PDVSA: Caída de Nelson y Apogeo del Desastre

Que descanses Nelson:

Transcurrieron 12 meses desde la injusta defenestración de Nelson Martínez. Meses de un impensable sufrimiento para alguien que injustificadamente fue expuesto al escarnio, la burla, al señalamiento y al aislamiento que finalmente, complicado por dolencias cardiacas y renales lo llevó a la tumba. Actos considerados por muchos como vil traición para quien desde 2002 dio la vida por la revolución. Víctima de un inexplicable ensañamiento en su contra de parte de oscuros intereses. Su único pecado fue seguir lineamientos y ocupar un cargo deseado por otros más poderosos que él. Nelson fue un hombre de convicciones.

Con el debido respeto y disciplina implícita en la sana conducta organizacional, se enfrentó y distanció con razón de Ramírez y por ello fue puesto en "flotaven" entre 2007 y 2008. En 2014 fue rechazado por Del Pino (y su clan) quien amenazó con una renuncia masiva, cuando competían por la presidencia de PDVSA, de ser Nelson el elegido. En retrospectiva, quizá si él hubiese sido el escogido, la historia hoy en la industria hubiese sido otra. Por ser un hombre de convicción y principios, siempre respetó la decisión de la línea y por supuesto del ejecutivo, razón por la cual y atendiendo dichas directrices, firmaría como ministro documentos que hoy lo han llevado a la tumba sin poder demostrar su inocencia. Nadie en la industria y menos como ministro, firma algo que comprometa la integridad de los bienes de la nación, sin la aprobación tanto de la directiva, como del ejecutivo.

En su convicción patriota y aun en medio de sus dolencias de salud, estaba legítimamente convencido que sacaría a la industria del oscuro hueco en donde se encontraba, sin saber que él mismo caería en lo profundo de ese abismo. A pesar que algunos lo celebran como un macabro trofeo de mentes evidentemente torcidas, miles de colegas y amigos desde dentro y fuera de PDVSA, hemos expresado nuestro categórico rechazo al trato que le dieron en vida y la soez manera en la que le pagó lo que queda de esa revolución, que ilusionó a muchos con un cambio en democracia en 1998. Hoy en definitiva, los hechos desdicen de todo aquello que fue el proyecto originario de país. Con ese precedente, no serán muchos los hombres de la industria que estarán dispuestos a poner un dedo en ella para su rescate, ya que si lo hacen, podrían correr su misma suerte.

Qué ha sucedido desde Noviembre’2017:

Los 12 meses transcurridos luego de la salida de Nelson, han significado una catástrofe aun mayor que la sufrida durante las gestiones de Ramírez y Del Pino. El daño y destrucción que ha experimentado nuestra industria petrolera nacional desde Noviembre’2017, ha tornado prácticamente imposible su rescate, ya que ha tocado su esencia medular, su cultura, su moral, su imagen y su capacidad operativa.

Tal y como hemos advertido desde inicios de 2018 via "big data análisis", [http://questiondigital.com/pdvsa-escenarios-de-produccion-2018/], la producción promedio nación ha entrado desde Agosto’2018 en una especie de ralentización que la mantendrá oscilando entre 1.420/1.22 MMBD +/-30 MBD, al haber tocado su nivel base de actividad actual y cerrara el año alrededor de 1.51/1.33 MMBD (actualizado Noviembre) según formato OPEP (directo/secundario).

Para 2018, nuestra proyección basada en "big data" ha sido la única fuente global capaz de predecir, con un nivel de certeza superior a 95% los estimados OPEP, mostrando una dispersión del 1.9% en las fuentes directas y un 7.5% en las fuentes secundarias, bajo el entendido que estas ultimas poseen por definición, flaqueza estructural producto de lo endeble de sus fuentes naturales (AIS/Port data).

La gestión de Quevedo ha cabalgado sobre un barril que se ha elevado al menos un 40% y aun así ha sido nociva y destructiva. Hoy PDVSA representa un delicado riesgo para la subsistencia del país, por la manera irresponsable en la que se ha manejado.

Cuatro elementos fundamentales hirieron de muerte a nuestra PDVSA; el arranque de la FPO 2007, las empresas mixtas en 2011, el desastre de Amuay en 2012 y la entrada de Quevedo y su directiva en 2017. La destrucción de PDVSA se decreta en 2006 con la implementación del plan siembra petrolera. Más adelante se agudiza con la penetración política, "la asunción" de la corrupción como culto corporativo, el desprecio a la cultura de mantenimiento proactivo, que desemboca en el desastre de Amuay y un sinnúmero de ilícitos ambientales, y las erradas estrategias reinantes durante los ejercicios de Ramírez y Del Pino. Pero toda esa desgracia junta, aun siendo considerable luce pequeña al lado de lo que ha sucedido a partir de Noviembre’2017.

A partir de finales de 2006 con el arranque de la gestión propia (salida de las asociaciones) en la FPO se da inicio al primer calvario. Se movilizaron taladros desde las áreas tradicionales hacia la FPO de manera masiva, impactando hacia la baja la producción desde activos medulares y acelerando la importación de crudo y productos, mientras aumentaba la fracción de pesados extrapesados (X/Xp), impulsando peligrosamente el costo de producir un barril.

Hoy, la fracción de X/Xp ronda el 56% del total producido nación, mientras que el costo promedio de producir un barril se ha catapultado hacia valores cercanos al entorno de los US$28, colocando a Venezuela entre los productores más ineficiente y por supuesto, menos competitivos del mundo. Mientras ello sucede, la industria petrolera nacional se muestra riesgosamente dependiente de los socios foráneos de las empresas mixtas. No es secreto para nadie que en la coyuntura actual, esos socios poseen libre acceso a información privilegiada, fortaleza financiera y capacidad de reacción estratégica y operativa. Poseen suficiente robustez para paralizarla cuando así lo dispongan; arrinconarla y llevarla a negociar bajo condiciones desventajosas y ellos están conscientes de ello.

A partir 2017 las cabezas de PDVSA deciden limitar el acceso a información otrora pública, en un esfuerzo inocuo por ocultar "el desmadre interno". Llegado Diciembre’2018 aun no publican el informe de gestión 2017, ni tampoco permiten el acceso por vía natural a información específica acerca de la gestión actual. Afortunadamente y aunque muy oculto entre sus intersticios, aun existen registros y trazas de información oficial en la red, que permiten derivar de manera confiable el estado real de esa PDVSA hoy distante. No es de extrañar, el empeño de ese liderazgo irresponsable por ocultar la información que por derecho nos corresponde saber, como accionistas naturales que somos los Venezolanos.

Qué le espera a PDVSA:

Parte del empeño de ocultar dicha información nace de la grave naturaleza deficitaria de las gestiones correspondientes a los ejercicios 2017 y sobretodo del 2018, en donde los resultados de costos, gastos y expectativa de ingreso neto aparecen alarmantes. Calculado como función del porcentaje del ingreso total, dichas estimaciones sugieren un crecimiento en los costos y gastos hacia niveles impensables de más del 110% para 2018 y donde el peso de las importaciones de crudo y productos juega un papel fundamental, impulsado por el creciente volumen y el alza observada del barril, desde un promedio de US$35.15 y US$43.5 durante 2016 y 2017 respectivamente, hacia US$58.7 en lo que va de 2018.

Todo lo anterior, sumado al cada vez más diminuto volumen de exportación disponible para generar caja de alrededor de 400 @450 MBD (sacrificando parte del mercado interno), luego de "satisfacer parte" de sus compromisos con China y Rusia, terminara por empujarla indefectiblemente hacia una situación deficitaria para 2018, que podría estar por el orden de los US$14.000 @ 17.000 millones, obligándola por seguro a intentar "maquillar" dicho resultado como ha sido el caso desde 2008, mediante los ingresos financieros/cambiarios.

Considerando la fragilidad técnica, financiera y ausentes estrategias del equipo que ocupa actualmente PDVSA, no se visualizan muchas opciones. Sencillamente, la industria solo servirá de asiento de negocios sin sentido ni valor real para Venezuela y que solo alargaran lo ineludible; la entrega a pedazos de nuestra industria y recursos.

Objetivo; la cabeza de Nelson:

Si usted provoca un cambio en una industria medular, se supone que naturalmente debe ser para mejorar sus indicadores de rentabilidad y productividad. Evidentemente el cambio no fue planificado con dicho objetivo en mente, ya que las credenciales y el nivel de experticia de su reemplazo, así como de ninguno; absolutamente ninguno de los miembros tanto de la junta directiva, como de los puestos ejecutivos claves, respalda dicha tesis.

Cuando usted mira en las redes el rebote de los medios internacionales y contrasta la actuación de la representación de Venezuela con sus pares, usted lo mínimo que siente es vergüenza. Cuando usted mira los resultados de la gestión 2017-2018, lo mínimo que le da es ira y frustración.

Pero cuando usted analiza los pasos que precedieron y sucedieron la caída de Nelson, todo comienza a parecer más claro. La cuenta twitter de Nelson da fe clara de asedio y extraño nerviosismo, reflejadas en constantes visitas de militares y políticos; constantes asambleas y reuniones políticas durante esos cortos 3 meses, cosa que ni remotamente ha sucedido después de Noviembre’2017. Posterior e inmediato al cambio, sale del cargo la vicealmirante vicepresidente. Se le otorgan poderes amplios; sin precedente histórico alguno, como tampoco lo ha tenido su estruendoso fracaso.

Entonces;

  • Cuál fue la verdadera razón de su remoción y sobretodo de su abrupto aislamiento?
  • Qué se esconde en PDVSA y cuál es realmente su objetivo y función real?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3984 veces.



Einstein Millán Arcia

Petróleo y Gas "Upstream"/ Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991 / Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990 / Ingeniero de Petróleo Universidad de Oriente, 1979). Ha publicado y presentado en diversas revistas y conferencias internacionales más de 12 trabajos especializados en materia de Petróleo y Gas. Ha escrito mas de un centenar de artículos de opinión y sido citado en materia de petróleo y gas en: Soberania.org, aporrea.org, NoticiasVenezuela.org, Plattsblog, Oilpro.com, las armas de coronel, segurosybanca.com, noticiascandela.informe25.com, The Slush Pit (Oklahoma Oil & Gas News), Energy Economist y Los Ángeles Times.

 emillan7@hotmail.com      @EinsteinMillan

Visite el perfil de Einstein Millán Arcia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Einstein Millán Arcia

Einstein Millán Arcia

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a273117.htmlCd0NV CAC = Y co = US