Elecciones regionales y terrorismo inusitado

Con la certeza de que existe un plan oculto, sinuoso y silencioso, para derrocar a Nicolás Maduro Moros y arrebatarse el poder para beneficio del gobierno que preside el pornopuritano retroconservador, vamos a elecciones regionales, el próximo domingo quince de octubre (15/10/2017), para elegir gobernadores en todos los estados de la República Bolivariana de Venezuela, incluso, con la participación de los oposicionistas que hasta el treinta de julio pasado (30/07/2017), insistían en no reconocer al Consejo Nacional Electoral (CNE) y en desconocer a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), amén de que esos mismos oposicionistas, la mayoría de ellos nucleados en la llamada MUD y pedidores de intervención y bloqueo contra Venezuela, asediaron a todos los venezolanos, por más de ciento diecisiete (117) días de terrorismo psicológico, material, físico y económico, dejando un sórdido saldo de más de ciento veinte (120) muertos, heridos, daños materiales, económicos y psicológicos, en la más absoluta impunidad, hasta ahora, para los causantes y artífices de dichos actos terroristas.

El caso es que desde el día en que elegimos a los miembros de nuestra ANC, esas castas oposicionistas quedaron estupefactas y aturdidas, ante la gran participación de un Pueblo, que se enfrentó al terrorismo, sólo con el voto, el mismo Pueblo que ante la persecución y asesinato de chavistas, no temió salir a los centros electorales y cruzó ríos, veredas y montañas, bajo peligro, porque, no solo estaba mamado del terrorismo de diversas formas aplicados como arma política, sino porque este Pueblo, quiere que como mandante, sus mandaderos, apliquen justicia para alcanzar la paz y enfrenten el terrorismo económico, con todas las armas de la República.

Así pues, pasamos de la elección de los constituyentistas, por disposición de la ANC, a las elecciones a gobernadores, de donde resultó en este corto lapso, de agosto hasta la presente fecha, en una jugada macabra a dos manos, desde las fuerzas oposicionistas, coaligadas con el imperialismo estadounidense como cabeza de este oposicionismo que aplica tácticas terroristas y seguirá aplicándolas, hasta vencer y quebrar la voluntad del Pueblo, a menos que, desde nuestra condición de mandantes y efectívamente convencidos de que estamos empoderados por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV: 1999) y las cinco (5) leyes del Poder Popular que nos legó el Comandante Hugo Chávez en el 2010, apliquemos el revanchismo contra toda agresión de las que hemos sido víctimas y contra toda forma inusitada de terrorismo económico que nos han aplicado, igualmente, en total impunidad y con pingües ganancias que han convertido en híperpluscuammillonarios a quienes han aplicado el desabastecimiento programado, la ralentización en la cadena de producción, distribución y comercialización, escasez deliberada, sobre todo, con el sobreprecio, especulación e hiperinflación, no inducidas, como torpemente algunos señalan, sino planificadas, programadas y bien premeditadas, con las burdas excusas de las "falsas leyes naturales del mercado", que no existen, porque el hecho de que exista el mercado, no significa que su movimiento y dinámica sean naturales, sino bien orquestadas y controladas desde las reglas impositivas del capitalismo, en beneficio de una minoría parasitaria.

Ahora, se trata en estos días previos de campaña electoral hasta llegar a las elecciones de gobernadores, de acciones que dan cuenta de que algo terrible, de parte de los candidatos oposicionistas, los que aparecen en la escena pública con una campaña sin propuestas programáticas, sin contenido, sin una relación dialógica del candidato oposicionista con el Pueblo, cuyo único contenido o mensaje es el terror, sumado al silencio, sin desgaste en mítines, ni masas, mientras que, acordados con los que controlan el mercado, la producción, el comercio y la economía en general, han centrado su atención en destrozar la economía al detal, la microeconomía familiar, para alcanzar niveles de paroxismo en la irritación social, con prácticas, decíamos anteriormente, sinuosas y silenciosas, como éstas: ocultamiento del papel moneda, avances de efectivo como tráfico a lo interno de la nación por montos entre el doce y quince por ciento (12% y 15%); boicot de la banca pública (gracias a los quintacolumnas) y privada en todas las transacciones; paro no anunciado y advertido de transporte, gradual y sostenido; aumento sostenido de precios en productos y servicios, semanalmente, todos los jueves, tal y como acordaron las cúpulas de Fedecámaras-Venamcham con las organizaciones políticas oposicionistas, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y la pléyade de serviles imperiales, más el boicot en la distribución de la gasolina y venta en largas colas, desabastecimiento de productos, apagones diarios y caos en la vida cotidiana, que lleve al elector hastiado, a entregar las gobernaciones a sus verdugos, en una lógica que, aunque burda y primitiva, es la más inmediatista y propia del "Síndrome de Estocolmo", en tanto y en cuanto, se congracia y empatiza con sus verdugos: "como el gobierno no ha sido capaz de enfrentar esta guerra económica, entonces, vamos a salir a votar en contra, para que se acabe esta vaina".

Por otra parte, hemos podido ser testigos de que hay un Pueblo, que en su mayoría, lo conforman los pobres, de entre la clase trabajadora, que sale a las calles en apoyo a sus candidatos de la Patria, a marchar, a concentrarse con entusiasmo y a dar cuenta de que resiste con lealtad al legado del Comandante Chávez y a todo el esfuerzo de Nicolás Maduro, como líder y presidente constitucional, mientras que los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y del Gran Polo Patriótico (GPP), contestes de que no se trata de ellos, sino de un Pueblo en revolución y en resistencia, han salido con propuestas.

Así, por ejemplo, mezquinamente, por razones de espacio escritural, entre tantas anécdotas y respuestas contundentes, surgidas en cada uno de nuestros candidatos de la Patria, podemos recordar, a Rafael Lacava, quien con contundencia, economía de lenguaje y palpando el sentir del Pueblo, anunció que tiene preparadas medidas contra el bachaqueo y el terrorismo económico, mientras que otros, se quedaron engatillados en criticar la "sátira" del burrito, que no pudieron entender y que llegó hasta lo más hondo de la conciencia popular; tenemos la salida audaz del gobernador-candidato Jorge Luis García Carneiro, quien ante el paro de transporte, habilitó comboys de la FANB y las flotas de autobuses Youtong en todo Vargas, junto con mercados a cielo abierto en cuanto rincón ha podido; o, en el caso, más cercano a quien esto escribe, el candidato Jehyson Guzmán, salió con el Partido y el Pueblo, a poner linda la ciudad de Mérida, que había sido destrozada por los terroristas en los meses de asedio y muerte, presentó una Propuesta de Gobierno que ha de estar acorde al Plan de la Patria y hasta se reunió con el rector y monarca de la Universidad de los Andes (ULA) y su Consejo Universitario, en donde escuchó sus reiteradas y vacías críticas, mientras que Jehyson Guzmán les ofreció la mano para trabajar juntos, pese a que, todos sabemos, el ciudadano Mario Bonucci tiene varias cuentas pendiente con la Contraloría General de la República (CGR), por dolo, malversación, corrupción generalizada y este mismo personaje, junto con Baltazar Porras y Carlos García fueron los convocantes y dirigentes del inicio del terrorismo en Mérida, como bien lo describe el Gobernador Alexis Ramírez en su artículo "La Pinta, la Niña y la Santa María", con hechos muy graves, como concierto para delinquir, llamado a la rebelión, autoría intelectual de muertes, daños y destrozos, delitos que no entendemos, cómo aún, no han sido imputados por el Fiscal Superior del Estado Mérida, aunque abundan los elementos de prueba fehacientes.

Ahora bien, contestes de que aún tenemos una mayoría de Pueblo, altamente politizado y poco ideologizado, tenemos la certeza de que privará la razón y la cordura en este Pueblo, que quiere justicia para alcanzar la paz y está dispuesto a acompañar a sus próximos gobernadores al revanchismo contra los causantes del terrorismo económico, mientras que las acciones concretas y audaces que el Presidente Nicolás Maduro y su equipo económico vienen adelantando, se están empezando a consolidar y nos están abriendo caminos, nunca antes vividos en Venezuela, de una soberanía económica y productiva. Es por ello, que urge el triunfo rojo rojito de los candidatos de la Patria, en estas elecciones a gobernadores del próximo domingo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 344 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alexander Pino Araque

Luis Alexander Pino Araque

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a253604.htmlCd0NV CAC = Y co = US