Golinger, el imperio y la izquierda exquisita

La izquierda, más que crítica, exquisita, esa que NO MENCIONA EN SU DISCURSO AL IMPERIALISMO NUNCA, se ha quitado la máscara muchas veces y se la ha querido volver a poner como si los venezolanos no nos diéramos cuenta de su inmoralidad. Toda esa " izquierda" golosa que se arroga el nombre de "chavismo crítico", aquellos que dicen integrarla, empezaron a atacar al gobierno de Maduro desde el mismo momento en que se posecionó. El primero fue Jorge Giordani con una carta el 18 de Junio de 2014, apenas a 3 meses de tomar Maduro el poder! Carta disfrazada de análisis económico que resumía en dos o tres frases su mensaje vital: Nicolás Maduro estaba incapacitado por incompetente para llevar las riendas de la República. Resollaba Giordani por la herida luego de haber sido destituído como Ministro de Planificación del gobierno.

Le achacaba Giordani a Maduro toda la responsabilidad de las dificultades económicas del momento, como si él, que recién salía del despacho de Planificación, no hubiera tenido nada que ver con ellas. Detrás de Giordani siguieron inmediatamente Héctor Navarro ex-ministro de Educación Superior y Ana Elisa Osorio ex-ministra del Ambiente, quienes ya fuera del gobierno también, tomaron distancia y pasaron a la oposición. Si la carta de Giordani es inmoral, también lo es la actitud de Navarro, quien este martes 16 de octubre pasado afirma al ser entrevistado (https://www.aporrea.org/ddhh/n332979.html): "En la Venezuela de Maduro hay presos políticos, muertos y desaparecidos", relacionándo esto con la muerte del concejal Fernando Albán ocurrida hace pocos días, mientras estaba encarcelado en el Sebin. "Como mínimo hay una responsabilidad del Estado, de cuidarle la vida a un prisionero", dijo. En esto último estoy completamente de acuerdo con él. Pero el ex-ministro Navarro no menciona en su entrevista que la mayoría de los connotados políticos presos de este gobierno han salido indultados o con casa por cárcel, y curiosamente al salir se les ha visto más rozagantes y saludables que antes de su cautiverio, como a Ceballos, Saleh, Ledezma, López, Joshua Anthony Holt, etc.

Y más aún han salido, como Ledezma, a seguir metiéndole fuego a la candela. Más bien muchos terroristas y guarimberos avezados, fácilmente han llegado a catalogar al gobierno, por supuesto entre susurros, de bobo y gafo por su falta de severidad para con ellos. No se diga de lo que piensan muchos chavistas. Por esos antecedentes, el hecho ocurrido con el concejal Albán es un evento aislado, pero no por ello deja de ser un suceso grave, y debe de ser investigado a profundidad. Pero no es el ex-ministro Navarro quien clame por los cientos de campesinos asesinados por terratenientes durante el gobierno del Presidente Chávez, cuando él era ministro, por culpa de la extorsionadora profesional Luisa Ortega Díaz quien nunca se dignó a acusar a los asesinos sino a recibir dinero de ellos a cambio de de no acusarlos, como era su deber. O se acordará Navarro de Eliécer Otaiza, de Robert Serra, de Ricardo Durán, de Tomás Lucena, de Danilo Anderson? Pareciera que con los victimarios de todos ellos quisieran Navarro y toda la izquierda exquisita gobernar. Porque, qué vendría si en un supuesto negado, cae el gobierno de Nicolás Maduro? Se mantendría la independencia nacional que mal que bien disfrutamos en este momento los venezolanos, si la derecha apátrida y la izquierda exquisita miserable lograran acceder al poder como ya lo tienen planeado con antelación desde hace tiempo? Sencillamente, no. Ni siquiera el gran operador-articulador de este proyecto político, que hoy en día está preso, usó nunca en su léxico la palabra IMPERIALISMO.

Tampoco lo hacen Navarro, Osorio, Gómez, Valderrama, Ramírez la aspirante a Malinchita, Millán, Orihuela, Cabezas y menos aún Hernández o Golinger. Está última casi se atragantó cuando salió a esclarecer de forma atropellada que un documento confidencial de la inteligencia yanqui que señalaba al ex-ministro del Interior Miguel Rodríguez Torres como pieza integrante de sus servicios, podía ser apócrifo o falso. Su argumentación legal me pareció comprensible, viniendo de una abogada conocedora de esos temas. Pero su casi desesperado intento por acudir a explicarlo no me pasó desapercibido. Casi diría que fueron minutos entre el señalamiento a Rodríguez Torres y el tweet suyo que lo desmentía. Su motivación debió de ser emocional. Su premura mostró desespero.

Poco después de la detención de Roríguez Torres permaneció en silencio pero días antes de la elección presidencial del 20 de Mayo de 2018 realizó unos comentarios en contra del Carnet de la Patria y finalmente hace días en un tweet señaló que Nicolás Maduro viajó a la ONU deseperado para que Trump le perdonara la vida, cosa que magnificó en su artículo Maduro, Chávez y Trump: una historia de tres presidentes (https://www.aporrea.org/actualidad/a270674.html) Si yo fuera abogado y me dieran a elegir entre el caso de probar el desepero de Maduro y el caso de probar su desespero cuando Rodríguez Torres fue señalado, elijo mil veces y sin pensarlo el caso de ella. pues fue más que evidente y fácil de constatar como acudió desbocada en ayuda del ex-ministro. Con respecto al artículo de su autoría antes mencionado le diría que las cifras del FMI son cifras de parte interesada; que si la diáspora que provino de Colombia, Perú, Ecuador, Argentina y Chile principalmente, no desbordó a Venezuela en los 70 y 80, mucho menos la emigración venezolana lo hará con todos esos países; que si acaso como ella afirma Maduro atisbó la posibilidad de que Trump quisiera acceder a una reunión, fue un acto de mucha responsabilidad de un estadista el buscar o facilitar que se diera a pesar de sus diatribas contra el "imperio estadounidense" (ojo las comillas son de la Sra Golinger); que afirmar refiriéndose al Comandante Chávez, que su costumbre de elegir la lealtad por encima de la competencia fue un error garrafal es sencillamente no conocer a Chávez ni al pueblo venezolano que preferimos la lealtad a toda costa; que quienes acusan al gobierno venezolano de Nicolás Maduro de violación de derechos humanos, corrupción y fraude electoral son los campeones y mayores violadores de estos derechos, los mayores corruptos y los realizadores de los más escandalosos fraudes electorales habidos en América, empezando por los EEUU, pasando por Honduras, México, Perú y Colombia; que en Venezuela no hay crisis humanitaria sino escasez y desabastecimiento originados como en su momento en Cuba, por errores propios del gobierno en el campo económico pero sobre todo por el contrabando desleal y el ataque a la moneda que vienen desde Colombia, la corrupción principalmente en PDVSA patrocinada, tutelada y protegida por agentes nacionales e internacionales, los más notorios la anterior Fiscalía General de la República, cuya cabeza visible está protegida en Colombia, y la CIA que infiltró y reclutó a la mayoría de los gerentes de la industria petrolera, entre ellos los de CITGO y a Rafael Ramírez. Por último por el Fracking estadounidense cuyo esplendor ya llega a su fin aunque logró llevar los precios del petróleo hasta los 20 dólares y por el bloqueo financiero criminal que se practica sin ningún prurito ni pudor no en contra de Maduro sino del pueblo venezolano.

Crisis humanitaria hay en la Goajira colombiana, en el norte de Africa o en Yemen. Le diría finalmente que, no jactarse pero sí ufanarse de haber realizado sorpresivamente ese viaje a la ONU tiene sentido y validez dado que se aprovechó muy bien la oportunidad para denunciar los atropellos del imperialismo yanqui (sin comillas) e informar sobre la verdadera situación del país; que la criptomoneda El Petro ha sido considerada una genialidad por una de las agencias más reconocidas de evaluación económica en China y que es un intento creativo por sortear el bloqueo financiero de su gobierno Sra Golinger.

El resto de su artículo lleno de calificativos personales en contra de Maduro no merece ningún comentario. Y el artículo de la ex-ministra de Ciencia y Tecnología Nuris Orihuela aparecido este sábado 20 de octubre Cobardes (https://www.aporrea.org/ddhh/a270798.html) es una mala copia de la entrevista hecha a Navarro pero más llena de adjetivos y denuestos que de raciocinio. "Pensar" que el trágico suceso acontecido con el concejal Albán fue un homicidio es una cosa. Acusar públicamente al gobierno de ser su autor a través de medios televisivos, radiofónicos e impresos, otra. Vaya vaya esta izquierda exquisita, este "chavismo crítico" que yo entrecomillo, porque NO MENCIONA EN SU DISCURSO AL IMPERIALISMO NUNCA. Que yo entrecomillo como sus adalides hacen, para negar la existencia de "el imperio estadounidense", o no Sra Golinger?

acam65@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1862 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a270809.htmlCd0NV CAC = Y co = US