Estupidez ilustrada versus la generosidad de Guillermo Aveledo y el Presidente Maduro

El país desde hace rato, ha estado convulsionando "filosóficamente", ante el pregón, de una ilusoria paz, en un país, quebrado en tres pedazos, dos de ellos, se manejan bajo la perspectiva mediática, en un mundo, entre la discusión de lo posible y la realidad, en un Word Disney político. Un tercero, vivimos en el dolor, por efecto de las sartas de errores de ambos, ellos hablan por nosotros. .

Opositores y chavecistas, usan, para el constructo de su realidad, los mismos ingredientes: Fé, piedad, pensamiento crítico, despotismo, nepotismo, democracia, bases populares, fascismo, bolivarianismo, apareciendo a veces hasta lo más abyecto del pensamiento universal, pregonando la bola negra, la muerte. Los constructores de estos dos pensamientos, parecieran, a primera vista, diferentes, pero utilizan los mismos mejunjes. La diferencia, está en la frecuencia y cantidad empleada.

Utilizando una herramienta estadística, como es la frecuencia y una campana de Gauss, podremos observar en forma didáctica, cómo se mueven estos ingredientes de la política, dominados por el tuiter, los whatsApp, dándole cabida o posibilidad a lo abyecto, creándose mundos reales e irreales, en donde la neurosis y la paranoia, dibuja peligrosas consecuencias.

Dentro de esta campana, en cada lado, se muestran extremistas, de la izquierda o de la derecha, se asoman franquistas, militares, clero; abundan contrabandistas, burguesía, boligurgueses, combinados de tal manera, que hace, que uno entienda, porque Venezuela, es un País Paradigmático, con demasiada riqueza y poca sustentabilidad política.

La neurosis a que nos someten los factores intervinientes, ha creado en nosotros un país paralelo, que todos los días y en los postigos de la noche enfrentamos, un país, en donde todos hemos puesto nuestro granito de arena, a través de radio bemba o vías electrónicas. Algunos seguimos a las elites del "Burguecatolicismo", muchos "boliburgueses", otros a "los ilustrados universitarios", menos, al "pensamiento crítico ", algunos, colgados a el nepotismo como mecanismo para cumplir lo vociferado, y bastantes, a la promesa o la posibilidad del mundo de lo posible, frecuencias, que suben o bajan, de acuerdo al sentido común.

Al igual, que el proceso de minado utilizado en la creación de las criptomonedas, los internautas se lanzan a las redes, para vengarse de uno u otros.

Este país, es tan paradigmático, que, en la diáspora, han intervenido los malos mecanismos utilizados por el gobierno, para la promoción de cosas buenas, pero por igual la oposición, al emitir las cartas a los huidos, para buscar un asilo político. Los primeros huidos, eran de la burguesía política, más de 100.000 asilos políticos han sido tramitados; todos ellos se fueron en avión. Los segundos, productos de la guarimba, buscaron mejores rumbos y los dos millones restantes, los pobres huyeron en autobús. Los estúpidos ilustrados, gestaron la huida y hoy, son los huidos, los que sostienen a este gobierno, son las remesas de millones de venezolanos, que mes a mes trasladan millones de pesos y dólares a las calles de mi pueblo. Lo estúpidos ilustrados, creaban una herramienta política, para desdecir del gobierno y, el gobierno perturbado por la mala reputación que le daba el hecho de diáspora, desdice de los huidos. Son los huidos, los que ahora, después del petróleo, producen la entrada de divisas más importante, entradas que en el día a día, suavizan la adversidad de este paisaje triste y que permite sabernos vivos todavía bajo el granado trigal de la noche insomne.

Todos se parecen, en pensamiento, palabra y obra, el menos que uno cree, tiene su posición bien precisa y sale con cualquier estupidez. Hasta el clero, con su escolástica rancia, proclama la guerra a muerte y nos recomienda entre confesiones y pecados, el modelo al que tenemos que reglamentarnos.

El estadístico utilizado, da un orden frecuencial, al mejunje de ideas, nos sorprendemos, cuando, en ambos lados, la frecuencia de pensamientos, son los mismos. De allí nacen dos países paralelos: Chavilandia y opositolandia, en donde cada uno se cree, su mentira manifiesta.

El presidente Nicolás, tiene que lidiar en su gobierno, con toda esta plenitud de ideas. Aveledo, por su lado, se encuentra, confuso y hasta difuso, ante la amplitud filosófica de los suyos. Es el equipo con el que tienen que jugar, los ilustrados, solo el enroque se muestra como posibilidad de escoger, o, rechazar.

Los ilustrados, em ambos bandos, se caracterizan por su diversidad ideológica. Encontramos frecuencias bajas de la ultraderecha fascista. Encontramos a: los que mandan a derribar puentes en la frontera, y otros y otras, que mandan a quemar muchachos que huelan a chavistas. En igualdad de condiciones, vociferamos de la guerra, como si el asunto de la muerte, fuera un "baby shoguer". manera inequívoca de expresarse la filosofía de lo abyecto. En esos extremos, dos grandes hombres, con capacidad de dialogo, Maduro y Aveledo.

Estos se mueven para escoger o rechazar jugadores. Es una promesa que ambos hicieron, cuando expresaron, que luego del triunfo, uno de la asamblea y otro de la presidencia, las cosas cambiarian, el pueblo les espera; sean tolerantes y creadores, permítanse ayudarnos, para poder atravesar, la intemperie, incertidumbres, agonías, interrogantes y tragedias que viven los venezolanos. Abrácense como hermanos y denle forma al vacío, de modo que éste sea posible; ojos al poema para que pueda cruzar la calle; alas a su Cristo, para que pueda llegar a sus corazones, todo lo que hagan distinto son añadiduras, de hombres no generosos

La Campana, muestra una frecuencia media, que se aplana al centro, señalando significativamente, una alta diversidad de sujetos intervinientes, en donde se asoman los franquistas, militares, clero, contrabandistas, burguesía, enchufados; ante este paisaje político, Aveledo y Maduro, a solas le piden a dios, con miedo le rezan en caldeo, ya que no haya uno de esos intervinientes, que los delate.

Ninguna de las partes se conduele, de tanta miseria y, de la posibilidad de producirse una peligrosa salida. Nace entonces lo abyecto, nace allí una forma nueva, una filosofía que destiempla el musculo y hasta silencia el cantar de los grillos. En sus múltiples posibilidades, Aveledo y Maduro cuentan con una gama de factibles jugadores, donde domina LA ESTUPIDEZ ILUSTRADA.

Resultado, el sacrificio de un tercer grupo, el pueblo, en donde los valores del trabajo se han disgregado, los valores de uso y cambio, se han mezclado, dando visualización clara, de un mundo, que aun con esperanza, cada segundo, se hace pobre, hombres y mujeres que mueren cada noche, más que de hambre, o falta de medicina, agonizan en la mengua espiritual de un cristo que nos falló y unos libertadores que nos mintieron.

En el mundo de chavilandia y, el de opositolandia, se entreteje un largo sopor de tragedia, más, cuando ambos grupos, coinciden en brindarnos espejitos de papel y corazones de hojalata, en nombre de la libertad o de la igualdad.

En Chavilandia y Opositolandia, sólo brindan, una vocería, que, en una larga guerra fratricida, llena de paranoia, nos han ido eliminando las esperanzas. Cada uno de ellos, a su manera, pintan en sus canticos, el mundo de lo salvaje, el sálvese quien pueda. Ambos tienen, una misma reglamentación, la nueva ILUSTRACION, buscan lo mismo, una armazón de dominación, en donde se privilegien los diezmos, las ferias y fiestas, el clientelismo, la dedocracia, el contrabando, el enroque vil, los privilegios que le dio la colonia, los monopolios, la burocracia oligárquica, la oligarquía, reglas que buscan, sus beneficios personales y aseguren su permanencia en el poder, en un estatus establecido o, en el por establecer, tal cual como lo plantea el mundo eurocéntrico, único triunfador en la guerra independentista.

Ambos, a como están las cosas, buscan confiscar en términos de elites, los valores de la democracia, y cada uno desde su trinchera, reducir su vigencia- duro hueso de roer, para ambos jefes o para una tercera vía.

La ideología implantada hace 200 años, nos brinda una espaguetada política, como alternativa. Es importante recordar, que, en la guerra independentista las bases populares, los pobres de siempre, pusieron los muertos, para la creación e implantación de un mundo místico, ideología, valor que Aveledo y Maduro comparten y profesan, Ramón Guillermo, con su cristo en el bolsillo y Nicolás, con su cristo en el pecho; un Cristo que les abandonó, ya que la generosidad y la confianza no los acompaña

Sin pereza, cada uno de los bandos, busca quedarse con lo ancho del embudo y por ello se disputan la patria. Con eufemismo, buscan romper el significado de la democracia, la entienden, como una mera conveniencia, como una añadidura, enmarcándola y substrayéndola en la elección, en la libre votación. Pero, como añadidura, la elección se desentiende de la democracia, se adjetiva, perdiendo la democracia, su importancia sustantiva, como orden global, que, desde lo económico a lo recreacional, lo cultural, lo político, lo organizacional, promueva un auténtico desarrollo como derecho de los pueblos.

El venezolano que muere en las perreras, el que cobra como prestaciones, un huevo, el campeón de patines que triunfa a costa del sosiego de sus hermanos, la maestra, la enfermera, que caminando horas cruza la ciudad para cumplir con la generosidad que le enseñaron sus padres, ellos y ellas, no aparecen en las frecuencias que disputan y disfrutan, el ancho del embudo de la patria; muchas noches se acuestan y en sueños aúllan ante la puerta de los cielos, como única esperanza posible-

Chavilandia y Opositolandia, buscan imponerse a costa de los pobres; vorágine, que, si desata, no habrá quien la contenga. En ese mundo ideológico, de La Estupidez Ilustrada, se muestra como logro, el aumento de los pobres.

La Estupidez ilustrada, nos ilumina a todos, ya que horizontalmente nos hemos puesto de acuerdo, para desconocer los valores de la democracia, olvidando lo sustantivo, centrándonos en caprichos pendejos, en añadiduras, que al final, no han resuelto el problema de los venezolanos, sino los profundizan.

Ramón Guillermo y Nicolás, como mecanismos de dialogo, tienen en sus manos, la posibilidad de desatarnos de esta hoguera, metiéndole frecuencia popular, deslastrándose de lo abyecto, que hasta ahora les rodea como posibilidad de equipo. Tomen su cristo, lleno de generosidad y doblegando sus miserias, borren a los abyectos, aunque les duela.

No entendemos, lo que pasa, ya que todos los venezolanos somos gente buena, que, curando las heridas de cristo, luchando cada segundo, salen a trabajar hasta que les duele y cada mañana, siguen luchando hasta que les deja de doler.

Un 99% de venezolanos, en esta situación, estamos dando tiempo y espacio para el resurgir de la esperanza, esperanza en el valor a la democracia como orden global, que ella inunde, cada calle, cada vericueto, cada escondrijo, cada perrera, cada partido, cada consejo educativo. Los venezolanos somos gente llenos de generosidad, que no nos dejamos arrodillar, derrotando así, al sentido común, ingrediente que se encierra, en el dedo índice de cualquier estúpido ilustrado.

No olviden, Guillermo y Nicolás, hay que dar, doliéndonos, y, entonces el cristo del bolcillo y el escondido en el pecho, tendrán sentido, ya que les dio la tolerancia y la generosidad.

gotapias@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 672 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a266227.htmlCd0NV CAC = Y co = US