Producción no es solo caraota y pollo

En toda la necesaria campaña por el incremento de la producción, que ha emprendido el Presidente Nicolás Maduro y en la cual está presionando a los diferentes niveles del estado y del gobierno, se ha dado una constante en casi todos los participantes, que es asumir que cuando se habla de producción se refiere a la agricultura. Es así que aun hasta los actores más lejanos de la agricultura, aparecen de pronto en campaña televisiva inmersos en un cultivo para demostrarle al propio presidente maduro que ellos están comprometidos con su llamado y que están activamente trabajando en el mismo.

Producción es algo más que siembra y agricultura ya que expresado en términos generales se refiere a todos los bienes y servicios que se generan en un país o territorio dado.

Por otra parte cuando se va a realizar una actividad, en este caso incrementar la producción y el consumo, lo más importante es el diagnostico inicial, ya que como se sabe en las ciencias sociales y en medicina, si el diagnostico está errado todo lo que se haga después estará errado, siendo necesario plantear dos cosas esenciales en esta situación de emergencia nacional que ayuden a precisar el diagnostico nacional.

En primer lugar debemos indicar que en Venezuela si hay producción de una inmensa cantidad de bienes, desde industriales hasta artesanales, así producimos petróleo, hierro, aluminio, barcos, caraotas, pollo, medicinas, educación, finanzas, ciencia, etc. etc., lo que pasa que esta producción es insuficiente en la mayoría de los casos para las necesidades del país, o no se han tomado medidas suficientes para salvaguardarlas, tanto en la industria, en el estado y en la población en general por lo que es necesario incrementar su producción y su protección urgentemente y de una manera sistemática y organizada.

Esto es tan así que no solo producimos todos los productos mencionados sino que tenemos excedentes de producción en algunos casos, tal como lo señala el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras, en el rubro Café, la producción nacional es de unos 3,2 millones de quintales, doblando al consumo el cual llega a 1,6 quintales generándose un superávit anual del 50%.

Esta situación del café nos lleva a plantearnos que en los casos en que hay una producción nacional sobrante y se vive la misma situación de escasez interna, son otras razones distintas a la producción las que impiden que esos productos lleguen al mercado nacional, situación que por cierto ningún organismo se hace responsable de corregirlas. El caso de la producción de gasolina y aceites es similar. Se produce mucho pero se pierde sin que nadie se haga responsable.

Para el diagnostico correcto es necesario por lo tanto agregar a los déficits de producción que tenemos, el delito de extracción y complicidad de funcionarios en el mismo ya que podemos incrementar la producción, como efectivamente sucede en varios rubros, pero este no llega a la población por ser sustraído por delincuentes.

Tendríamos así que la escasez y altos precios que encuentra la población y la industria en el mercado es producto de dos factores como son baja producción y/o la extracción delincuencial de la producción del territorio nacional. Cada uno de ellos necesita un plan de acción concatenado y específico

El otro aspecto a considerar es que si disponemos del diagnostico correcto debemos emprender las acciones diferenciadas que nos permitan atender eficazmente las problemáticas que presente cada sector, rublo productivo, región, institución y que nos permitirán superar la parte de la crisis que nos corresponde directamente a nosotros, ya que para todos es conocido que ella es altamente inducida por la guerra y el odio que a la contrarrevolución mundial le genera un gobierno de los trabajadores y de los sectores populares.

Cuando decimos acciones diferenciadas nos referimos a que si el problema es de insumos, no lo resolveremos con financiamiento, si el problema es de gerencia no lo resolveremos con servicios de apoyo, si el problema es capacitación de no lo resolveremos con financiamiento, por lo que señalaremos otros elementos necesarios para el éxito de la iniciativa nacional de producción.

Uno es la necesidad de planificar y medir los resultados, donde cada ministerio, gobernador, alcalde, parroquia, consejo comunal, presente su plan donde indique en que situación están ahora y como estarán en un lapso de tiempo.

Lamentablemente no tenemos planificación, ni un responsable aceptado de la planificación y tampoco se orienta y evalúa lo propuesto en función de resultados concretos, sino que el político se contenta con los anuncios televisivos iniciales prevaleciendo hasta ahora la anarquía.

El otro aspecto que en algún momento todos los niveles políticos revolucionarios del país tendrán que enfrentar y aceptar junto con la necesidad de planificar, es que es necesario colocar personas capacitadas para dirigir las instituciones, las gobernaciones, los programas, etc., capaces de llevar una buena administración y rendir cuentas de los resultados ya que lo que está en juego es la imagen del gobierno y la revolución. Si ellos fallan la revolución desmejora. El país está lleno de empresas cerradas, muchas de las cuales se están reinaugurando, que se crearon durante el gobierno del Presidente Chávez, creadas bajo las más promisorias intenciones y hoy se encuentran cerradas por no colocar en su dirección a personas idóneas. Ser camarada no basta.

El hombre lleva a la realidad las ideas que tenga en su cabeza y creará una realidad de acuerdo a estas, si las ideas no son adecuadas, no son técnicas, no son de progreso, no son socialistas, no son de planificación y organización trabajará para sus propios intereses o repetirá las ideas del pasado y no saldremos de la improductividad y del rentismo , no estaremos construyendo el socialismo el cual tiene su base en la planificación, la organización, la capacitación permanente, lo cual al hacerse de forma masiva crea las condiciones para crear un nuevo sistema socio económico.

Se ha instaurado así una paradoja revolucionaria, mientras por un lado Venezuela debe ser uno de los países que más esfuerzos hace en educación, los criterios de educación, destrezas y competencias no son los utilizados para ocupar los cargos técnicos y de decisión económica y gerencial en el gobierno, no menciono lo político pues esta se lleva por principios distintos a lo social y a lo económico.

En algún momento los políticos revolucionarios deberán entender que no se puede designar al frente de una institución a una persona porque es joven, porque es un camarada siempre consecuente, porque lanzó un micrófono o porque es amigo del ministro desde hace años. Es necesario valorarlos y seleccionarlos por un conjunto de principios no políticos vinculados al manejo de instituciones y a lo administrativo, como son la capacidad de planificar, organizar y darle solución a los problemas diferenciados que se presentan en la producción de un bien o servicio, entre ellos el entrenamiento y desarrollo de los trabajadores para alcanzar altos niveles tecnológicos y científicos en la producción. Si los seleccionados lo hacen bien el país y la revolución saldrán ganando.

Es la unión de los principios y las practicas técnicas y científicas con las condiciones estructurantes del socialismo.

Venezuela tiene el reto de demostrar al país y al mundo que la construcción del socialismo si es posible, que es una fuerza real, que tenemos una dirección decidida a construirlo, que estamos erigiendo las bases concretas, repetibles en cualquier otro país sobre las cuales podemos instalar unidades de producción y empresas eficaces para utilizar nuestros recursos, darle empleo a miles de personas y superar todas las condiciones adversas de guerra y bloqueos que el imperialismo lanza para tratar de detenernos.

oscar1111472@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 520 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a282204.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO