Venezuela… un país entre cambiar a dólares, rublos o yuanes

"Si no somos capaces de aprovechar la riqueza y el modelo que tenemos como nación porque no hay la voluntad para ser independientes y soberanos, entonces debemos decidir con quién, cómo negociar y cambiar el futuro que nos negamos" I.M.

Aunque nuestra Carta Magna es clara de que somos una nación de paz, a los venezolan@s se nos está presentando un escenario de conflagración bélica progresivamente preocupante. Amenazas inusuales y extraordinarias se iniciaron "estratégicamente" con el decreto Obama y reafirmadas inmisericordemente por Trump nuevamente. Vivimos muchas hostilidades desde hace algún tiempo a lo interno y desde diversos escenarios geopolíticos y diplomáticos que se han barajeado en el terreno económico, financiero y comercial, incluidos tribunales y organismos internacionales con eventos a lo interno y externo de Venezuela, con los tratados bilaterales, rodeada con presiones de toda índole que le han hecho a las naciones hermanas, pero que a final de cuentas esas naciones hermanas, pudieran por los intereses patrios de cada país, inclinar sus balanzas a favor de la claudicación por la supervivencia. En la OEA por ejemplo, ya se ha vislumbrado algo de esto. Hay un conflicto constante, de presiones constantes, de acciones constantes, de ataques constantes, que llevan a la exhaustacion constante de los pueblos o sociedades como la nuestra y a nuestro estado/gobierno, que ha luchado a brazo partido contra la hostilidad constante de este imperio hegemónico del norte.

En este juego bélico después del 20 de mayo, se siguen presentando varios escenarios con el triunfo del presidente Maduro y para todos los que hacemos vida aquí, sin distingo de colores. La historia prosigue con ataques mayores más perversos y más decididos que no van a ceder. Considero que aquí estamos todos metidos sin excepción, tod@s los venezolan@s, incluido lo institución como los cinco poderes, y lo privado como el empresariado –prohibido olvidar a Irak, Libia y Siria-. En este escenario nada está exento, por lo que deberíamos tomar una decisión trascendental en este teatro de operaciones que se vislumbra en el horizonte. Debemos tomar una decisión por una convivencia sana y tranquila, para la superación de esta guerra de 4ta y 5ta generación que nos seguirá asediando la existencia. Hay mucho en juego, está en juego los recursos que tenemos en Venezuela para la supervivencia de un imperio o para nosotros. Si estas agresiones se siguen manteniendo seguiríamos perdiendo nuestros hijos que se están yendo a esas mismas naciones que nos están asfixiando. Hijos técnicos y profesionales que le han costado dinero y todo tipo de recursos a este gobierno, a este estado, a esta revolución. Esas naciones están recibiendo un recurso humano de altura por lo que nada, en absoluto, invirtieron. Esos NUESTROS muchach@s por la edad que tienen, fueron formados a imagen de nuestro sistema social, sistema que esas naciones conspiradoras no lo quieren, pero si a esos nuestros muchach@s ¿Contradictorio verdad? Magnatarios pervertidos que añoran tener a nuestros herederos por lo bien preparados que están. La vida en Venezuela aun nos la siguen complicando y diezmando constantemente a pesar de las medidas que se siguen tomando. El presidente Maduro ha hecho esfuerzos extraordinarios, sin precedentes, pero muchos de adentro y de afuera del gobierno y sus instituciones, del estado y otros países, no suman sus voluntades para que las mayorías seamos libres y soberanos del yugo de las potencias imperiales. Seguimos fragmentados con el modelo capitalista que aún perdura. Un modelo individualista y particular y no el social o comunitario.

Son muchas las personas que me han hecho comentarios de todo tipo, desde hacer un cambio radical en Nuestro país como dolarizar para que esta crisis se acabe definitivamente, hasta un autogolpe por parte del presidente Nicolás Maduro para frenar la guerra en que estamos metidos, porque las presiones vendrán peores. Muchas las opiniones encontradas y desencontradas en la población por todos los pasillos de la vida social del país. Hay much@s que coinciden en que se debería realizar un referéndum consultivo para saber lo que queremos seguir haciendo y deseando la mayoría de los venezolan@s. Algunas posibles interrogantes saldrían como propuesta del estado/gobierno, otras de los movimientos y organizaciones, de otras agrupaciones como por ejemplo:

1.- Si queremos seguir bajo dependencia o yugo del dólar y negociar con Trump para el "desbloqueo" contra Venezuela

2.- Negociar con Putin y el rublo metiendo a los rusos y su poder bélico en Venezuela como medida coercitiva contra los gringos

También por defecto en el nuevo tablero económico, financiero y comercial, está el

3.- Tratar y hacer acuerdos con la República Popular de China y su Petro-Yuan o Petro-Oro y estar hermanada con la primera economía del mundo o…

4.- Algún hibrido de ellas para cambiar la situación país que tenemos definitivamente

La gente dice que hay que hacer un cambio en Venezuela que rompa de raíz la situación actual del valor del bolívar y que así, con estas alternativas, nuestra sociedad, nuestra nación, deje atrás las atrocidades a las que seguimos sometidos, atrapados y seguiremos estando por todos esos recursos que tenemos

Muchos confían plenamente como hasta ahora y desde 1999, en el criterio del referéndum consultivo del comandante eterno Hugo Chávez Frías para esta consulta u otra propuesta que emane del pueblo, figura excepcional en Nuestra Carta Magna que tiene el poder originario y soberano y que desde hace 20 años este pueblo ha sabido esquivar los ataques y bombardeos constantes que hemos tenido, pero sobre todo, confía en Dios, porque si no, ya hubiéramos caído.

La mayoría de la gente no vislumbra en estos momentos, como fortalecer el bolívar con la política del estado/gobierno debido a la inflación –muchas variables- que no ha sido posible controlarla por diversas cuestiones incomprensibles para la mayoría.

Ahora bien, cabría preguntarse entonces ¿Logrará el Petro catapultar nuestra moneda para no acudir a estas alternativas u otras? Dios permita que podamos conseguir el mejor camino ¿Por qué sino? El sueño que tuvimos se convertiría en pesadilla

¡Otro país es posible! Mucho depende de mi

Nuestro legado… también es sagrado



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1017 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a265235.htmlCd0NV CAC = Y co = US