Binóculo Nº 339

Patricia Janiot y las otras Patricias

Suelo decir que pertenecí a la última generación de periodistas egresados de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela, cuyo cuerpo docente estaba formado por gente de alta credibilidad -con excepciones por supuesto- cultos, estudiosos, serios y de una integridad moral a toda prueba. Eran, por cierto, estudiosos de la comunicación, del comportamiento de los medios y de sus periodistas. Cómo no tener recuerdos gratos de profesores como Federico Álvarez, su compañera Olga Dragnic, Mario Benavente, Jesús Rosas Marcado, José Fernández Freites, Jesús Sanoja Hernández, los hermanos Abreu y otros cuyos nombres olvido, si ellos me enseñaron lo que era el comportamiento ético, qué era el palangrismo y la ausencia de moral.

Ausencia de moral. Es lo que abunda en el ejercicio del periodismo de hoy. Supongo que los bajos ingresos y las necesidades son parte de la causa, pero sin duda las ambiciones personales, la necesidad del lucro y la vida lujosa juegan el papel clave. La falta de ética crea los falsos argumentos, los absurdos razonamientos, las mentirosas justificaciones, el razonar que era necesario tirar una bomba que mataría decenas de niños en Siria, libia, Afganistán o cualquier país del mundo, porque esos niños serían terroristas en el futuro; tal como dijera una Ministro de Educación israelí, que matar a una palestina embarazada era evitar el nacimiento de un niño terrorista. O prestarse para la fábrica de mentiras a fin de convencer a los demás que efectivamente sí había armas de destrucción masiva en Irak, o que los cubanos se comían a los niños en plena revolución, o que Chávez había mandado a quitarle los niños a las familias, como ahora, que los están reclutando para ponerlos como carne de cañón por orden Maduro. Que bruto, póngale cero, diría El Chavo. Y si lo dice una periodista de la credibilidad de Patricia Janiot, o las Patricias venezolanas, o colombianas, o chilenas, pues es verdad. Quien tiene el poder, sabe que la voz de ellas es verdad para el receptor, y para eso les paga, quizás unos cuantos dólares que para ellas es mucho dinero, pero que para él es migaja. Y a cambio de esa migaja, aparecen las destrucciones, los baños de sangre, las invasiones, las campañas de descrédito, los falsos positivos, las fábricas de mentiras y las periodistas dispuestas a justificarlo.

Pero Patricia, la Janiot, es la mejor de todas. Con su vibrato sostenido, su mirada ambigua y su verbo controlador y convincente. Allí vienen las preguntas manipuladas, de doble sentido, su elegancia señorial y su belleza seria y circunspecta. los razonamientos para justificar. La invasión a Granada era necesaria, la destrucción de Los Valcanes significaba acabar con los "terroristas". Ella, la periodista "equilibrada" a quien le parece correcto que la "dictadura" de Nicolás, sea derrocada a sangre y fuego, aunque fuera electo por seis millones de personas, pero es incapaz de preguntar a sus entrevistados porque Estados Unidos no cuestiona a la monarquía de Arabia Saudita, donde nunca ha habido elecciones. Ah, que placer prestar su nombre y su imagen para un canal de televisión, al parecer, propiedad de la CIA, para justificar el establecimiento de siete bases militares yanquis en su país de origen y no ver la barbarie que se comete allí, donde el asesinato masivo de líderes sociales es todos los días, la miseria se multiplica por diez y la depredación de la ecología es la mayor en el mundo. Razón tenía Malcoln X: "si no estás preparado para enfrentar a los medios, te harán amar al agresor y odiar al agredido". Para eso están Patricia y las Patricias, para sacrificar a la verdad, la primera víctima de una guerra.

Un gran colega, de ellas, Julius Fucik, cometió el delito de escribir contra la invasión nazi a su natal Checoeslovaquia. Escribir, y ser militante del Partido Comunista checo, era algo que no se podía perdonar, fue su delito. Por ello fue ahorcado poco antes del final de la Segunda Guerra Mundial. Aquí les entrego un trozo de su maravillosa pluma en Reportaje al pie de la Horca. Quizás aprendan algo de la ética y las convicciones de principios, que al final es lo mejor que le puede pasar a uno en la vida.

"Estar sentado en la posición de firme, con el cuerpo rígido, las manos pegadas a las rodillas, los ojos clavados hasta enceguecer en la amarillenta pared de esta cárcel del Palacio Petschek1 no es, en verdad, la postura más adecuada para reflexionar. Pero, ¿quién puede forzar al pensamiento a permanecer sentado en posición de firme? Alguien, un día —quizá nunca sepamos quién ni cuándo llamó a este cuarto del Palacio Petschek "sala de cine". ¡Qué ideal tan genial! Una amplia sala, seis largos bancos, uno tras otro, ocupados por los cuerpos rígidos de los detenidos, y ante ellos un muro liso, como una pantalla cinematográfica. Todas las casas productoras del mundo no han llegado a hacer la cantidad de películas que sobre esta pared han proyectado los ojos de los detenidos en espera de un nuevo interrogatorio, de la tortura, de la muerte. Películas de vidas enteras o de los más pequeños fragmentos de vida; películas de la madre, de la esposa, de los hijos, del hogar destruido, del porvenir destrozado; películas de camaradas valerosos y de la traición; películas del hombre a quien entregué aquella octavilla, de la sangre que correrá otra vez, del fuerte apretón de manos, del compromiso de honor; películas repletas de terror y de decisión, de odio y de amor, de angustia y de esperanza. De espaldas a la vida, cada uno contempla aquí su propia muerte. Y no todos resucitan. Cien veces he sido aquí espectador de mi propia película, mil veces he seguido sus detalles. Ahora trataré de explicarla. Y si el nudo corredizo de la horca aprieta mi cuello antes de terminar, quedarán todavía millones de hombres para completarla con un "happy end". Julius Fucik

Caminito de hormigas…

25.000 dólares cuestan una gandola que salga de Pdvsa Vassa. Por cierto, una empresa del Estado que viola la ley. Pero adivinen quien administra esos dólares.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2044 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275460.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO