Venezuela ¿Socialismo o Neoliberalismo?

La difícil situación de Venezuela evidencia cada vez más las palabras de Eduardo Galeano cuando refería la idea del "mundo al revés", porque pronto se olvidan circunstancias e incluso ideas que son cardinales para entender lo que se vive. El caso de Venezuela es quizás significativo. El Presidente Chávez, en 1998, apostaba sin dudarlo más que por el "socialismo" o "comunismo" a la tercera vía que habló Tony Blair, llegó incluso a afirmar que nunca se había leído El Capital de Marx, –cuestión que no es pecado-. Sin embargo, el golpe de estado de abril de 2002, sin duda alguna le coloca en una encrucijada y, bajo la influencia directa de Fidel Castro, asume la idea del "Socialismo del Siglo XXI", entonces también se presentan las ideas de Heinz Dietrich con el libro de igual nombre. Sin embargo poco antes de morir, el presidente Chávez afirmó que no podíamos llamarnos a engaño porque la formación económica que prevalecía en Venezuela era la capitalista y rentista, reconocía de esta forma lo inicial de un proceso que es necesario evaluar, sobre todo a la luz de los actuales acontecimientos, donde es importante preguntarse ¿Hacia dónde va orientada la política económica de Venezuela? ¿Es realmente socialismo o comunismo? ¿Transita al neoliberalismo? ¿Cuáles son las perspectivas en la Venezuela actual?

Sin duda que existen factores internacionales que afectan la economía nacional, el ataque a la economía resulta necio negarlo, las diversas formas de extracción de monedas, así como el lavado de dinero ilícito, que han hecho crecer el número de personas que se han enriquecido a costa de las mayorías que sufren. Una violencia inédita en la historia económica mundial. Eso es innegable, pero asimismo no se puede omitir responsabilidades y dentro de ella la falta casi absoluta de política de estado y del gobierno que pudieran contener la situación generó una aguda crisis cuyos factores se pueden precisar en dos órdenes: uno de la macroeconomía y dos desde lo ético ontológico, ambos que intentaremos resumir en este artículo.

El primer aspecto del ataque a la economía Venezolana, ha estado dirigido principalmente al signo monetario. En 2015, al regresar de un viaje de Ecuador, me reuní con una serie de amigos y en un almuerzo, meditando sobre la situación que se vivía donde resaltaban dos elementos importantes, por un parte el proceso eleccionario de la Asamblea Nacional ganado por amplio margen por sectores de la oposición, quienes entre la soberbia y la torpeza política echaron por la borda esa oportunidad política; y por otro lado que el dólar hacía traspasado la barrera de aumento de los 100 Bs por dólar, entonces comenté que en lo sucesivo el aumento en el precio cambiario sería centenas, no en decenas, y me parecía casi imposible que un mortal común y corriente como este servidor se diese cuenta de ello y que los cuerpos de inteligencia del estado no lo percibieran. El monstruo creció de tal manera que materialmente se expulsó a muchas personas fuera del país (cuya cantidad es difícil estipular, pero pienso deben ser millones), sobre todo de jóvenes. El Banco Central dejó de publicar los ya inciertas y amañadas estadísticas del producto interno Bruto y la inflación porque nadie creía sus indicadores.

Sin embargo hubo factores que solventaron la situación, de una parte una serie de "Bonos" de parte del gobierno que tiene efecto más psicológico que real; asimismo las remesas de los emigrantes a las familias que se quedaron, por ejemplo varios de mis estudiantes en la universidad debieron partir para cubrir los costes de enfermedades terminales de algún familiar cercano, así como en el consumo de alimentos cuyos ingresos eran insuficientes; otros eran los generados a través de páginas web en dólares, muchos de los jóvenes y otros no tanto, asumieron esta opción en el entendido que es más provechosa que un trabajo en otro campo pagado en bolívares que se tragaba la inflación.

Sin embargo, pienso que uno de los daños más graves, además del mencionado, en el ético. El pequeño comercio con los víveres y alimentos que llegaban, que era comprado y acaparado por algunas personas para luego revenderlos a precios exorbitantes. El haber convertido a la moneda de instrumento de compra en una mercancía en sí misma, donde se llegó a pedir hasta el 350 %.

Si bien el cambio monetario influye, no es menos cierto que una misma moneda sino se toma un conjunto de medidas coherentes con todo el plan no se llegará muy lejos, veamos, en un viaje anterior a Ecuador (2009) se encontraban pc y laptop en el mismo precio del mercado norteamericano, a partir de 300 $, en el posterior en 2015 (ya comentado), el precio de estos mismo equipos no bajaba de 1 200 $ como consecuencia de la inflación existente, independientemente de la moneda que se utiliza allí (dólar).

Y esto se recuerda por el punto señalado del daño ético en la sociedad venezolana. Las diversas formas de usura y especulación generada a nivel de algunos sectores de la sociedad, personas que acaparan productos para revender a precios exorbitantes, personeros del gobierno que utilizan sus cargos para el usufructo de los productos que son para las mayorías. El comercio con las medicinas de los sectores desposeídos, vulnerables, los altos costos de los vestuarios, calzados, y artículos de primera necesidad que han aumentado en millones por ciento desde principios de enero hasta hoy (un cloro en la primera fecha era de 50 Bs en la actual de mediados de agosto, oscila en 2 500 000; una bolsa de 10 panes costaba 100 Bs en la actualidad 1 200 000) constituyen un capítulo inédito en la historia mundial.

Con esto se quiere significar que si no se toman otras medidas, además de las actuales, poco o nada se logrará porque en cuenta de pocos meses, la inflación (hiperinflación en grado superlativo), incentivada por la especulación, si las plataformas bancarias, especialmente las de la Banca pública, siguen en el estado caótico e infuncional de la actualidad, si continúa la escasez de tarjetas bancarias, hará trizas este intento de recuperación económica.

La otra inquietud es ¿Cuál es el rumbo? ¿socialismo?

Se refiere a una realidad la dolarización de la economía venezolana, y es verdad, pero en la práctica se reconoce y acepta. Se habla de un Dólar Today "criminal" que estableció e incentivó el dólar paralelo, y esto es cierto en cuanto la existencia de un control cambiario que no controlaba nada, se acrecentó el cambio de un dólar paralelo que mientras el primero estaba en menos de 30 000 el otro fluctuaba entre 3 700 000 y 5 000 000, la última vez que revisé su estadística. Veamos la propuesta, se suprimen cinco dígitos a la moneda, se toma como parámetro de cambio el Petro. 1 Petro igual a 3 600 BsS y a 60 $. A escasas 24 horas de los anuncios presidenciales ya el dólar paralelo, bajo la guía de aprendizaje de Dólar Today, los especuladores están pidiendo 8 000 000 por dólar que se convertirán en 80BsS por dólar. ¿Cuáles serán las medidas gubernamentales para evitar el descalabro mayor de la economía y aun mayor hiperinflación?

Esto equivale a 0,000278 BsS por Petro y 0,01667 $ por Petro, dando como resultado la relación de 59,95 BsS por 1 dólar, que en relación al bolívar fuerte que fenece representa 5 995 000. Si las matemáticas no mienten –y no mienten– no solamente se reconoció y legalizó el indicador de cambio de Dólar Today sino que se aumentó casi en un 100%.

La medida en la práctica implica el desmontaje del control cambiario y un "paquete" de medidas que buscan afinar el aparato productivo nacional, con una férrea "disciplina fiscal" que pueda dejar atrás la emisión de dinero inorgánico, donde los tributos y la recaudación interna se agudicen, aumentando impuesto al fisco, así como el IVA, para subsanar el déficit fiscal y agrega que para eso se cuenta con las reservas de oro, petróleo que permitirá incentivar el aparato productivo nacional.

La única diferencia con las medidas del FMI es que están se acompañan de un plan populista que morigere el impacto, con un esquema populista para solventar las necesidades básicas de la población, como el aumento de sueldos que por lo menos le permita tener los básico para la subsistir –que no vivir plena y dignamente–, de esta forma se juega la estabilidad gubernamental.

Si se tiene esto claro, vale la pena preguntarse ¿vamos en la vía del socialismo? O como reconoció el Presidente Chávez prevalece la economía capitalista, por tanto el capital, la usura y la propiedad sigue gobernando en este país, solamente que ahora no estamos en manos de Estados Unidos sino de otros imperios, igual de poderosos como India, Rusia, Irán, Turquía y China (esta última dueña de aproximadamente el 70% de la deuda de USA, razón por la cual nunca invadirá Venezuela) que son quienes financiaron este proyecto económico. Asimismo es conveniente preguntarse ¿Cuáles son los convenios y compromisos asumidos por el estado venezolano con estas potencias? ¿Cuál es el costo? Eso no se sabrá sino a largo plazo, pero sin duda alguna está inmerso las reservas petroleras y el Arco Minero.

armand2002ve@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 567 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N Y ab = '0' /actualidad/a268007.htmlCd0NV CAC = Y co = US