Trump está haciendo swing de jonrón y Maduro está lanzando la pelota baja y por el centro

Creo que, para la inmensa mayoría de los venezolanos, amantes del béisbol, no hay mejor forma de describir el acontecer político, que no sea con expresiones de este apasionante deporte.

Donald Trump; no como persona ni como un simple actor político sino más bien como expresión de los imperios, de los grandes grupos de poder hegemónicos, esta ganado para una intervención militar en nuestro país, intervención que no necesariamente tiene que ser como nos hemos imaginado siempre; tipo Granada, Panamá o Vietnam; ellos también han aprendido de sus derrotas y como buenos empresarios siempre buscan la reducción de costos, de allí que crean con mercenarios (o como se denominan actualmente; contratistas de seguridad) ejércitos de salvación o ejército rebelde; ya han dado un paso efectivo en ese sentido y han creado un presidente interino. Todos los gobiernos del mundo saben que esto es una aberración jurídica, que no está sustentada ni en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela ni en ninguna legislación internacional; pero que impedimento legal les importa a los imperios a la hora de intervenir; no les importa nada. Sino existen razones, sencillamente las inventan y punto; se crean masacres como la Plaza Verde en Libia, o como las ARMAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA en Irak; después de unos años de la tragedia vendrán los informes desclasificados, a manera de chiste se contará, de cómo se inventó todo y alguna película se llevará varios Oscar y cientos de millones de dólares, recreando aquellos sucesos.

¿Por qué a ellos les convine la vía violenta?

Sencillamente; porque es la mejor forma de barrer de un plumazo todo el ordenamiento jurídico que soporta la institucionalidad de la República Bolivariana de Venezuela; esto fue más fácil para Macri en Argentina o para la derecha en Brasil, porque allí no se dieron las transformaciones profundas en esta materia como se dieron en Venezuela.

En cambio, aquí en Venezuela; ganando la derecha por la vía electoral, trataran por todos los medios y con todas las argucias de desmontar lo construido por Chávez (aunque este gobierno ya ha adelantado algo en ese sentido), pero se encontraran una respetada oposición parlamentaria revolucionaria, con organizaciones revolucionarias que en estos momentos están en gestación, al calor de las luchas por los derechos del pueblo trabajador; en fin, se encontraran con un pueblo que no se sentirá solo para reclamar sus conquistas y como dijo el comandante aquel 4 de febrero: "vendrán nuevas situaciones y el país tiene que enrumbarse definitivamente hacia un destino mejor". Que esto no se vea como una claudicación; es necesario estar claro que en una confrontación se avanza o se retrocede, pero lo importante es no arriesgar todo en una batalla.

¿Ante esta situación que está haciendo el gobierno venezolano?

De allí viene el epígrafe de este articulo; "Trump está haciendo swing de jonrón y Maduro está lanzando la pelota baja y por el centro"; como decimos popularmente; se la está poniendo clarita para que la saque.

Aquí, en estos momentos un gobierno revolucionario, que crea en la participación democrática y protagónica de su pueblo, no puede circunscribirse exclusivamente al lobby de elites, nacionales e internacionales, ni a la retoricas propagandísticas de cartas, recolección de firmas y declaraciones desafiantes; un gobierno que realmente crea en los potencia o voluntad del pueblo, debe de abrir los caminos para que ese pueblo se exprese masivamente con la certeza que su participación cambiara radicalmente la situación crítica; es necesario que la esperanza sea mayoría en la voluntad del pueblo venezolano y no depositarla en un mesías made in USA.

Este gobierno se olvida de la participación democrática, se convierte en representante, en el soberano, le da a su pueblo el papel de espectador y se cierra en una estrategia de elite, apoyándose en las diferencias geopolíticas entre los grandes centros de poder mundial, olvidando una premisa en el análisis revolucionario en cuanto a las contradicciones internas y las externas; tal vez podamos sortear las situaciones adversas aprovechando la lucha de intereses de las grandes potencias pero eso no es una contradicción interna, que dependa de nuestra voluntad, allí no tenemos el control, mañana pueden; entre chinos, rusos y gringos llegar a ciertos entendimientos y quedamos huérfanos, nos quitan la silla; para un gobierno y una dirección revolucionaria la contradicciones principales están con su pueblo, en esas contradicciones si se pueden incidir. A las angustias y presiones del pueblo hay que darles respuestas y la solución es con ese pueblo.

Solo la masiva participación del pueblo a través de procesos cristalinos de consultas eleccionarias, impedirá que se posesione la agenda de los violentos, que es la agenda de los imperios.

Si la dirigencia política gobernante, fuera coherente, al menos con algunas de sus grandes decisiones, acelerara el ciclo constituyente iniciado hace casi dos años; la Asamblea Constituyente como poder plenipotenciario asumiría su poder por encima del presidencial, acortaría el lapso para el cese de sus funciones, conformaría un CNE transitorio con previa participación de los diversos sectores políticos de la sociedad venezolana, con la participación de observadores internacionales de respetada credibilidad; convocaría en un tiempo lo más corto posible, la consulta sobre la nueva constitución y seguidamente las elecciones para relegitimación de todos los poderes públicos, comenzando por la elección de presidente y una nueva Asamblea Nacional, sin artimañas y favoreciendo una amplia participación de partidos, grupos de electores e individualidades por iniciativa propia; con esto, no se está inventando el agua tibia, simplemente se está retomando el camino constituyente impulsado por Chávez en 1999 - 2000.

Si se cierran los espacios de participación popular caeremos en el juego del imperio, estaremos lanzando por el centro del plato para que Trump con su bateador emergente, un desconocido Guaidó; la saque de jonrón y se reviertan a lo Carmona Estanga; todas las conquistas hasta ahora logradas, pero esta vez sin esperanza de un 13 de abril.

Viva Chávez

pablofucik21@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 234 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275752.htmlCd0NV CAC = Y co = US