Sr. Presidente, ya me cansé de esperar por usted

Después de casi veinte años de lo que se conoce como "revolución bolivariana", Venezuela se encuentra sumida en la peor situación en su historia reciente.

Tanto se criticó los funestos cuarenta años adeco-copeyanos durante este periodo "bolivariano" que resulta poco menos que chocante que nuestra cotidianidad convulsa deje en pañales al pacto de punto fijo en corrupción, mediocridad, pobreza y desesperanza.

El rumbo del país nos lleva a un desastre de proporciones aun peores. La inminencia de una intervención gringa nos pone en una situación de grave alerta, la que no van a solventar destemplados llamados al patrioterismo ramplón desde las cúpulas gobierneras.

Lo cierto es que el discurso del presidente caducó. Se enfermó de comodidad y facilismo. Desgastó el alma de un pueblo que añoraba una Venezuela mejor.

Frases refritas y lugares comunes ya no emocionan, sobre todo cuando son empleadas por una elite que, en nombre del manoseado legado de Chávez, han impuesto un modelo inviable que desde hace rato largo se fue a pique, pero que los mantiene en el poder de espaldas a la gran mayoría de la población.

La gente humilde de mi país confiaba en Chávez pues el se erigió como depositario de su esperanza de superación de la pobreza que nos heredó la cuarta república. Confiaba a tal punto en el que aceptó la propuesta del socialismo que Chávez le ofreció aun sin estar completamente consciente de lo que significaba. Confiaron en el acertado tino que siempre demostró Chávez y le apoyaron siempre. Lamentablemente, el modelo terminó en similar destino a intentos anteriores: devorados por el sistema reinante, el capitalismo.

Sinceramente, en este instante es poco relevante ponerse a revisar si es o no viable la alternativa socialista, pero lo que si esta claro es que en este momento en particular, el modelo propuesto acá es inviable. Pereció porque nosotros, los de izquierda, hemos quedado entrampados en un pantano dialéctico que no nos permite comprender la dinámica actual de la humanidad. Tocará seguir estudiando para lograr ofrecer una alternativa al neoliberalismo sin caer en los dogmas que desde hace tantos años nos han dejado en la retaguardia de la historia.

Lo que si es urgente es evitar un fraticida derramamiento de sangre. No se le puede pedir a un pueblo cansado de un gobierno a que sacrifique su vida por defenderlo. No se le puede pedir a un pueblo decepcionado a que se inmole defendiendo un modelo que, lejos de satisfacer sus necesidades, le ha traído calamidades nuevas.

La historia es implacable, la escriba quien la escriba, y ésta ha determinado que este intento revolucionario agotó su tiempo.

Presidente, evítenos el horror de una guerra entre hermanos: convoque unas nuevas elecciones con todos los actores, oposición incluida. Escuche al pueblo.

Ya no hay más tiempo.

lopez321aureliano@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4286 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a274724.htmlCd0NV CAC = Y co = US