Otra vez... A la calle otra vez por la libertad

¡Llego febrero! El mes de la conducta insurgente y en la marcha del sábado 2 de febrero repetidas veces escuche esta consigna, note muchos rostros de la Caracas obrera, motorizada, de los profesionales, los maestros pero también la Caracas clase media y la clase media alta. Nunca observe una "mala cara", tampoco vi una actitud sifrina y a nadie se le cuestiono los orígenes sino su nivel de conciencia por la libertad.

En la calle, en la avenida Francisco de Miranda pude constatar que sin autobuses del Sitsa, bonos y cajas clap el pueblo indeteniblemente "salió otra vez a la calle" por la libertad, y no desde la típica libertad propugnada por el liberalismo como filosofía política sino por las contradicciones del "socialismo del siglo XXI" que perdieron algunas virtudes como el sentido de la importancia de la solidaridad y la imposición de lo urgente sobre lo importante, ese "socialismo del siglo XXI" se convirtió en la reproducción de la cultura capitalista rentista e importadora con la exaltación de las mafias, la supremacía de la propiedad privada extrajera como la rusa, china y turca, la involución de la democracia participativa y protagónica persiguiendo a la disidencia. Esto trajo como consecuencia que actualmente exista en el pueblo menos solidaridad y en el seno del régimen mucha intranquilidad por los cambios en favor del pueblo venezolano.

A esto se abre un debate interesante que surgió con los marchantes del 2 de febrero "en la calle otra vez" sobre el cual comienza a desprenderse una frase muy peculiar "mi libertad termina donde empieza la tuya", y esto se percibió muy individualista, para los presentes y separado de los intereses de los marchantes. Recuerdo la intervención de un albañil de José Félix Ribas, y se dirigió a todos, cito: "para que tu libertad empiece, la mía tiene que acabar ¡Estás loco hermano!" de inmediato surgió una idea, es decir para que tu empieces a ser libre, nosotros debemos dejar de serlo. Muchos oyentes muy consecuentemente entendieron el debate concluyendo que la libertad del compañero se transforma entonces en libertad contra de todos los oyentes. Entre ideas, chistes y consignas una amiga del cafetal da en el clavo cito: "la idea perfecta para esta conversa es que mi libertad solamente comienza cuando empieza también la tuya.". Esto me recordó a la fundación Justicia y Paz, donde trabaje ad honorem en mi adolescencia sobre los DDHH en Petare, en un recuadro tipo foto que decía UCAB y Red de Apoyo por la Justicia y la paz, en ese cuadro estaba una fase de Paulo Freire y dice: "Jamás seremos libres solos; sólo seremos libres juntos".

Entonces, mi libertad aumenta sobre la marcha cuando aumenta la también la de todos y va produciéndose de manera colectiva un pueblo libre y copartícipe de nuestro destino.

¡Hago un llamado para que todos seamos libres y marchemos juntos!

Otra vez, otra vez a la calle otra vez…

Jimmy Pérez

Mirandino y Petareño

Miembro de la Dirección Nacional del MADDT

jimmyucv7@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 816 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275646.htmlCd0NV CAC = Y co = US