Un nuevo periodo político en Venezuela, 2019-2025, una nueva fase económica está obligada a nacer

"El tiempo es lo más importante cuando se persiguen sueños". Esto lo expresó un gran amigo a quien le hable de mi preocupación por el país y de las ganas de contribuir a impulsar con toda la fuerza y pasión de un venezolano; la siguiente fase de esta llamada revolución: Fabricar medios de producción; esto por ser, el único medio "disponible" para cristalizar el sueño de millones de venezolanos; tener una economía fuerte y un desarrollo social sustentable. Si revisamos la historia del mundo, lo certifica, es el único mecanismo que permite romper con las cadenas de la dependencia y el subdesarrollo, un flagelo que talla el futuro de cualquier país, y más aún si se opone al sistema capital sin función social, donde reina la natural competencia, el ejercicio del poder y las intenciones de subordinar a través de la variable tecnología.

Así ocurre en los países subdesarrollados que albergando las tres cuartas partes de la población mundial, están condenados a todas las consecuencias que este flagelo genera, y es por no cambiar los esquema en el manejo de los recursos tanto materiales como de formación social, es allí, la relación e importancia del tiempo en el caso particular de nuestra Venezuela, es por eso que hablamos de un nuevo periodo político, que con las dificultades presentes está obligado a una nueva fase económica que debe partir y enfocarse solo a dar el paso; a la fabricación de medios de producción.

Es en las Relaciones Internacionales la especificidad; permite expresar que es el "poder" quien rige la interacción entre los Estados y que esto es proporcional a su historia en la fabricación de medios de producción; la nuestra lo señala, 120 años de tendencias políticas reaccionarias que se han disputado el poder, pero ninguna ha impulsado la fabricación de medios de producción, por eso estamos obligados en este periodo 2019-2025 a hacerlo realidad. Esto se explica elementalmente en la misma naturaleza del hombre; estos accionaron en función del interés y dominio de los espacios para aumentar las relaciones de fuerzas entre sus semejantes, así se apropiaron de la creación, fabricación y control sobre lo material para cubrir necesidades; ese poder se transforma en el factor decisorio de las relaciones que existió y existe entre ellos. Ahora, en las relaciones entre los estados se ejercen el poder a través de la variable tecnología, medios de producción o bienes de capital, esto le permite asegurar a un actor sobre otro un orden que tiene como fin la subordinación por la dependencia enajenando todo tipo de soberanía.

En el sentido expuesto, la vía debe ser la siguiente: Imitemos los proyectos, las obras y los servicios de los países que habiendo experimentado barbaries y declives económicos ocasionados por procesos de guerras intestinas o internacionales, si de esto se trata, han partido, o en el caso nuestro partamos de una idea real y desarrollada, decretando y asumiendo un periodo de austeridad, manejar los recursos existentes con criterio de escasez y construir la abundancia desde las condiciones existentes.

Revisando la historia, pensemos en el realismo de la Rusia a la que accedió Lenin por allá en 1918, devastada y sometidas por guerras interminables. En el caso nuestro, de nuestra Venezuela, esas realidades no son comparables; Rusia lo logro con un pueblo dispuesto, con unos trabajadores dispuestos, con una Vanguardia Revolucionaria capaz de fabricar medios de producción, como en efecto lo hicieron. Todos los factores del Estado, toda la nación, todas las voluntades se volcaron a romper las cadenas de la dependencia esclavizante, rompiendo las cadenas del desconocimiento, aprendiendo y haciendo, teoría y práctica, creando una nueva nación, rehaciendo una economía, no había economía de mercado, el único incentivo, la voluntad de cómo tener las herramientas propias para hacer, hasta fundar un vasto territorio y alcanzar su más alto grado cualitativo, esto fue posible con Lenin y su vanguardia revolucionaria fabricantes de medios de producción.

Hoy, la China de Hoy, es por esa solidaridad de la URSS que dio sus saltos cualitativos, hasta llegar a la liberación económica de mercado con el ingrediente de que no puede haber una empresa capitalista si de igual forma no trabaja con la misma intensidad en función social, donde entran en total competencia empresas públicas y privadas, sin excepción por razones de su objeto, son empresas capitalistas en China y en el mundo entero, con una firme orientación tecnológica que sustituyó necesidades fabricando medios de producción, hasta el más alto nivel cultural. Ahora bien, nosotros teniendo todos los recursos, no hemos emprendido el viaje espacial en la fabricación de medios de producción, tan simples, que hace 5000 años, los machetes, los picos, las palas, una escardilla los fabricaba un herrero, hagamos esto hasta llegar a construir un tractor. Lo curioso de todo esto, es que lo sabemos hacer y lo hemos hecho como es el caso de la pistola "Zamorana" y el fusil "Catatumbo", el asunto es que no ha habido continuidad. Pesa más el interés de importar, que el interés de fabricar aquí. El Estado Nacional, no tiene por qué importar, tiene que sustituir las importaciones, fabriquemos para el consumo interno y sus excedentes los exportamos al mercado internacional, o los intercambiamos con los vecinos y áreas de interés político donde influimos. Es decir: Fabricamos aquí y compitamos a donde haya que competir, con la participación, desde un simple herrero, hasta infinidad de compañías pequeñas, pública o privada. En nuestras operaciones petroleras, el hecho de no fabricar nuestros taladros e indumentaria para la extracción de nuestros hidrocarburos e incorporar empresas trasnacionales para todas las operaciones: Surge una relación de poder que se expresa en esa variable tecnológica y cuando se pretende cambiar esos esquemas, implosionan el país por ser ellos quienes controlan los medios de producción; aún después de 104 años del famoso "Zumaque" conocido como "el reventón" que impulsó la explotación comercial de petróleo por empresas concesionarias extranjeras, marcando el inicio de la era petrolera en Venezuela; no hemos fabricado el primer tornillo para el primer taladro.

Construyamos el proceso de fabricación de medios de producción o de bienes de capital, transformando la materia prima en producto terminado, es la única forma de sustituir importaciones y de dominar la inflación. Lo que se ha hecho hasta ahora, es entregar nuestros recursos al capital privado internacional para que los transformen en el exterior en productos terminados y lo cancelemos al precio que en el exterior se impone. Con este sistema creamos una dependencia esclavista, cada día más inflacionaria, es ahora o estaremos condenados a la esclavitud, a los constantes desequilibrios macroeconómicos. Debemos aprovechar con eficiencia las alianzas con China, Rusia y las naciones que fabriquen medios de producción que estén dispuestas a mantener una relación de intercambio y de respeto a nuestra soberanía para que se cumpla el proceso de trasferencia de conocimiento y tecnología, porque es un compromiso de nuestra parte captar a los emprendedores, inventores, innovadores y copiar para luego perfeccionar, que no se siga vulnerando la seguridad de la nación, es lo importante del tiempo.

MSc.

Analista internacional

Carlosellis1 @gmail.com

Instagram: @carlosellis1

twitter: @carlosellisc



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1026 veces.



Carlos Ellis

Analista internacional

 carlosellis1@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Ellis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: