El dinero es la causa principal de la pobreza

 "Si realmente se desea poner fin a la guerra, la pobreza, el hambre y la mayoría de los crímenes, lo que tenemos que hacer eventualmente a través de la educación, es declarar todos los recursos de la Tierra como patrimonio común de todos los pueblos del mundo. Eso sería lo primero. Si ello se logra, podemos terminar con todas las fronteras artificiales que separan a las personas". Jacque Fresco

Cada vez es más evidente que "la causa principal de la pobreza en el mundo es el dinero". La reflexión anterior podrá parecer contradictoria o al menos extraña, puesto que desde hace mucho tiempo nos han sembrado en nuestras mentes algo así como un chip tratando de convencernos, y en gran parte lo han logrado, de que para todo se necesita dinero, que sin dinero no podemos vivir, que el dinero es indispensable para satisfacer todas las necesidades humanas, que necesitamos dinero para comer, para tener salud, medicinas, vivienda, que todo cuesta, que todo hay que pagarlo, que nada es gratis, que el dinero es muy necesario, que quien no tiene dinero es pobre, que tiene que haber pobres para que existan los ricos, que es inútil luchar colectivamente contra la pobreza, que cada cual la tiene que derrotar individualmente, trabajando, que los ricos así lo han hecho, que si viven bien es porque lo merecen. Que es imposible eliminar la pobreza o luchar exitosamente contra ella. Que Dios quiso que hubiera pobres y ricos.

Pero, ¿en qué consiste la pobreza?

¿Qué es ser pobre?

Si no tenemos un concepto bien claro y universal de la pobreza y no conocemos las causas de la pobreza, no podremos eliminar sus consecuencias, ni solucionar el problema de la pobreza en el mundo, ni siquiera disminuirla.

Existen muchas definiciones y conceptos con respecto a la pobreza:

Según encontramos en Wikipedia, "la pobreza es la situación de no poder, por falta de recursos, satisfacer las necesidades básicas de una vida digna,[] como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria, el agua potable o la electricidad. La pobreza puede afectar a una persona, a un grupo de personas o a toda una región geográfica."

También se suele considerar como pobreza la falta de medios económicos para acceder a tales recursos. Situaciones como el desempleo, la falta de ingresos o un nivel bajo de los mismos.

La pobreza suele ser el resultado de procesos de exclusión social, segregación social o marginación

Algunos definen la pobreza como la incapacidad de cubrir las necesidades incluidas en la canasta básica de alimentos []bienes y servicios como la salud, la educación, la vivienda, la vestimenta, el agua, la electricidad, la educación, etc.[]

Hay quienes consideran, basándose en el evangelio, que la pobreza es una virtud humana y cristiana, que se debe procurar para poder alcanzar la santidad y como tal debe ser deseada y buscada.

Según el Informe de Desarrollo Humano de 2014 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), uno de cada cinco habitantes del mundo vive en situación de pobreza o pobreza extrema. Es decir, 1.500 millones de personas no tienen acceso a saneamiento, agua potable, electricidad, educación básica o al sistema de salud además de soportar carencias económicas incompatibles con una vida digna.

Para el Banco Mundial la pobreza de una persona, se mide como un ingreso de 3,10 dólares diarios y[][] la pobreza extrema o indigencia, como un ingreso de 1,90 dólares por día.

Para un gran número de personas, ser pobre es no tener dinero y en cambio, ser rico es tener mucho dinero.

Según el "gobierno revolucionario y socialista" de Venezuela, un salario de tres dólares al mes no es indicativo de pobreza, porque los bonos otorgados por medio del carnet de la patria y los clap vendidos por los honestos y abnegados compatriotas, compensan con creces las deficiencias ocasionadas por la implacable guerra económica a que nos tienen sometidos los traidores a la patria y el imperio estadounidense.

Como podemos apreciar, existe una gran variedad de ideas relacionadas con el concepto de la pobreza y solamente cuando podamos acordar y unificar una definición clara y sencilla al respecto, podremos luchar contra ella, combatirla y derrotarla.

Entre las diversas definiciones de pobreza que hemos considerado, pudiéramos considerar por ejemplo la siguiente:

"Pobreza es la falta de recursos suficientes para llevar una vida digna y sustentable y satisfacer las necesidades básicas donde la alimentación, la salud, el agua, la electricidad, la vestimenta y vivienda adecuadas, la información, etc., estén garantizadas para cada ser humano."

Entendiendo la pobreza de esta manera, con esta definición, es evidente que la pobreza no está necesariamente relacionada con el dinero, pero sí con los recursos que tenemos disponibles en nuestro planeta. También entenderemos que la pobreza, no solo es posible eliminarla, sino que su eliminación es un deber de todos los seres humanos.

Cuando comprendamos y seamos conscientes que no es el dinero (dólares, euros, yuanes, rublos, bitcoins, petros, etc), sino la inmensa pero limitada cantidad de recursos naturales que tenemos disponibles, junto con la tecnología inventada por el ingenio humano, lo que nos permitirá mejorar las condiciones y la calidad de vida, entonces nos daremos cuenta que lo mejor que debemos hacer para satisfacer las necesidades de toda la humanidad, es administrar inteligente, eficiente, justa y racionalmente dichos recursos, pues es de estos recursos que obtenemos los materiales para producir todos los bienes que necesitamos y es la tecnología la que nos permitirá hacerlo de la mejor manera posible.

Así por ejemplo, está demostrado que disminuyendo el despilfarro de alimentos en los países más ricos del planeta, se puede resolver el problema de más de mil quinientos millones de seres humanos hambrientos alrededor del mundo entero.

Ante la cada vez más crítica y compleja situación que se está presentando en nuestro país y en general en el mundo entero en todos los ámbitos, desde el aspecto, económico, político, social, financiero, etc., hasta los menos relevantes, últimamente se ha venido planteando la necesidad de construir "una nueva alternativa política, un nuevo modelo socioeconómico, o nueva referencia a nivel mundial".

Otro mundo es posible, necesario y urgente. Debemos cambiar el rumbo antes de que sea demasiado tarde, pues la evolución que estamos observando en la actualidad, solo nos está indicando que nos dirigimos inexorablemente hacia la destrucción general y en consecuencia, a la desaparición de la humanidad.

El tiempo se agota, es realmente urgente iniciar el debate para discutir la construcción de ese nuevo referente político.

La corrupción general en todo el planeta no es casual. Ya no existe un país en el mundo, sea capitalista, socialista, comunista, islamista, monarquía, el mismo vaticano, etc., donde no sea la corrupción, el más grave problema que impide la gobernabilidad y azota a la inmensa mayoría de la población, pero además, lo que estamos viendo es apenas la punta del iceberg, pues ella se debe al poder de manipulación que ha adquirido el dinero con el transcurso del tiempo.

Hemos empleado sin cuestionar desde hace miles de años, este modelo económico basado en la escasez y en el dinero. Este modelo funcionó durante muchos años. Pero actualmente son mayores los daños que causa a la mayoría de los habitantes del planeta que los beneficios que produce. Ya la enfermedad es imposible curarla. Ha hecho metástasis.

El Sistema Monetario nació como una necesidad para facilitar el intercambio o trueque de bienes y servicios. Posteriormente apareció el comercio y consecuentemente el lucro. De esta manera las transacciones comerciales aumentaron y con el transcurrir del tiempo el uso del dinero ha ido transformándose paulatinamente en un mecanismo de presión económica entre las personas y los pueblos hasta convertirse en un sistema opresor, injusto y perverso, que ha logrado aumentar la desigualdad, la pobreza, la corrupción, las guerras y el hambre entre los seres humanos, generando cada día más daño en la población del planeta por la degradación del medioambiente debido entre otras cosas a la contaminación producida y la destrucción exagerada de los recursos naturales.

El Sistema Monetario no es malo per se. Fue la mejor opción durante muchos años. Contribuyó con el crecimiento de la humanidad, pero es incapaz de solucionar los problemas actuales generados por la automatización y las nuevas tecnologías.

Las últimas crisis económicas y financieras han demostrado que este modelo está obsoleto, no satisface nuestra realidad, y además está arriesgando nuestra supervivencia al destruir el medioambiente, provocar enormes y continuas guerras, delincuencia, corrupción, pobreza, accidentes, abandono en la investigación científica, etc.

¡Es hora de cambiarlo!

Existe una propuesta que pretende sustituir el uso del dinero como medio de intercambio de bienes y servicios. Dicha propuesta es la sustitución de la Economía Basada en el Sistema Monetario (EBSM), (Ebasismo), que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad, por una Economía Basada en Recursos (EBR), (Ebarecismo), algo enteramente diferente, pues considera que es más importante satisfacer las necesidades humanas de todos los habitantes del planeta, que obtener ganancias económicas para unos pocos.

La Economía Basada en Recursos (EBR), es una propuesta de vida que está basada en el uso eficiente de los recursos para generar abundancia por medio de la tecnología y la empatía humana, y donde el método científico es aplicado al interés y bienestar social.

Específicamente esta Economía Basada en Recursos se entiende también como un sistema local y global de gestión de recursos en el que los bienes y servicios estén disponibles para todos en calidad de Patrimonio Común de la Humanidad, es decir, de todos los habitantes de nuestro planeta, donde no exista la necesidad de usar dinero, endeudamiento, sistemas de crédito o financieros, trueque o cualquier otro sistema de intercambio o comercio.

Obviamente esta propuesta incide en la situación política, social, alimentaria y ambiental a escala planetaria.

El PROYECTO VENUS es una propuesta fundamentalmente socio-económica, que propone la eliminación del Sistema Monetario, o sea la eliminación del dinero como mecanismo de intercambio de bienes materiales y servicios a nivel global. Para tener un conocimiento más amplio del PV, se recomienda consultar Wikipedia.

Pero sucede que quienes tienen el control y el poder a nivel mundial de tomar las decisiones para lograr ese cambio, ignoran o no creen que la situación sea tan grave. La decisión del presidente de Estados Unidos de reactivar la industria del carbón -un elemento muy contaminante- pone en peligro los acuerdos alcanzados en la lucha contra el calentamiento global.

La opinión de Donald Trump, quien anunció la salida de Estados Unidos del Acuerdo de Paris, sobre el cambio climático, muestra claramente su posición al respecto: "El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva a la manufactura de EE UU"…. "No soy un gran creyente en la contribución del hombre al cambio climático". Estas opiniones, evidentemente, no disminuyen el inminente peligro en que nos encontramos todos los seres humanos.

Por otra parte, los gobiernos de los países más industrializados y más contaminantes del mundo, no muestran mayor preocupación, ni prisa por disminuir las actividades que generan la enorme contaminación y que está destruyendo el planeta y agotando los recursos naturales, como son la minería a cielo abierto, la explotación de petróleo usando la técnica del fracking y la elaboración de artículos superfluos en cantidades alarmantes. Tampoco los organismos internacionales como la ONU, OMC, OMS, FMI, BM, etc., dan muestras de querer alterar ese nefasto rumbo que lleva la humanidad actualmente, pues dichos organismos están completamente controlados por los poderosos grupos económicos a nivel global.

Es imprescindible la construcción de un nuevo referente político, pero debe ser algo verdaderamente diferente, un movimiento verdaderamente social, sin caudillos políticos ni religiosos, sin protagonismos individuales, ni "comandantes en jefe" que usurpan el Poder Popular pero que están sometidos al poder económico internacional del dinero, sin ese perverso carnet de la patria que humilla al pueblo, sin dogmas, sin partidos políticos que insisten en ilusionar a la población con una democracia ficticia, donde el pueblo solo es convocado para participar en los procesos electorales.

Este nuevo referente debe plantearse a nivel nacional y mundial. Si bien su lanzamiento no tiene por qué ser simultáneo en todas partes, sí debe expandirse en corto tiempo, en un gran número de países vecinos, en regiones de similares características socioeconómicas para hacer más fructífera la lucha ante los problemas medioambientales, la actividad agrícola y la soberanía alimentaria, los problemas cotidianos de la familia, el debate cultural y educativo, las nuevas formas de organización social, el interés colectivo y la solidaridad. Debe haber unanimidad en cuanto a que ese nuevo referente debe ser defensor del método científico y tecnológico, donde el conocimiento científico esté por encima de las promesas de políticos, astrólogos y religiosos.

El cambio de rumbo debe ser diametral, pues lo que está en juego es la extinción de la raza humana, así no lo quieran reconocer quienes hoy controlan las riquezas del planeta. Debe ser un verdadero cambio, que tenga por objetivo el mejoramiento de toda la población.

Ese cambio es posible y se puede conseguir, pero requiere primordialmente declarar los recursos naturales como patrimonio común de la humanidad, del uso generalizado de Internet y las redes sociales como medio de comunicación para toda la población, debe prescindir del uso del dinero como medio de intercambio de bienes y servicios, sin élites ni cúpulas. Las decisiones deben ser tomadas en base a criterios claros razonables, científicos, sin engaños, sin privilegios.

El país y el mundo en general, están demandando una dinámica incluyente, que genere confianza en los planteamientos y las acciones, que sea realista y viable, que los recursos naturales sean patrimonio común de todos los habitantes del planeta, sin falsas expectativas, sin capitalismo, ni socialismo, ni monarquías, pues son modelos nocivos y obsoletos, ya que están basados y dependen fundamentalmente del uso y el poder del dinero como medio de intercambio, pero ya está demostrado que el dinero en esencia, lo que genera es egoísmo, escasez, desigualdad, esclavitud, hambre, corrupción, guerras, venta de armas, contaminación, consumismo desmedido, basura, privilegios, cúpulas, monopolios, propagación de la pobreza y destrucción general del planeta.

Hasta que no logremos entender todo eso, los grupos poderosos nos seguirán aplastando con su maquinaria de manipulación. Con fantasías de vida fácil, consumismo, ausencia de planificación, falta de previsiones, destruyendo el planeta sin producir lo que verdaderamente necesitamos.

Necesitamos un modelo basado en el razonamiento y no en la pasión, en la experimentación y no en el capricho de un dirigente, en el estudio y no en el fanatismo, donde prevalezca el método científico sobre el método religioso y dogmatico, donde predomine el experimento sobre el albur, donde prime el conocimiento sobre el azar y donde la aplicación de la ciencia y la tecnología estén en beneficio de la humanidad, donde exista realmente la Democracia Participativa y Protagónica, pero con Información y Comunicación abundante y suficiente, donde los medios públicos estén al servicio del pueblo y no del gobierno de turno, donde Internet sea un derecho humano.

La construcción de un nuevo referente alternativo requiere poder analizar las razones por las cuales queremos cambiar o no cambiar algo.

¿Qué es lo malo que debemos cambiar?

¿Qué es lo bueno que debemos conservar?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 368 veces.



Gilberto Hernández Ortíz

Graduado en la universidad Nacional de Colombia en Licenciado en Ciencias de la educación especializado en el área de Física y Matemáticas Postgrado en Educational Media en la Universidad de North Carolina A&T State University año 1984 - Greensboro, N.C Prof. Jubilado de la Univ. de Oriente (Núcleo Anzoátegui)

 gilnandez@hotmail.com

Visite el perfil de Gilberto Hernández Ortíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gilberto Hernández Ortíz

Gilberto Hernández Ortíz

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a263350.htmlCd0NV CAC = Y co = US