Binóculo Nº 342

Una mácula de sangre y dolor

Salvo que se suscitara un baño de sangre, y que más de un dirigente de la oposición lo considera como un hecho necesario, era previsible lo que ocurrió: el gobierno jugó de manera correcta el ajedrez político y logró, sin mayores sacrificios, detener lo que simbólicamente hubiera sido una victoria aplastante del imperio: hacer pasar eso que ellos llaman "Ayuda humanitaria", y que ya todo el mundo sabe que no lo es. Es menester destacar que el gobierno se defendió, no atacó. De haberlo hecho, todavía estuvieran contando los muertos.

Y fue tan obvio que la acción era para las cámaras que hasta "Guaidó el brevísimo" se hizo una selfie manejando uno de esos camiones, cuya imagen rápidamente corrió por las redes antisociales, calificándolo como un triunfo, cuando en realidad el montaje se hizo en Colombia y ningún camión logró pasar. Además, como es normal en estos casos, contrataron jóvenes colombianos para desatar la violencia, quienes son vistos quemar el camión, que al no recibir el pago en dólares que les habían prometido, arremetieron contra sus contratantes. Fue igual que en las guarimbas, todo lo hicieron mal. Solo que en las guarimbas, asesinaron a 47 personas inocentes, las bajas necesarias de las que hablan ahora, boca jarro, sin prurito de ningún tipo.

Pero más allá de estos hechos ocurridos el 23F y que sin duda seguirán ocurriendo, es necesario hacerse algunas preguntas. Ya sabemos que el imperio quiere dirigentes cada vez más torpes, menos racionales y menos evolucionados. Son más manejables, menos pensantes y más predecibles. Y quizás esa sea la respuesta para entender porqué los buitres (no halcones) del Pentágono, es decir, la plana mayor del gobierno, donde ninguno es político sino espías, conspiradores o quinta columnas, terminaron haciendo a un lado a la oposición pensante de Venezuela, a los formados, a los políticos, a los partidos tradicionales, y terminaron controlando e impulsando al más radical de todos los partidos, Primero Justicia, cachorros de la guerra, fascistas de comportamiento y nazis de pensamiento, que, por ahora, se han tropezado con un muro, representado en una fuerza política que resultó ser mucho más consistente, organizada y comprometida, de lo que pensaron en El Pentágono.

Es difícil entender cómo un pueblo sometido a la más inclemente de las torturas: sin agua, sin luz, sin gas, cocinando con leña, con una agresiva ofensiva de precios cada vez más brutales, sin medicamentos, sin cauchos, baterías, ni aceites, no se haya revelado contra el gobierno, a pesar del llamado por las redes antisociales. En este caso hablamos de dos cosas diferentes: la oposición no es el pueblo, y tampoco sabe qué es eso. Guaidó no se parece al pueblo, y eso, al parecer, el pueblo lo ha entendido de una manera impresionante. Por eso, a pesar de su arrechera, no se alza, porque sabe que sus necesidades no tienen eco en esa oposición.

Aquí debemos decir que la tragedia de Venezuela tiene dos culpables. Uno, es esa brutal guerra económica, que sí existe, que es un bloqueo asesino que impide la entrada de cualquier cosa que huela a alimentos, medicamentos, enseres y muchos etcéteras. Y es harto difícil enfrentarse a un bloqueo de ese calibre. Otro, es sin duda la incompetencia del gobierno en materia económica, la ineficacia de un funcionariado que juega a la destrucción en lugar de a la construcción; sumado a una corrupción que ya se convirtió en una cultura. Nadie hace nada en ninguna oficina pública del Estado, si no recibe un pago, Y EN DÓLARES. 170 dólares cuestan una carta de antecedentes penales, 700 un pasaporte, y por ahí pa´llá sin pararse.

De regreso al tema, ya sabemos que Estados Unidos necesita dos cosas en este conflicto: recuperar su patio trasero que es América Latina y Venezuela es un mal ejemplo, al efecto; y las mayores reservas de petróleo del mundo. Ambas cosas se habían dicho muchas veces, pero que ahora lo dicen los propios buitres de la Casa Blanca. Guaidó pronto será desechado. Por cierto, quienes lo han visto, coincidirán conmigo en que no tiene ningún discurso, dice frases cortas, lo que evidencia una falta total, no de cultura porque obviamente no la tiene, sino de información. Es decir, no lee ni siquiera las noticias.

Ahora bien, porqué toda la oposición quedó no solo aislada, sino sometida a los designios de estas emulaciones baratas de las Hitler-Jugend. Cómo explicar que dirigentes de la talla de Ramón Guillermo Aveledo, Eduardo Fernández, Henry Ramos Allup, Claudio Fermín, Blanca Rosa Mármol. Cecilia Sosa Gómez y muchos otros, descendieron tanto, pero tanto, tanto, que un tipo como Juan Guaidó, pasó por encima de la Carta Magna para autoproclamarse, y ellos no fueron capaces de decir absolutamente nada. Algunos incluso lo avalaron. Cosas veredes diría el Quijote.

Y, por otra parte, debemos tener claro que Venezuela es un tema geopolítico y geoestratégico, tremendamente complejo. Si cae en manos del Big Brother, se pierden las grandes inversiones de Rusia y China, que están bien metidas en Venezuela. Pero, además, se pierde quizás el eslabón más importante de este conflicto: el canal de Nicaragua, vía clave en los planes de China y complemento en su ruta de la seda, y paso determinante de naves de guerra rusas y chinas hacía el océano pacífico.

Vale decir, el conflicto es mucho más profundo de lo que suponemos, o creen los desinformados de la oposición. Hasta pudiéramos hablar de un escenario para una guerra a gran escala. Maduro habló de un Vietnam. En mi opinión es mucho más complejo. Estados Unidos está desesperado, empantanado entre Libia, Siria y Afganistán. No puede quitar un ojo de Irán, pero necesita, como lo dijeron ellos mismos, recuperar su patio trasero. Si cae Venezuela, van por Nicaragua y Cuba. No sé si están midiendo los costos, pero, al fin y al cabo, ya dije que no son políticos, son genocidas dispuestos a convertir al continente en una gigantesca mácula de sangre y dolor.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 759 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a276393.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO