Cuando "éramos felices y no lo sabíamos"

En la década de los 70’ el salario mínimo era de 620 Bolívares., 155 Bs. semanales: billetes y monedas en un sobre, representaban el pago de la semana, que duraba poco en los bolsillos, pues el viernes, después de visitar el abasto o supermercado cambiaba de manos; se acostumbraba el crédito o "fiao", acción que torturaba aún más el flamante sueldo. Los pobres tenían que ayudarse con otra "chamba", como se dice ahora; el albañil, en su tiempo libre salía con su tobo, la cuchara y el cepillo, a ver dónde pegaba un bloque o ladrillo, remendaba una pared o arreglaba un tubo de agua potable: "éramos felices y no lo sabíamos". Cuando salía algún gasto "extra" de la universidad, "las proteínas" desaparecían del plato: se comía chaco (batata) con ají, o sancochábamos auyama. Cuando la situación se ponía dura repartían un pedacito de pescado salado (cabaña, carachana o bonita) y casabe: "huelan el pescado para que les dure", tan felices éramos que no reparábamos en ello. Claro que si éramos felices, podíamos ir alguna que otra vez a la ciudad y admirar las tiendas de "ropa", de zapatos, juguetes. Los exhibidores de aparatos electrónicos, las exquisiteces, variedades de dulces muy al alcance de los ojos, hasta ahí llegaba la felicidad. Los nostálgicos de la felicidad pasada, por supuesto que no fueron los que respondieron con "El Caracazo" a las medidas económicas de Carlos Andrés Pérez, porque, si no, en vez de enjuiciarlo lo hubiesen sacado en hombros de Miraflores, como era su aspiración. Para no contrariar a "los confundidos" vamos a decir que los de "El Caracazo", se cansaron de ser felices.

La verdad sin montaje ni mala intención es que esos que añoran la felicidad en pretérito, "involuntariamente" no se acuerdan que la consiguieron cuando Hugo Chávez, comenzó a ordenar el país a favor de la mayoría, atendiendo a lo que él llamaba "la gran deuda social", por eso la hazaña de lograr el aumento del precio del petróleo a 120 dólares el barril, las condiciones de la verdadera nacionalización del oro negro y la inversión social de los recursos, aumentó el poder adquisitivo: se podía comprar un carro regulado, electrodomésticos; hubo problemas con el servicio eléctrico porque prolifero la compra de aparatos de aire acondicionado y otros logros menos capitalistas y más humanos como la salud, educación, deporte y cultura endógena; de verdad éramos felices, pero nos costó varios saboteos y paros patronales: protestaron "los que querían seguir siendo dueños de Venezuela". Nos costó un golpe de estado, y todo lo que hemos contado hasta la saciedad y por lógica seguiremos contando; con protagonistas propios y otros no tan extraños: el enemigo del norte que no estaba de acuerdo que una nación con "ínfulas" socialistas fuera feliz, invento el fracking, y con ayuda de países aliados "inundaron" de petróleo el mercado, logrando bajar los precios; unido a esto toda la guerra que le hicieron a Chávez y la que continúan haciéndole al pueblo y a Nicolás Maduro.

Quien puede ser feliz con un falso dólar a 6 millones de Bolívares, marcando precios y borrando la moneda venezolana, quien puede estar contento con un bloqueo económico que dificulta la importación de alimentos y medicinas. Si éramos felices, pero debemos reconocer en que tiempo o época y porque?. Ahora hemos comenzado una nueva batalla en la guerra por nuestra independencia política y económica, en la cual debemos defender y atacar desde todos los flancos, pasar revista y fortalecer todo lo que parezca débil. Venimos de una fase donde los altos precios y la falta de dinero físico hizo inaccesible los productos de primera necesidad, por ello ahora debemos evitar que nuevamente el dinero venezolano se comercialice como cualquier mercancía, quedar sin efectivo en las entidades bancarias y hacer lo posible para que el pueblo de bien pueda acceder al mismo, sin trabas que solo sirven para servir a los que menos sirven, por ejemplo en el invento de las cuentas virtuales, el personal de una entidad bancaria despide al cliente diciéndole que no se acerque por el banco porque solo puede retirar dinero por cajero y pagar por puntos de ventas. El pueblo es en realidad los ojos del Presidente, en él se reflejan los logros y desaciertos del Gobierno Bolivariano, por ello se hace necesario atender los detalles que pueden desdibujar u oscurecer un buen proyecto. Las Diez Líneas estratégicas impulsadas a través del Programa de recuperación, crecimiento y prosperidad económica, tienen todas las características de que alcanzaran el éxito esperado; con la décima directriz no estamos llevando oro a las arcas federales de los Estados Unidos, como se hizo en la IV República, más bien repatriamos nuestro valioso mineral aún más, con la modalidad de ahorros que ha implementado el Gobierno Bolivariano. Debemos acompañar el programa y hacerle seguimiento, con una constante evaluación que permita si hace falta, retroalimentar acciones que corrijan fallas o errores, para avanzar sin demoras hacia "la suprema felicidad social", que visionaba el Libertador. Confianza y fe de los venezolanos en el crecimiento de su Patria, que se refleja hasta en los que emigran, quienes retornan a ella en medio de una gran manipulación mediática por parte de quienes los han estado utilizando para crear el ansiado "canal humanitario", con el fin de poner "su planta insolente" en la tierra sagrada de Bolívar: "Al darse cuenta que les vendieron cantos de sirenas, ya son muchos los venezolanos que han regresado a Venezuela luego de emigrar a otras naciones, donde vivieron en carne propia la xenofobia y el desempleo".(Lechuginos.com 04/09/2018). Varios expresaron las calamidades que pasaron y que no hay nada mejor que estar en su país y con sus familiares. "Éramos felices y no lo sabíamos".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1734 veces.



Francisco J. Marcano V.

Misionero Colaborador de la Misión Sucre. Profesor en Biología, Especialista en Supervisión Educativa, Magister Scientiarum en Planificación y Evaluación de la Educación.

 misionsucreejeclavellino@gmail.com

Visite el perfil de Francisco J. Marcano V. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Francisco J. Marcano V.

Francisco J. Marcano V.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a268964.htmlCd0NV CAC = Y co = US