¿Guaidó o Guaire? (Se preguntaba el Presidente de la República)

Uno de los dichos más necios que se suelen escuchar es "no insulta quien quiere sino quien puede" degradación del castizo "no ofende quien quiere sino quien puede". En ambos casos, no lo entiendo porque considero que no consigue negar alguna cualidad especial a la persona que se esté aludiendo. Ello debido a que proferir insultos no es tarea para nada difícil, menos aun que requiera de algún mínimo esfuerzo mental, y menos intelectual. Bastaba comprobarlo saliendo temprano al hasta hace poco insoportable tráfico capitalino, y en un rato ya habías recibido, o proferido, un rosario de insultos.

En la actualidad, el insulto, o el pretendido insulto, es muletilla imprescindible para moverse en la arena, o más precisamente en la cloaca de la política criolla. A falta de luces para confrontar, y vaya que los voltios en este ítem están bastante bajos, requiere mucho menos esfuerzo insultar.

¿Guaidó o Guaire? Se preguntaba el Presidente de la República -presumimos que asumiendo alguna coincidencia etimológica - al referirse al Presidente de la Asamblea Nacional, suponemos que pretendiendo degradarlo al nivel de la inmundicia de nuestro asolado río capitalino. Tal pretensión denota, antes que todo, su desprecio, y su indolencia, por la suerte y la historia del río, condenado por el maltrato que le hemos dado los habitantes de la capital. Pero, también por la desidia gubernamental, agravada en los últimos años por las consecuencias perversas de la inmunda cloaca de la corrupción. Vale recordar el deplorable mensaje por twitter de la conspicua dirigente del PSUV Jacqueline Farías, cuando en medio de la feroz represión del 2017 un montón de personas se lanzó al rio. Respondiendo a la pregunta de adonde habían ido a parar los millones de dólares que supuestamente se invirtieron en su saneamiento, con absoluto desparpajo escribió "Se invirtieron completicos, sino pregunta a tu gente que se bañó sabroso".

Si quería insultar, vaya terreno espinoso en el que se metió el Mandatario. Si le entramos por el nombre, creo que, por el contrario, deja muy bien parado al joven diputado Guaidó. Suponía yo que el vocablo era Caribe. Pero revisando sobre sus orígenes, consigo que hay desacuerdos importantes. Algunos historiadores sostienen que proviene del vocablo Guanche "Guayre" con el que los aborígenes de las Islas Canarias denominaban a su jefe tribal, y que su significado es grande, jefe, notable. Otros historiadores, entre los que se incluye Arístides Rojas, señalaban que el vocablo es de origen americano, derivado del Quechua "Huaira" que significa "viento"[1]. Así, el Presidente de la República sin proponérselo, en vez de insultar, tal vez le haya endilgado al muchacho, de acuerdo al significado guanche, cualidades requeridas para algo que se discute, le tocará asumir, o, si de acuerdo al significado quechua, una de las cualidades del viento, que es la de llevarse algo.

alexisms60@gmail.com


[1] http://historiografias.blogspot.com/2017/04/al-guaire-lo-del-guaire.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1206 veces.



Alexis Mercado


Visite el perfil de Alexis Mercado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: