Alianza de vida en pro de la Patria

Todo país tiene derecho a la defensa y más cuando es asediado por fuerzas de una anómala guerra sin cuartel y por el histórico enemigo del mundo: El Imperialismo, tenga el apellido que sea y tenga la fuerza que sea. La estrategia en tal contexto prevalece de habilidad; no hay enemigo chiquito, este imperio actual tiene experiencias, por cifrar alguna, Vietnam, le plasmó la humillación y la vergonzosa derrota que dejó y deja claro que él no es infalible.

El pueblo venezolano y otros de la región aplauden en estos momentos la determinación de que nuestro componente marcial se adiestre no solo en la defensa integral de la nación sino en la defensa continental y que ponga muy bien a tono ciertos puntos estratégicos, la actualización de sus soldados-hombre-mujer y ello incluye a la milicia y al gran Bravo Pueblo organizado. Nuestros aliados democráticos no imperiales en defensa de la paz mundial, entienden que un ataque o presunción invasiva por parte del energúmeno equivaldría a perder el pulmón que suministra oxígeno a la ejemplaridad del Nuevo Proceso Humanitario a fines precisos de conservar la especie en este nuestro el planeta. Porque aunque algunos compatriotas se esmeren por irreconocer esta verdad sin planteamiento de la básica razón, es innegable que este hecho histórico por el cual transita la patria desde hace apenas 20 años de revolución del pueblo y para el pueblo, de vida para la vida y de paz para la paz es tangible, está compuesto de lucha, de amor por la convivencia e impregnado de pueblo.

El imperio desea poder implantar en Nuestra América lo que han mal concebido en el Medio Oriente apoyándose en el fanatismo religioso que parte en pedazos la unión de sus pueblos. Tiene rodeado con bases militares al continente Suramericano; hermanos países en manos de sus oligarquías y gobiernos serviles y a contra voluntad de sus pueblos han permitido que la bota imperial hoye el suelo de la dignidad, han contribuido a que algunos Estados sin soberanía desarrollen lo anárquico implícito del World-Bissnes de las drogas que genera los inconmensurables ingresos que financian sucesión imperial y destroza toda moral universal.

Se fijan diversos propósitos: hacerse de Venezuela, de sus riquezas, anular, poner su cabeza revolucionaria en bandeja de guerra y exhibirle como trofeo de triunfo, que a su vez quede como ejemplo palpable a aquellos que persiguen tomar ejemplo de libertad y hundirle en el barbarismo protagonizado por carteles de la droga, verbo y gracia: Colombia-Méjico

El acompañamiento asesoral de dos de las más grandes potencias les desbarata en parte el plan del todo poderoso; pone en jaque al más adulante de los gobiernos, al vecino culpable de haber descuartizado la Gran Patria, al protectorado holandés del Caribe. Modera y nivela la fuerza técnica de defensa contra quienes pretendan irrumpir su paz, tranca el juego, no se será más el ratón y ellos los gatos, nos veremos de tú a tú si se atreven a cruzar la raya.

Acaban de vivenciar un Magnicidio en Grado de Frustración e intentarán praxis de otros escenarios criminales-terroristas; y el pueblo está conteste y preparado para lo que venga, porque, si algo logró Hugo Chávez, fue sembrar fiel conciencia en su pueblo. Este pueblo de Bolívar nunca deja de ser un Gran Ejército de Libertad, y desde el 17 de diciembre de 1830 a la 1: 00 p.m. se mantiene unido en pie de lucha y batalla y sumando victorias, atendiendo a la palabra del Padre de la Patria cuando antes de partir le convoca a la unión; palabras que renacieron el 6 de diciembre de 1998, que se acentuaron el 15 de diciembre de 1999 cuando Chávez triunfa y le conmina a una nueva constitución la cual rige los destinos de la nación. Y se va a ir perfeccionando más a través de más participación de pueblo, de cuantas Constituyente así determine el pueblo, de cuanto debate sea menester y cuanta democracia así reclame. Al pueblo de Venezuela no se le intimida; ni mucho menos se le convence con la mentira mediática, ni con las fanfarronerías de presidentes y expresidentes arrebiates del imperio. El pueblo ha descifrado bastante bien los códigos de lo que la derecha en conjunto internacional presume para acorralarle geopolíticamente.

Y a la Guerra Económica se le encontró su Talón de Aquiles, el cual, le va a propiciar otra derrota al occiso imperialismo económico desde este 20 de agosto, tal proceder deja al descubierto a la "superpotencia", la notable debilidad de su moneda le expone ahora a que muchos países ensayen la nueva modalidad monetaria y se desprendan del yugo. Por eso andan de carreritas, porque no tan sólo este hecho les aturde, el que las dos más grandes naciones apuesten a Venezuela y presten apoyo, les complica el tablero; saben que con esta acción el Sur se va a reacomodar, saben que la OEA está moribunda, que en el reacomodo geopolítico tendrá auge la Celac como nueva y propia organización de naciones del Caribe y de Latinoamérica, y eso sí que les produce una fuerte migraña y un cuasi ACV político no curable desde la unidad de terapia intensiva neoliberal.

La derecha nacional está despedazada, desmoralizada, sus "líderes" envueltos en crímenes, vendiendo la patria, traicionando, sin presencia y sin ningún andén político, sin piso ético-moral; la ultra, no permite que surja una coherente derecha que haga política de nivel, es un gran problema que no asiste al debate necesario y democrático. Su empeño al deudo compromiso con el imperio los desmocratiza, los conduce a la ilegitimidad y los hunde en el fraude de sus acciones que le califican de Traición a la Patria.

En tanto la Revolución batalla para desmontar perniciosos esquemas, para desconectarse del parasitismo empresarial y rentista sanguijuela, para despaternalizar más de 200 años a una oligarquía burguesa que hasta hace solo unos momentos usurpó la prerrogativa de amo de las divisas extranjeras con exclusividad clasista, para socializar la producción a manos del pueblo, para convertirse en una gran potencia sin los anhelos patronales, para resolver la ecuación política-económica-social que conduzca a la mayor felicidad posible del pueblo venezolano y también sea alta materia de exportación democrática, acogida al legado de Nuestro Libertador Simón Bolívar y de un pos país Hugo Chávez ideológico con gran frenesí revolucionario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 324 veces.



Omar Ignacio Pinto


Visite el perfil de Omar Ignacio Pinto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Ignacio Pinto

Omar Ignacio Pinto

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a267908.htmlCd0NV CAC = Y co = US