En Venezuela ¿Estamos en una crisis o vivimos en una guerra?

"Las crisis nos ensenan algo extraordinario: Tener una nueva mirada de cómo deseamos el futuro. Con más experiencia saber avanzar para que ese futuro nos de la satisfacción de conseguir lo que realmente necesitamos, y convertir esos conflictos, en algo novedoso que nos haga felices" I.M.

Existen varios tipos de crisis: existencial, familiar, humanitaria, social, económica, política… Crisis es sinónimo de problemas, de conflictos, de inestabilidad en cualquiera de esos planos o tipos de crisis. También existen varios tipos de guerra: Guerra fría, atómica, biológica, bélica, comercial, económica, de precios, y las más modernas o sofisticadas y camufladas, la de 4ta y 5ta generación, Todas generan enfrentamientos, combates, luchas y conflictos muy lamentables. Por razones obvias, solo quiero referencial muy sucintamente una sola "crisis y guerra", la crisis existencial y la guerra económica respectivamente:

"Crisis existencial. También denominada crisis vital. Estas suelen estar ligadas a que las personas que las sufren estén en un momento de su vida en el que deben tomar algún tipo de decisión complicada y no tienen claro cómo actuar para hacer lo correcto. Estas dudas surgen ante acontecimientos que se van presentando en la vida y se deben resolver con los recursos con los que se cuenta en ese momento".

Guerra económica. El mejor concepto que he conseguido es el desarrollado por José Gregorio Piña T. "Guerra económica es un término que designa un conjunto de acciones encubiertas o disimuladas ejecutadas por diversos actores económicos, por lo general bajo un plan concebido por actores políticos y estrategas militares, combinadas o no con otros métodos de ataque; destinadas a afectar de manera desfavorable el desempeño de una economía nacional, bajo la apariencia de ser consecuencia necesaria de la exclusiva gestión deficiente del respectivo Gobierno Nacional…".

Ambas, "Crisis existencial y Guerra económica", dejan diversas situaciones severas y un resultado único de una y otra, una crisis y una guerra espiritual en cada venezolano sin saber que hacer o como actuar. De eso se trata el fenómeno Venezuela. Nuestra nación se convirtió en un extraordinario laboratorio para el bien y para el mal. Para el bien a escala planetaria se está observando y estudiando como una nación como la muestra aun no ha caído en las garras del ave fénix y para el mal se nos sigue doblegando el aliento para que claudiquemos y acabemos con el modelo que es esperanza para muchos pueblos del mundo

En los actuales momentos, la sociedad venezolana está viviendo una era de convulsiones y atropellos impensables, y aunque la mayoría de los eventos que están ocurriendo, aun no han "pasado" el umbral a una guerra convencional, la vida social de esta Tierra de Gracia, se vuelve cada día mas desorientada sin siquiera poder tener una visión que nos guie hacia una ruta de esperanza, algo que nos conduzca a un camino con sus acciones que nos dé el aliento que necesitamos para oxigenarnos y tomar fuerzas que nos den el ímpetu para seguir impulsándonos e impulsando el legado heredado de nuestro comandante eterno Hugo Chávez.

A partir del año de 1.999 con Hugo Chávez, se desdibujaron los planes y objetivos de grupúsculos económicos que continuaban viendo a Venezuela como la botija de siempre de donde sacar recursos de todo tipo con las tradicionales y exorbitantes plusvalías –sobreprecios, encarecimientos, excedentes, aumentos e incrementos desmedidos, ascensos abismales, que esos recursos generaban –y generan- desde hace 500 engaños desde que llegara el Colón amante de la Reina Isabel. Desde entonces, y ahora más que nunca, nuestra sociedad se ha convertido en tiro al blanco del arma más poderosa que ha conocido hasta ahora la humanidad, los medios de comunicación que tienen una fuerza mediática capaz de aniquilar cualquier horizonte de esperanza posible, esperanza que pueda convertirse lejanamente aunque sea en una utopía. Un arma capaz de hacer consumir una información de cualquier producto para convertir a dichos seres en autómatas. Los emporios neoliberales de la comunicación en manos de títeres manejados por hilos sutiles de seres inhumanos que solo aman el dinero y sus orgías, pero en Venezuela han estado con fuerza bestial y descomunal desde 1.999, tanto, que llevaron a muchos venezolanos de diversas tendencias a cualquier camino de intolerancia, indolencia e indecencia. Estos emporios han enajenado a much@s venezolan@s en mente, voluntad y cuerpo. Hemos sido sometidos espiritualmente con técnicas y estudios especializados para este fin perverso y maquiavélico y esta guerra nos consume.

Posiblemente lo que estamos viviendo es más bien, más cercano y en forma resumida, a una crisis de valores, por no formar a nuestros hijos a ser seres honestos, transparentes, responsables, éticos como trabajador@s, funcionarios -pienso, digo y creo que una mayoría de corruptos, bachaqueros, especuladores, guarimberos, asesinos, traficantes de almas y mas- como resultado de una guerra que vivimos desde hace mucho tiempo y que no la vemos por la crisis bien estudiada desde laboratorios externos e internos, de una guerra disfrazada por la crisis que no nos deja vivir, que nos atormenta y nos roba el aliento humano para desconsiderar al prójimo sin miramiento alguno, porque no nos importa robarlo, especularlo, irrespetarlo, asesinarlo, atormentarlo… olvidándonos que somos parte de un sistema llamado nación y de igual manera vamos a perecer si la mayoría no hacemos lo correcto y si no nos ponemos de acuerdo en lo que esperamos lograr más adelante en ex horizonte que necesitamos construir a partir de ahora, pero sobre todo, debemos cumplir con esos compromisos. En esta exposición considero que la regla se hizo excepción y la excepción se hizo la regla. Nuestra sociedad venezolana esta al revés. La nobleza se hizo mínima. Lo humano se transformo en seres robotizados

La mayoría de los venezolanos tenemos que hacer un cambio radical en nuestras vidas. Tenemos que voltear la mirada de verdad verdad a Dios como una primera gestión de nuestra parte, ser humildes, sencillos. Tenemos que revolucionar nuestras vidas con Él y a través de Él. Existen diversas formas de crecer para el bien de las mayorías sin afectar nuestra vida cotidiana y familiar. Solo tenemos que transformarnos nosotros y ese será el modelaje para los demás ¿Nos habremos olvidado la mayoría del Dios único de todas las religiones? Si es así ¿Por qué lo hemos sacado de nuestra humanidad que hay en cada un@ de nosotr@s? Si a la final del camino, comprobado está, que nada nos llevamos más que nuestras manos vacías para el sepulcro.

Es imperativo crear nuevos espacios territoriales, donde nos encontremos con nuestras miradas. Vernos de frente y nos desnudemos hasta el alma para darnos la oportunidad de perdonarnos y perdonar lo que nos están haciendo transitar much@s inocentes de esta guerra de una vez por todas, en vez de seguir experimentando formulas a una salida que radica mas en lo espiritual e ideológico que en lo económico material. Desde 1.999 crecimos en todos los indicadores nacionales e internacionales. Fuimos aplaudidos y reconocidos. La calidad de vida aumentó sin precedentes. Tuvimos un viaje placentero pero algo nos faltó, porque lo que logramos e hicimos se desvaneció en los últimos tiempos. Yo soy el principal responsable de mis acciones y mis actos. Los mayores resultados me pertenecen. Ahora nos toca crecer espiritualmente

Estamos en un momento histórico muy crítico para los venezolanos. Un momento donde se necesitan hombres y mujeres que empiecen a labrar una nueva Tierra de Esperanza en lo espiritual con nuevas semillas, semillas que no se vayan a producir frutos a otros lares. Necesitamos campesinos de seres humildes que empiecen abonar esta nueva Tierra, con acciones, decisiones y entregas desinteresadas que fertilicen y garanticen el futuro de una nueva prole con la abundancia de recursos que existe en esta Gran Nación

Yo me quedo en mi Amada Venezuela. A esta edad… Estoy disponible para sembrar mi Nuevo Futuro, el de las mayorías. Empezar de nuevo en este nuevo día en esta Tierra de Gracia, es un extraordinario privilegio. Tengo un maravilloso PAIS.

¡Otro país es posible! Mucho depende de mi

Nuestro legado… también es sagrado



Esta nota ha sido leída aproximadamente 837 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a272382.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO