La guerrilla colombiana traiciona al pueblo de Venezuela

La verdadera lucha revolucionaria actual es contra la corrupción. Todo lo demás es gamelote intelectual, nada justo se puede construir sobre una base cultural inmersa en la inmoralidad y la falta de ética al punto que los inmorales y faltos de ética ni siquiera se pueden reconocer a si mismos como tales. La lucha contra la corrupción es hoy más que nunca la lucha contra el capitalismo salvaje.

Fue el presidente Chávez quien advirtió que no toleraría la presencia de elementos armados extranjeros de ningún tipo en territorio venezolano y que las fuerzas armadas no vacilarían en usar las armas para expulsarlos. En 2007 Uribe autorizó a Chávez a recibir en Caracas a los líderes de las guerrillas y después de conversaciones con sus "nuevos mejores amigos", Uribe y Santos, en un empeño de contribuir con la paz en Colombia y con el fin de disminuir las tensiones y los enfrentamientos armados en el país vecino, para facilitar las conversaciones entre subversivos y gobierno colombiano permitió que importantes contingentes de las guerrillas ingresaran al territorio nacional –aunque ya había presencia aquí-- en especial en el estado Amazonas. La primera organización en concretar de manera efectiva su disposición a iniciar las conversaciones con la mediación de Venezuela fue la organización de las FARC. Dada la evolución de los acontecimientos supongo que Uribe se habrá sentido feliz con la presencia de las guerrillas en Venezuela para justificar cualquier cosa.

A pesar de las evidencias de presencia de guerrillas en Amazonas desde mucho antes de 1999, se afirma que la guerrilla colombiana está presente en Venezuela solo a partir del gobierno de Chávez, pero es bien sabido aquí en Amazonas que comandantes de las guerrillas se reunían con frecuencia con los gobernadores de turno en décadas pasadas a su gobierno, y que algunos gobernadores han hecho tratos también con paramilitares si no con los mismos narcos.

El estado Amazonas desde hace décadas ha servido de refugio, aliviadero, a los grupos insurgentes colombianos y en plena frontera han operado diversas organizaciones armadas, incluyendo lo que fue nombrado como narcoguerrilla, organizaciones mafiosas-monstruosas de tipo paramilitar al servicio de carteles como el de Medellín liderado por Pablo Escobar, carteles con hatos como los de los Ochoa que cerca de San Fernando de Atabapo cultivaba coca bajo el parapeto de hato de ganado bovino, donde exhibía buenos ejemplares criollos de raza Romosinuano, y a orillas del Orinoco una gran bodega sobre una laja en la que con frecuencia parábamos a comprar víveres o algún repuesto durante nuestros viajes por el río. Existían otras bodegas donde se nos había informado que eran administradas por la guerrilla, de hecho cuando por algún motivo debíamos parar en el lado colombiano podíamos ser visitados por la guerrilla que nos pedía documentación y nos interrogaba sobre la razón de nuestra presencia en el lugar. Pero ésto podía ocurrir también en territorio venezolano, de pronto la guerrilla colombiana aparecía y nos pedía la cédula.

La guerrilla controlaba gran parte de la frontera con Colombia con excepción de las poblaciones de Puerto Carreño y Casuarito, ésta última frente a Puerto Ayacucho, atacada varias veces en intentos de ser tomada por los rebeldes. En ocasiones, tanto en el lado colombiano como en el venezolano, controlaban la pesca ilegal realizada con artes prohibidas, o ejecutaban a piratas de río. Su familiaridad con este lado de la frontera llevó incluso a ex-comandantes, como es el caso del M19 ya pacificado, a residenciarse en esta ciudad.

La relación entre la guerrilla y los carteles de la droga siempre fue inaceptable para mí, al punto que negaba esa posibilidad cada vez que tenía la ocasión; el narcotráfico, las mafias, son incompatibles con cualquier organización de verdadera izquierda, no era posible para mi entender que existiera dicha relación o asociación, pero los hechos mostraron que el equivocado era yo. La guerrilla, en especial las FARC y el M19 parecían empeñados en una relación suicida (ideológica, moral y físicamente) con los grandes carteles de la droga al punto que se afirma que fue Pablo Escobar el que ayudó a organizar al M19 la toma del Palacio de Justicia en Bogotá suministrando las armas y vehículos para posteriormente delatar la operación y planificar el asalto con sus tarifados de las Fuerzas Armadas de Colombia, todo con el propósito de destruir los archivos de los expedientes y pruebas contra los grandes narcotraficantes de entonces amenazados con la extradición. El Estado Colombiano representado por los militares y policías, actuó con una violencia desproporcionada, sin el más mínimo respeto por la vida de los funcionarios secuestrados y con ataques de tanques concentrados en las áreas de los archivos que terminaron totalmente destruidos e incendiados. Gran número de magistrados, empleados y casi todos los guerrilleros murieron; además se denunciaron desaparecidos de los que aún no se sabe nada, resultado perfecto para Pablo Escobar y su nómina de los cuerpos de seguridad y políticos cómplices.

No solo la guerrila colombiana, todo indica que sectores de la izquierda venezolana y organizaciones rebeldes europeas hicieron y tal vez siguen haciendo tratos con los carteles de la droga y otros tipos de mafia, para los que han actuado hasta como sicarios internacionales por un puñado de dólares manchados con sangre por las bombas de "los extraditables" y cuyo destino da que pensar cuando vemos a antiguos dirigentes "revolucionarios" bien acomodados dándoselas de consejeros e intelectuales. ¿Acaso nadie puede recordar los comentarios que muchos "izquierdistas" les hicieron sobre la guerra de los narcos contra la oligarquía colombiana y contra los EEUU? ¿Nadie recuerda los incrementos de los asaltos a bancos en Venezuela poco antes de las elecciones presidenciales para financiar las campañas de la izquierda "democrática"? La izquierda siempre ha estado infiltrada de farsantes, no solo de espías al servicio de las grandes corporaciones que financian a la CIA y servicios de inteligencia de otros países, también simples farsantes oportunistas nacionales e internacionales a manera de intelectuales con cegueras convenientes para sus intereses, muchos convertidos en millonarios a partir de sus alianzas con las más podridas mafias.

Mientras esos traidores a los principios más elementales de los revolucionarios que luchan por sociedades más justas exponen a toda la organización colaborando con el peor de los enemigos, las grandes corporaciones y los gobiernos al servicio de las mafias no tienen políticas tan ambiguas o contradictorias. De la relación entre las Fuerzas Armadas Colombianas y el narcotráfico pueden hablar muchos ex-reclutas colombianos que participaron en operaciones antiguerrilleras en territorios cercanos a la frontera venezolana. Cuentan algunos de ellos en relatos independientes que cuando llegaban a plantaciones de coca o laboratorios de procesamiento, a pesar de que los narcos habían declarado la guerra al Estado y masacraban civiles en las principales ciudades a punta de bombas, la orden de los oficiales era pasar de largo, solo la guerrilla de izquierda era el objetivo, la misma que muchas veces protegía a los narcos de su competencia y rencillas entre ellos a cambio de un supuesto impuesto revolucionario.

Hoy, la historia se repite, la guerrilla no aprende o está más interesada en el negocio que en la revolución, solo así se explica su complicidad con el desastre que está padeciendo Venezuela en manos de las peores mafias que se han organizado en nuestro país y que han llevado a importantes sectores del pueblo a la miseria, hambre y todo tipo de otras calamidades.

Muchas anécdotas se pueden contar sobre la presencia de la guerrilla en Amazonas, algunas que casi me cuestan la vida, pero es ahora cuando su presencia es más notoria y abierta y el gobierno colombiano tiene todas las evidencias que le da la gana, y sabe que su redoblada presencia obedece a tratos orientados a la pacificación del país hermano, lo que hace que nos preguntemos ¿Porqué insinúa que se trata de un hecho ocultado por el gobierno de Venezuela? Es público y notorio, la inteligencia colombiana seguro está por todas partes y es obvio dónde existen campamentos que pueden ser vigilados con los satélites del Plan Colombia. El tímido reclamo colombiano parece solo un show tipo falso positivo para decir que hacen algo mientras participan en el saqueo a Venezuela que parece muy evidente que no quieren impedir y es parte de una política o plan oculto en complicidad con altos funcionarios nuestros, donde se aprovecha la corrupción generalizada convirtiéndola en cultura popular que lleva al desangre de Venezuela por la frontera, a la humillación de nuestro pueblo, y al enriquecimiento de la oligarquía colombiana y venezolana, y el desprestigio del socialismo, donde la guerrilla es solo un eslabón más de esa cadena.

Colombia sabe desde hace mucho de la actividad de las minas ilegales en Amazonas administradas por la guerrilla, sabe y tiene imágenes de satélite seguramente excelentes, en alta resolución y de nivel militar que a nosotros nuestro propio gobierno nos ha negado, de hecho hasta se ha burlado enviándonos imágenes del lado colombiano cuando las coordenadas y el objetivo de vigilar las actividades de minería ilegal mediante análisis de imágenes de satélite eran muy claros. La inteligencia colombiana y el Plan Colombia conoce todos los senderos y rutas en general por medio de las cuales el oro, el coltán, y otros minerales, además de información y recursos genéticos de nuestra biodiversidad transitan desde el Alto Orinoco rumbo a Puerto Inírida y otras ciudades colombianas donde guerrilla, paracos, y militares colombianos y venezolanos han hecho un alto al fuego para aprovechar juntos el torrente de dinero que generan esos minerales y demás recursos venezolanos y que dan un fuerte auge económico, por ejemplo a Puerto Inírida, mientras el amazonas venezolano se apaga y se hunde en miseria. La historia viene de atrás y continúa cada vez con más descaro; recuerden los hechos de San Fernando de Atabapo donde fueron detenidos militares del Plan Colombia comprando oro del Yapacana, militares liberados rápidamente y el comisario de la Disip de entonces, responsable de la detención pasado a retiro mediante jubilación prematura.

La complicidad de las autoridades nacionales y la guerrilla en todo esto nadie la duda aquí, falsos positivos aparecen cada vez que las denuncias se hacen intensas. "La Comisión" llega a unas minas donde ya todo está preparado. El comandante ha hecho recoger toda la basura de los alrededores y apilarla (¿muy ecológico verdad? Proteger a la Madre Tierra) y ha organizado una verbena extraordinaria donde se recogerán fondos en oro puro. "La Comisión" llega, incendia la basura, toma fotos y recibe lo colectado en la "verbena" en potes para ellos y principalmente para los generales, potes que suman varios kilos de oro --unos afirman que cuatro, otros que seis-- La mina no recibe más comisiones durante al menos siete meses (¿Siete, verdad, no me equivoco?) y las fotos son exhibidas como prueba de destrucción del campamento minero. ¿Qué hay de la vida de la Comisión anti-corrupción aquella que me mandó a callar cuando informaba de los problemas del contrabando, la gasolina y las minería ilegal, y que saltaba como carajitos con promesa de juguetes nuevos cuando les ofrecieron un paseo para recibir oro de las minas ilegales, minas donde hay de todo, hasta la muy escasa gasolina que pertenece a las comunidades allí está, pero eso sí, cero delincuencia, los delincuentes que joden a todo el país y arruinan y convierten el "Proceso" en porquería, se jactan de controlar la delincuencia pendeja.

Además de la minería ilegal que se realiza ocupando territorios indígenas, la guerrilla controla o hace negocios con los que controlan el contrabando de combustible, el robo y comercialización hacia Colombia de los cables y equipos de CANTV y CORPOELEC, de los repuestos robados, de los alimentos subsidiados, de todo producto subsidiado, del narcotráfico, de todo negocio ilegal siempre que les genere impuestos "revolucionarios". Colabora controlando la delincuencia menor, pero tiene como aliados o es aliada de las grandes mafias de delincuentes que arruinan a Venezuela, es decir, son aliados de los que dicen son sus enemigos con el cuento de que solo les cobran impuestos ¿No es la repetición en Venezuela de lo que han realizado en Colombia en alianza con lo peor del narcotráfico y de las oligarquías? Claro, son solo negocios al estilo de Trump como dice Lavrov, "sin ideologías" , y los negocios se hacen con los grandes aunque sean el "enemigo" mismo.

Las consecuencias de esta unión de mafias nacionales-mafias internacionales-guerrilla son más que evidentes. ¡Ahí están!. Venezuela desangrándose en lo económico y social; una guerrilla con grandes recursos económicos que parece que no los invierte en lo que debe invertir, pueblos indígenas secuestrados en su territorio, casi sin poderse movilizar de otra manera que no sea a remo a menos que acepten todas las condiciones de la guerrilla, el narcotráfico y, como la misma guerrilla les ha informado, de los carteles mexicanos y colombianos que han ocupado el territorio indígena sin autorización (igual que ellos y según ellos); carteles que se movilizan ilegalmente a su antojo en helicópteros y avionetas en un territorio provisto de radares y en un país donde Chávez ordenó el derribo de las aeronaves que siguieran violando el espacio aéreo y que no hicieran caso a las órdenes de salir del territorio o de aterrizar, orden que finalmente solo generó los más estúpidos y ridículos falsos positivos de derribo de aeronaves; escasez de efectivo, escasez de alimentos, escasez de gasolina a pesar de que llega, escasez de gas, escasez de agua, instituciones saqueadas, interconexión de telecomunicaciones en estado crítico, y que por los lugares de donde se han robado los cables debería avergonzar a las autoridades si tuvieran algo de dignidad o si no son cómplices, ocupación de territorios indígenas por grandes mafias, escasez de repuestos, deterioro acelerado de comunicaciones, corrupción promovida y generalizada cada vez mayor, escasez de medicinas, desnutrición infantil, infelicidad, una brecha cada día mayor entre ricos y pobres, cada vez más pobres, cada vez más lejos la justicia social y el respeto a la Madre Tierra, un crecimiento desmedido de las mentiras gubernamentales y una amenaza cada vez mayor de intervención extranjera con el cuento de derrocar a Maduro y con el único, verdadero fin, de apropiarse de los recursos del país y de este estado.

La falta de gasolina dificulta la movilización por el territorio que está a merced de las mafias, el excesivo número de alcabalas solo sirven para maltratar al pueblo, enriquecer a algunos generales, o muchos, tenemos más de 2000, y secuestrar y extorsionar a transportistas mientras las actividades de destrucción del país continúan sin problemas. ¿Exagero? Retener a choferes y ayudantes en las alcabalas presionándolos así para que dejen parte de su mercancía o paguen en efectivo no es lo único que conoce todo el que transita por el país en especial cerca de la frontera, la sede de la policía científica en Puerto Ayacucho nuevamente estaba siendo utilizada por funcionarios policiales para secuestrar ciudadanos y cobrar rescate como quedó evidenciado con el arresto de varios de ellos hace dos semanas, tal vez se equivocaron y secuestraron a alguien con palanca militar como algunos mal pensados siguieren. Claro que si fotografían a esos funcionarios para la prensa será de espaldas y tal vez les den un cargo en la gran mafia y solo sus familiares y cómplices podrán reconocerlos. Así son los arrestos en falsos positivos donde se protege la identidad de los involucrados ¿Porqué no se protege la identidad de la señora que mató a su hijo, o de la señora que corrompió al suyo? ¿Porqué no se protege la identidad de unos y sí las de los que tienen que ver con los casos que hieden a falsos positivos? Ridículos falsos positivos donde se recuperan migajas mientras sigue el festín de las mafias a vistas de todos.

Decir que por el territorio nacional transitan carteles en helicópteros y avionetas puede ser rápidamente desmentido por lo difícil de probar, seguramente he quedado como exagerado o interesado en mentir, pero el tiempo me ha venido dando la razón en todo, como cuando hace poco se mostró cómo delincuentes contratados para controlar las minas ilegales y someter a los pueblos indígenas fueron abatidos por la policía (por otras causas, claro) y en su celular encontraron vídeos desplazándose en helicóptero exhibiendo armas automáticas y una granada. ¿Quién los transporta cuando militares me han replicado que no es cierto que las mafias transiten en helicópteros y avionetas por el territorio porque ellos controlan todos los vuelos y nada se mueve sin que ellos lo sepan? ¿Acaso la delincuencia común tiene autorización militar para contratar vuelos de avioneta y helicóptero y trasladarse a lugares donde el ciudadano común no puede ir ni por tierra ni por río?¿No tienen razón los pueblos indígenas?

Había indicado en otros artículos que la preparación del Arco Minero del Orinoco (AMO) se inició con el consentimiento y promoción de cualquier tipo de actividad minera sin control en Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro, y quebrando empresas mineras del Estado, como lo hacen los gobiernos que quieren vender a transnacionales a precio de gallina flaca pero con muy grandes comisiones para los negociantes nacionales. Los nuevos dueños de Venezuela parece que han decidido vender después de quebrar al país. El gran desorden y las pérdidas ocasionadas por esta actividad sería la justificación perfecta para el AMO que vendría "a poner orden" en el desorden por ellos mismos han creado. Señalé que el problema sería posteriormente sacar a los mineros y las pequeñas pero sanguinarias mafias que viven de su extorsión, para que las empresas internacionales a las que se vende el país no tengan problemas, que eso se traduciría en masacres como las que ocurren en otras partes del mundo, y eso está ocurriendo, ni más ni menos que con la participación de la guerrilla, que parece empeñada junto al gobierno nacional en desacreditar el socialismo llevando hambre y miseria al pueblo, protegiendo o negociando con las grandes mafias nacionales e internacionales y ridiculizando el "ecosocialismo" venezolano.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1228 veces.



Íñigo Narvaiza


Visite el perfil de Íñigo Narvaiza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Íñigo Narvaiza

Íñigo Narvaiza

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a270897.htmlCd0NV CAC = Y co = US