Un Metro adelante

Caracas es un lugar asombroso y quienes vivimos en lo que sus habitantes han convenido en llamar "el interior", cada vez que volvemos no podemos evitar sorprendernos una y otra vez hasta por las cosas mínimas. El sistema Metro de Caracas ha sido uno de aspectos de especial atención y desde sus inicios en la década de los ochenta es una experiencia obligada. En ese momento se erguía como con un paisaje moderno, en el que te imbuías y no querías pasar detalle alguno, para que luego formara parte del relato de tu transito en la ciudad. Todo visitante era advertido de la llamada "cultura Metro" y al incorporarse el sistema no importaba de donde vinieras, hasta los comportamientos más elementales se alineaban.

Recientemente estuve en la capital y utilice el sistema, justo cuando se comenzó nuevamente a cobrar una tarifa por el servicio. Compre mi boleto por Bs. 40, con un billete de Bs. 50 y no recibí el cambio, me pregunte: ¿Por qué colocar un costo que a todas luces implica quitarme de hecho dinero? .¿Qué sentido tiene cobrar si el costo de reposición del boleto seguro es muy superior a la tarifa?. Al tratar de ingresar, el torniquete no funcionaba y en su lugar encontré a un miliciano que recibía los boletos y cada tanto los rompía manualmente. Aquí ya suspendí las preguntas y decidí escribir esta nota.

El Metro cambió el paisaje, hoy se caracteriza por las irregulares y retrasadas en las frecuencias, suciedad, escaleras eléctricas inoperantes, múltiples vendedores ambulantes, poca presencia de elementos de seguridad, la violencia entre los usuarios e usuarias y saturación del servicio, entre otros.

La gestión del Metro de Caracas está afectada por factores externos, pero también está claro que existe un problema serio de dirección, organización del sistema y responsabilidad de sus usuarios y usuarias.

El sistema Metro de Caracas tiene en este contexto el desafío de movilizar a los ciudadanos y ciudadanas dignamente, a tiempo, en condiciones seguras y de higiene adecuadas.

Superar este desafío implica que los usuarios y usuarias se sumen, ya no a la vieja cultura Metro, sino a una nueva cultura adaptada al momento político y social actual. En la primera línea de esta tarea deben estar las organizaciones sociales de la ciudad, en particular los Consejos Comunales y las Comunas, así como las instituciones de todos los niveles de gobierno. Hoy podemos decir tristemente que estamos en un Metro hacia atrás, y necesario es un Metro renovado hacia adelante.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 682 veces.



Jesús Alberto Rondón

Sociólogo, se desempeña como Facilitador en el Inpsasel, ha sido electo Delegado de Prevención (2011-2013 y 2013-2015) y es Vice-Presidente del Consejo de Vigilancia de la Caja de Ahorros de los Trabajadores y Trabajadoras del Inpsasel (2.011).

 jesusalbertorondon@gmail.com      @jxrondon

Visite el perfil de Jesús Alberto Rondón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Alberto Rondón

Jesús Alberto Rondón

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a280101.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO