Azotes de pueblo

Las pasadas elecciones presidenciales del 20 de mayo 2018, el actual Presidente fue reelecto con 67.84 % de los votos; algo cercano a 6.245.800 venezolanos votaron y se restearon con Maduro para agotar de una vez y para siempre con la violencia criminal causada por los partidos antipolíticos que se agrupaban en la oposición al gobierno y la parasitaria oligarquía comercial-empresarial. Estos últimos mostraron sus fauces como monstruos hambrientos y sedientos que sólo podrían saciar con abundantes ganancias en dólares sin importarles siquiera la muerte de sus compatriotas y mucho menos el sufrimiento. Llamarles empresarios es una exageración, pues son un poco menos que buhoneros, pero con más dinero y menos valores éticos-morales. Pudiéramos decir que un empresario en cualquier país se dedique a la producción, a pagar sus impuestos, al desarrollo de su infraestructura comercial y con ello a lo nacional como también a la innovación, al aporte de lo social y al engrandecimiento de su patria a través del encadenamiento productivo; sólo así crecerá el PIB y habrá desarrollo nacional. Por el contrario, cuando se usa la economía como punta de lanza para derrocar gobiernos se convierten los comerciantes y empresarios en todo un AZOTE a la población y máxime si la metodología utilizada es la hiperinflación inducida como el caso venezolano. Jamás en país alguno tales actores del comercio hicieron tantos desmanes continuados contra una población en un hecho violatorio de derechos humanos y nunca gobierno alguno sería tan blandengue y laxo. Sabemos que las grandes firmas comerciales venezolanas se enriquecieron por "favores" recibidos de la oligarquía gringa en compensación a las influencias o lobbies ejercidos al Estado en beneficio de las petroleras extranjeras, las cuales le enseñaron a parasitar del Estado. En ese sentido, el gobierno sabe también que los "criollos" no harán nada para ayudar a la economía nuestra, por el contrario, harán lo que esté a su alcance para "tumbar" a Maduro y entonces, ¿por qué tanta bondad y jaladera de bolas a esos azotes de barrios que de forma pública y notoria acaparan, boicotean y aumentan los precios a cada segundo? Maduro podría obligar a los organismos de seguridad y la SUNDDE a la aplicación de la Ley de Precios Justos, pero no hay voluntad en las jefaturas de las REDI, en las ZODI, en los CORE ni en las Comandancias de Policías. Ha habido denuncias sobre lo que ocurre realmente y todas apuntan a que hay una inmensa complicidad e impunidad de dichos organismos públicos en la continuada violación de la prenombrada Ley de Precios Justos. En esto último no ha habido avances aunque sabemos el interés del Presidente en protegernos. El pueblo se resteó con Maduro en las pasadas elecciones presidenciales y el compromiso debe ser recíproco, Sr. Presidente. No esperamos menos.

saulcol@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 231 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a271512.htmlCd0NV CAC = Y co = US