Pensamiento Neoliberal de exclusión bajo la lógica capitalista

La lista de Tascón

Creer en Dios no es cuestión del reconocimiento de la existencia de templos y edificaciones donde se desarrollan temas religiosos, menos tiene que ver con la determinación de normas y decretos que emiten las autoridades, en este caso eclesiásticas. Creer en Dios transciende las estructuras institucionales de lo humano, es una posición individual de fe y de moral ante él como ser supremo, es la conjugación de los tres elementos esenciales de la vida; Cuerpo, Alma y mente; orientados como unidad inquebrantable, hacia la existencia verdadera de Dios, aunado a la complementación y enraizamiento de la fe a través del estudio filosófico de las ciencias exógenas de la religión y la teología como educación endógena de la religión. En el caso de un verdadero revolucionario, creer en el socialismo, no se trata de desgarrar las vestiduras en la proclamación contemplativa de una ideología, no es una participación protagónica de interés individual para resaltar ante seudo socialistas una actuación sobre la base de antivalores capitalistas de intereses personalistas y en contra de todo principio revolucionario, no es cerrar ni restringir la naturaleza humana a la transformación del "homo capitalista" al "homo socialista". Creer en socialismo es tener la firmeza de la convicción pero con una flexible autonomía del pensamiento para la suma de voluntades en la intensificación y desarrollo colectivo de esta convicción.

Es un pecado capital revolucionario en esta postmodernidad la pretensión de lograr conquistar la totalidad de la conciencia colectiva desde prácticas ortodoxas hegemónicas, que solo han desvirtuado el camino desde la conquista de la praxis individual progresista hacia la acción integral colectiva de los pueblos, que más que éxitos han sucumbido a las profundidades del fracaso. Un revolucionario está en la obligación, como principio de igualdad, equidad y justicia social, desarrollar un pensamiento crítico y complejo, a través de la incorporación de habilidades que le permitan multiplicar el conocimiento y expandir la conciencia colectiva bajo los preceptos de autorreflexión, complementariedad, solidaridad, respeto y autoorganización para incrementar de manera sistemática y sostenible la voluntad de los pueblos hacia la búsqueda del beneficio, la paz y tranquilidad en el marco de una seguridad y desarrollo integral de la Nación.

Tomar conciencia en un proceso histórico, como el que se vive actualmente en Venezuela, es importante comprender la conciencia de las diferentes clases a lo largo de la historia, que por enfocar la historia desde la perspectiva de la ciencia histórica capitalista neoliberal, se descontextualiza el pensamiento, la acción y las motivaciones de los individuos y los colectivos de su realidad concreta que viven en cada momento de su contexto histórico social, tal es el caso de Mao Tse Tung, entre otros, donde la historiografía de los Estados Unidos trata de descontextualizar el pensamiento de Mao de lo que ocurría realmente en la China y en el mundo en su época, obviamente de esa manera vemos un Mao Tse Tung simplemente como un monstruo, por tanto es importante destacar que no se trata de justificar sus acciones, lo que se trata es de entenderlo en su propio contexto a lo que Lukács (1923) señala:

Relacionando la conciencia con la totalidad de la sociedad, se descubren los pensamientos y los sentimientos que los hombres hubieran tenido, en una situación vital determinada, si hubiesen sido capaces de captar perfectamente esa situación y los intereses que de ella emanaban, tanto en lo referente a la acción inmediata como en lo referente a la estructura, conforme a esos intereses, de toda la sociedad; se descubren, pues, los pensamientos, los sentimientos, etc., que son conformes a su situación objetiva". (pp.80-81).

En este sentido, Lukács se refiere a como la conciencia debe entender los motivos de los individuos dentro de la realidad o totalidad histórica donde se desarrollan, por supuesto, asumiendo que esos individuos comprenden esa realidad histórica. Retomando el ejemplo de Mao Tse Tung y su ideología es una corriente de pensamiento que surge en un contexto determinado en los años ´30 del siglo XX en una determinada fase del desarrollo del capitalismo, con contradicciones económicas y políticas determinadas, y sin embargo, reflexionando en la actualidad se puede observar que aún existen algunas corrientes en oposición a los pensamientos emancipadores de esa época, obviamente un poco modificados con otros personajes y corrientes políticas de nuestra época.

En este orden de ideas, el presidente Hugo Chávez fue abordado en el aeropuerto de Colombia, por el Jefe de redacción del programa La Noche, Jefferson Beltrán, con la siguiente intervención: Jefferson-Muchos en Colombia y américa latina, siempre lo han relacionado con un apoyo a la FARC por los actos simbólicos que usted ha hecho, en algún momento usted pidió la beligerancia para este grupo, ¿Qué le puede decir a esas personas que escuchan esas declaraciones y hoy en la actualidad escuchan otras?- Respuesta: Presidente Chávez: Fíjate, me voy a basar en lo que tu haz dicho, tu haz dicho que yo reconocí beligerancia. Jefferson reconfirma – pidió el Estado de beligerancia ante la asamblea legislativa de Venezuela – Respuesta Presidente Chávez: si, en un momento, tú tienes que todo, todo, todo contextualizarlo, ¿Tú eres periodista verdad? –Jefferson – Si, responde– luego el presidente Chávez continúa – "Correcto, entonces yo te ruego que tú contextualices, revisa tú en nueve años, perdón! once años que tengo yo de presidente ¿en qué otra ocasión he pedido eso? Conseguirá en un discurso, en un contexto lo dije ¿Verdad?, ok, ve a ver si hay algún documento donde yo haya solicitado eso o haya planteado eso, solo en un discurso, tendrías que revisar bien lo que yo dije y darle contexto y poner eso en el marco del tiempo de once años que tengo de presidente". (2010, Colombia, Programa la Noche, NTN24).

En conclusión, un verdadero revolucionario, como lo demostró nuestro presidente Hugo Chávez en ese abordaje periodístico, es aquel que ha desarrollado una verdadera conciencia revolucionaria, donde las respuestas y decisiones están enmarcadas en una visión holística, reflexiva y dialógica que permita la autoorganización en el proceso de construcción del socialismo del siglo XXI. Al descontextualizar el pensamiento, la acción y las motivaciones de los individuos y los colectivos de su realidad concreta, practica regular del capitalismo, se afianza la lógica capitalista del pensamiento neoliberal, que subyace en las mentes de aquellos que no se han dado la oportunidad de hurgar, a través del conocimiento, las contradicciones de sus propias convicciones, desarrollando para si una verdadera conciencia revolucionaria. Sin embargo, llegara el momento, en que al Revisar esas conductas neoliberales, que siguen restando voluntades, se podrá Rectificar el daño que provocan esos antivalores capitalistas de intereses personalistas para Reimpulsar la verdadera conciencia revolucionaria, en una acción integral, que en nuestro contexto de transición al socialismo exige con vehemencia la sociedad venezolana en este siglo XXI.

¡Seamos como Chávez, humildes con firmeza en nuestras convicciones, pero flexibles en nuestros pensamientos, jamás pretendamos ser más chavista que él!

Referencia Bibliográfica

∙ Lukács, Georg (1923). Historia y Conciencia de Clase.

∙ Chang, Jung (2006). MAO, La Historia Desconocida. Primera Edición. Santillana Ediciones Generales, S.A. de C.V. México D.F.C.

∙ Programa La Noche. (2010). Abordaje periodístico al presidente Chávez. Nhttp://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=2lPki2RLvns. NTN24. Bogotá. Colombia.

 Ing.

hguerra2010@gmail.com

Doctorando en Seguridad y Desarrollo Integral



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1270 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a274060.htmlCd0NV CAC = Y co = US