Como castillo de arena

Ciertamente tenemos arena en todas nuestras costas de la buena y no cualquiera, blanca y fina, como para construir muchos castillos; pero el título me sugiere otra reflexión para graficar lo que vivimos actualmente en Venezuela en la forma y manera como en un tiempo relativamente corto se resquebrajó el país desde lo moral hasta lo espiritual, dando la sensación que nuca tuvimos nada, literalmente quedamos al desnudo sin nada y con muy pocas fuerzas para superar este mal momento

En un abrir y cerrar de ojos nos quedamos con pocos alimentos, sin medicinas, sin repuestos, con una menguada seguridad y hasta sin vecinos. Esta realidad que nos arropa, vulnera los principios básicos de ciudadanía, el derecho a la vida queda desplazado y se palpa de cerca cuando asistimos a los funerales de amigos y familiares víctimas de la delincuencia, con el agravante de que cuando se busca justicia, la indiferencia de las instituciones es notoria; como si fuese normal la pérdida de una vida humana; ya lo dijo en su poema "Los Nadies" Eduardo Galeano, para el Estado los que mueren, "cuestan menos que la bala que los matan".

Pero la fuerza del venezolano debe florecer en un accionar emancipador, donde todos tengamos la posibilidad cierta de transformar la realidad. Ese accionar debe hacerse desde todos los ámbitos, la ciudadanos debemos dar muestras de fortaleza moral para no caer en el "ojo por ojo", no sucumbir ante el clientelismo electoral, sino más bien fortalecer la capacidad de creación y de trabajo para transformar en bienes y servicios los cuantiosos recursos que tenemos.

El Estado tiene la obligación de reconfigurarse bajo los parámetros de las leyes para la protección del ciudadano en lo económico, político, social, cultural e incluso espiritual. Debe desplegar el poder que le da la Constitución y las leyes, no se puede admitir que grupos de delincuentes actúen al margen de la ley y alteren la función de las instituciones hasta llevar al país a situaciones como la que estamos viviendo.

A riesgo de parecer morbo también las crisis sirven para cambiar lo que hasta ahora hemos hecho como sociedad, quizás hasta ahora no habíamos sido capaces de sustentar con bases sólidas las estructuras que conforman el país; en lo adelante y así será, nuestra fortaleza debe estar por encima de las vicisitudes, que no caigamos nunca jamás abruptamente como castillo de arena que se lo lleva las olas.

fcoquijada72@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 592 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N Y ab = '0' /actualidad/a266102.htmlCd0NV CAC = Y co = US