escribir por los impulsos, escribir improvisando es dejar trazos llenos de fuegos artificiales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 719 veces.



Luis Báez

Joven Guayanés, Militante del Psuv, Hijo de la Generación Chávez, Delegado Territorial del IV Congreso. Miembro del Equipo Político Municipal PSUV Caroní

 luisbaezunefanucleobolivar@gmail.com

Visite el perfil de Luis Báez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Báez

Luis Báez

Más artículos de este autor