Toda autoridad usurpada eineficaz y sus actos son nulos".

¡Yo no reconozco al tal Guaidó!.

En Venezuela un golpista no dura 47 horas, lo que pasa que este personaje auto-proclamado presidente interino, suplente, o como pretenda llamarse; en la vida real no es más que un vulgar golpista: va a caer sólito, es cuestión de tiempo. Ésta espera (a la caída del golpista), es una muestra para el mundo de la mayoría de los Venezolanos que han participado en los últimos 20 años en más de 25 elecciones: quieren paz. No quieren dar una demostración de fuerza violenta para sentar a más de un "creído" en el justo sitio donde exista la humildad. Por supuesto, si deciden sacarlo lo harán, no va a ser violentamente, ya el pueblo lo demostró cuando logró reponer al Presidente Chávez luego del Golpe de Estado del triste celebre representante "empresarial" Carmona Estanga.

Un mínimo sentido común, en pocos segundos al leer la Constitución Bolivariana, permite llegar a una simple pero inequívoca apreciación jurídica; por más que le busquen una interpretación conveniente al citado artículo 233, invocado para una patética caricatura opositora, al dibujarse un presidente a su medida, este no puede contravenir a ningún otro artículo de la carta magna, por más razón que quieran darle al citado artículo, no solo violan la Carta Magna obviando el resto del contenido de la Constitución, sino que queda en evidencia la baja calidad política de sus actores, la ignorancia supina de sus autores intelectuales, entre ellos hasta una Rectora de una importante Universidad Pública del país, da vergüenza ajena. hay un sinnumero de articulos que promueven no solo la paz que quiere la oposición quebrantar, también la garantía del cumplimiento de los deberes y derechos consagrados en la Constitución. Vale recomendar a éstos opositores que hipócritamente citan a la Constitución que lean algunos de sus artículos que no se describen en éste artículo textualmente a ver si se preocupan por respetar el marco jurídico Constitucional, entre ellos el artículo 3, ó el 5° que si valdría recordar que "la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en ésta Constitución y la Ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el poder público. Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos"; habría que pedirle al tal Guaidó la credencial que le otorgó el CNE como presidente, y que no venga con el cuento rayado de que el CNE es ilegítimo y no confiable porque es el mismo que lo proclamó como diputado cuando ganó en elcciones ese curúl en el año 2015; también los artículos 130, 131, 138 que por cierto dice: "Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos". Quedan muchísimos artículos que en primera lectura son violados por el tal Guaidó y que le dan nulidad absoluta a su vulgar usurpación, sin mencionar los que tienen que ver con los derechos humanos puestos en peligro por el referido delincuente.

La insensatez, el desprecio al pueblo, se le nota al tal Guaidó, en una imitación bufa de los gobernantes estadounidenses invocan una intervención militar en su propio país para iniciar lo que sería una gentrificación política en contra del Chavismo. Una gentrificación que también es promovida por países que se auto definen democráticos pero abiertamente practican la censura y el fascismo en contra del Chavismo, sacando listas de afectos al gobierno de Maduro, sancionando y pretendiendo expropiar sus bienes, entre ellos hay empresarios, cantantes, políticos y gente común, quien se defina Revolucionario y Bolivariano es perseguido por el neofascismo latinoamericano complaciente con el supremacismo del norte. En las movilizaciones opositoras a favor del autoproclamado, la mayoría de sus militantes, gracias a sus "líderes", se negaron a participar en las elecciones presidenciales porque sabían que iban a ser derrotados en las urnas; en ellos se evidencia un sentimiento de odio hacia el pueblo, no se trata de la monomanía para volver a la cuarta república, no, es algo peor, un despertar fascista, un desprecio sobre los que no compartan su visión política, un racismo ideológico. La burda posición anticomunista, o anti socialista del norte, es decir; el mantenimiento del status de élites y la no inclusión social como resultante de su régimen de dominación del capital, la quieren repetir los opositores en nuestro país. Es racista la marcha opositora, llena de desprecio hacia el pueblo, usando cánticos groseros en contra de Chávez y Maduro, tratando de desmoralizar al pueblo pero no es más que una provocación, una ofensa al Chavista; peligrosa para ellos, pero el pueblo es sabio y paciente como dice Alí Primera. Usan carteles donde escriben que se están muriendo de hambre. valdría decir a esas mujeres que marchan "a favor de Guaidó", a esas mujeres cuarentonas con sus exagerados y vulgares implantes en los senos y glúteos, con sus ropas de marcas, con sus dientes forrados de metales, con sus cabellos planchados y pintados, muy aburguesadas, escondiendo su propia figura natural, que deberían implantarse un poco de respeto en su cerebro, respeto por la Patria y por el pueblo; y no seguir diciendo que son unas muertas de hambre mientras ocultan con sus fajas toda la grasa abdominal resultante de su comida chatarra. A los hombres que marchan al lado de ellas, en su mayoría hijo de extranjeros que abandonaron su país por diversas causas que no viene al caso juzgar, que se hicieron ricos en su mayoría por su hábil manejo del comercio, éstos hijos de papi que heredaron sus riquezas, en su mayoría flojos como ninguno pero que aprendieron las mañas para acceder a los dólares preferenciales para importar, para comercializar el dólar, que importaban bienes como electrodomésticos elaborados en una misma fábrica en el extranjero pero luego introducían por cantidades con distintas "marcas" para evadir impuestos, que a buena parte de éstos hijos de papi les gusta consumir algo que llaman perico, manipulan el mercado cambiario, no les gusta que sus hermanas e hijas se mezclen con Venezolanos autóctonos a menos que estos tuviesen mucho dinero. A éstos opositores hay que decirles ya basta, respeten a Venezuela, aquí cabemos todos pero con respeto e igualdad. La propiedad privada está consagrada también en la Constitución Bolivariana necesario para la sana convivencia y defender la empresa nacional en base al desarrollo del país.

No les importa que el país haya dado gigantes pasos en recuperar la esperanza que en estos 20 años de Gobierno Bolivariano ha sabido dar, sabemos que estamos atravesando una fuerte guerra económica, pero la esperanza la renovamos día a día desde el triunfo del Presidente Chávez en 1998. Nadie puede olvidar la Venezuela de los años 80, la del Caracazo, la de la década de los 90, donde el Venezolano común no sabía hacia a dónde iba a parar Venezuela, era una bomba de tiempo, era el camino al abismo, nadie sabía de su propio futuro, ni como estudiante, ni como trabajador explotado por élites invisibles desde sus cúpulas de cristal, encapsulados aislados del pueblo, extrayendo nuestras riquezas y llevándoselas para el Norte. Pero Chávez desmontó esa bomba de tiempo.

No debería haber preocupación que un creído más y traidor al pueblo Español como Pedro Sánchez, o un resentido social como Lenin Moreno, o un Trump por no nombrar sus subordinados, desconozcan al Presidente Maduro. Debería preocupar que la mayoría del pueblo, que electoralmente lo eligió, lo pueda rechazar; y sin embargo, la seguridad de que por una vía pacífica y electoral, establecida en la Constitución, ese mismo pueblo la respetaría. El pueblo ya legitimó a Maduro el 20 de mayo de 2018, y el pueblo hará respetar su voluntad.

viabierta@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 233 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275753.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO