Otro libro chavista en Vietnam

Ya está en las calles de Hanoi, el libro "Xin Chao" crónicas que el periodista venezolano Angel Bastidas publica semanalmente en el periódico Correo del Orinoco de Caracas. Hanoi es una bella urbe milenaria, la última capital de Vietnam, pues varios fueron los ensayos en la búsqueda de un asentamiento definitivo para la otrora ciudad portátil, hasta que Ly Thai To dio con este mágico lugar (el año 1010), en las adyacencias del hermoso cuento de la espada retornada.

Enfrentando obstáculos este libro de Bastidas sin publicarse ya tenía adversarios ocultos, al igual que su par "Por aquí pasó Hugo Chávez", recopilación de poemas y remembranzas sobre la visita que hiciera el año 2006 a estas tierras, el líder y Comandante Eterno e inspirador del socialismo del Siglo XXI, Hugo Rafael Chávez Frías, quien dejó a su paso por Hanoi el influjo de su pasión por la conquista de una sociedad en la que impere la igualdad, lejos de la mezquindad y miserias humanas; un mundo en el cual quepamos todos, como él solía decir.

En el prólogo de este libro trato de recoger la nueva dimensión que hoy abarca la diplomacia más allá de los círculos tradicionales que han tratado de separar al pueblo, a la gente de "autobús", de su indiscutible papel en defensa de lo propio. Lo que acaba de ver el mundo con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente y más reciente aun, ayer, podríamos decir, con la elección de gobernadores, es la expresión fehaciente de una democracia protagónica y participativa en manos de un pueblo al cual ya no se le puede mentir…

Prólogo

El Presidente Hugo Chávez insistía en decirnos: ¡tengamos pueblo¡ ¡seamos potencia¡. Una proyección de futuro sobre el país que necesitamos, tan visionaria la suya, nutrida de mucho pensar en esa dura batalla que se aproximaba y que estamos librando actualmente en medio de tantas adversidades, pero con un horizonte claro fundamentado en sus legados humanistas e ideológicos.

Este libro que usted tiene en sus manos se inscribe en los propósitos que sembró en nosotros el Comandante Supremo sobre su concepción de un país sin barreras donde quepamos todos; por eso para los periodistas militantes en las causas revolucionarias herencia del líder de la integración contemporánea, nada más apropiado que asumir como faro las elocuentes expresiones sobre el caminante que escribiera el poeta Antonio Machado:

-Camiante no hay camino / se hace camino al andar. / Al andar se hace el camino,/ y al volver la vista atrás / se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar…

Donde quiera que nos encontremos nuestra lucha se centra en una convivencia hermosa, rompiendo ataduras idiomáticas y territoriales. No importa que en Vietnam, en el suresteasiático, duerman cuando nosotros despertamos en Latinoamárica, si comulgamos con el mismo amor solidario.

Sí nos ata una hermandad sembrada por Simón Bolívar y Ho Chi Minh, que Hugo Chávez supo acompasar inteligentemente en sus pensamientos, para proponer la adopción de un modelo de vida político representado por la democracia participativa y protagónica.
Insistió el Comandante en que el sistima ideal de gobierno ya lo había señalado el Libertador Simón Bolívar, cuando preconizó como Estado ideal, aquél que produzca a su pueblo:

-"Mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política".

Estas crónicas que pacientemente escribe el periodista Angel Miguel Bastidas desde hace varios años en Vietnam y que el periódico "Correo del Orinoco" publica en Venezuela, cada semana, revelan que la diplomacia moderna no se sostiene sola sino que está sujeta por la confluencia de varias disciplinas humanistas, entre las cuales, el periodismo ejerce un papel fundamental.

Una embajada, en la modernidad, sin la presencia de periodistas en su personal se ofrece insulsa, escuálida. Le falta algo. Carece de los valores que encarnan las ciencias sociales representadas por el comunicador, cuya misión se centra en transmitir los intereses nacionales a las grandes masas; y eso no se logra sólo con las relaciones bilaterales que llevan a cabo las misiones diplomáticas.
A decir de especialistas en Diplomacia Social: "Los estatutos no son los únicos presentes en el tablero del ajedrez (…) Los diplomáticos aún cuando hayan liderado las acciones de la política exterior, hoy no son los más importantes"(...) Ni pueden desarrollar estas funciones en exclusiva.

Como corolario está a la mano una significativa bibliografía de títulos sobre este tema; en cuyas obras, estudiosos reconocidos catedráticos de importantes univeridades, dejan sentado que: La diplomacia pública no es una atribución exclusiva del Ministro de Relaciones Exteriores, el Embajador o de una oficina en particular. Aunque tradicionalmente haya sido así. Hoy la verdad es otra y está a la vista de todos.
Cada vez más en la modernidad se hace imprescindible el manejo de la información como recurso de defensa de los pueblos atacados por los grandes centros imperiales de poder, que cuentan con el monopolio de una cadena internacional de noticia que cubre el noventa por ciento de la población del globo. Un arma de destrucción que se maneja a la par de los pertrechos bélicos letales.

Y en el caso que nos atañe hoy –indiscriminadamente- atacados a través de una guerra mediática fundamentada en mentiras provenientes de los laboratorios guerreristas que nutren a la conocida guerra de cuarta generación, la diplomacia pública: la que ejercen los periodistas y movimientos sociales solidarios, debe estar en lugar preponderante de la política exterior de gobiernos como el nuestro.

Los periodistas hemos salido al paso en apoyo a la labor de la diplomacia oficial, para desmentir las falacias tejidas y difundidas en las cadenas internacionales de nocias, que actúan en perversa connivencia para destruir la imagen del Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro y de su pueblo. Soeces estratagemas y argucias fundamentadas en el odio y el crímen que el mundo civilizado no debe permitir.

Fue precisamente un periodista latinoamericano Isidro Fabela, de México, autor de una densa bibliografia, entre cuyos libros destaca "El Arte de la Diplomacia Mexiquense" quien acuñó a la diplomacia principios tan fundamentales como el "respeto a la soberanía, la no intervención y la autodeterminación de los pueblos".

Aportes indiscutibles han hecho los periodistas a los objetivos y principios propios de la diplomacia en América Latina. Quien puede objetar el valor de los aportes de José Martí, que no sólo escribió en defensa y proyección de su país, sino, que murió en combate por su preservación; Rubén Darío, máximo representante del modernismo literario en lengua española, quien además de ser embajador de Nicaragua en España; fue también Cónsul del Paraguay en París ; Andrés Eloy Blanco, que alcanzó la figura de Canciller de la República, en el gobierno del escritor Rómulo Gallegos, en 1948.

La lista se hace extensa con nombres de periodistas e intelectuales que con su obra han hecho significativos aportes y han prestigiado las funciones de la diplomacia venezolana, como:

Cecilio Acosta, Fermín Toro, Eduardo Blanco, Rafael María Baralt, Tulio Febres Cordero, Francisco Pimentel Agostini, Adolfo Moleiro, Antonio Arraiz, Alberto Arvelo Torrealba, Mario Briceño Iragorry, Luis Barrios Cruz, Fernando Paz Castillo, José Rafael Pocaterra, Juan Antonio Pérez Bonalde, Rafael Ramón Castellanos, Eugenio Montejo, Carlos Contramaestre, Adriano González León, Alirio Palacios, Elisa Lerner, José Egidio Rodríguez, Ramón Hernández, Leopoldo Linares, Helena Salcedo, Nora Uribe, y tantos otros cuyas improntas como gestores de Diplomacia venezolana han dejado huellas en el globo.

Este libro de Angel Miguel Bastidas, con toda seguridad –por el contenido de sus crónicas-se constituirá en pieza de consulta sobre los acontecimientos relevantes en el último quinquenio del presente siglo vietnamita.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 913 veces.



Nelson A. Rodríguez A.

Periodista y diplomático. Autor de ensayos, cuentos y poesía.

 nelsonrodrigueza@gmail.com

Visite el perfil de Nelson A. Rodríguez A. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: