Carnet de la patria, y el viejito con la lápida en el culo

Todo ello era parte de una agarrada de lengua, de dimes y diretes, planteada, entre un señor de 72 años y unos chavistas. Un buchechear que se daba debajo la sombra mezquina de un quiosco, en la entrada de mi barrio, todo por la solicitud del Carnet de la Patria, para poder optar a una cajita CLAP.

El viejito con talante inteligente le increpaba a Luis, el nuevo jefe de la UBCH , entre otras cosas, la sorpresa desagradable, de saber que a unos viejitos de más de 80 años, la mamá de la prefecto y la nueva CLP, los habían sacado de la lista CLAP, por no tener el carnet de la patria, éste les decía "En el año 1945, El programa de Acción Democrática con algunos mezcles, hablaba de nuevas libertades, educación para todos, reforma agraria y ello parecía bueno, pero el pueblo tenía era hambre. Construía carreteras y , el pueblo las utilizaba para escaparse a la ciudad, el ministerio de Educación construía escuelas, pero nadie asistía, porque el pueblo tenía era hambre. Para asegurar el poder, sostenido en una miopía política, Acción Democrática implementó un principio Nazi: "Quien no sea adeco no tiene trabajo".

Todo este legado y memoria política, ante la solicitud del carnet de la patria, para incluirlo en el CLAP .

El viejo continuó, sin turbarse. "72 años después de 1945, cuarenta años de cuarta republica, hoy no ha cambiado nada, Ahora en el 2017 todo es igual, el que no sea del partido, no tiene trabajo; sea éste, gobierno local o nacional".

En 1945. en el 60 y, mientras mandaron los adecos, el carnet y la lista del partido empezó a ser el aval para cualquier puesto; como buenos fóbicos, los copeyanos le copiaron y así el país se dividió en adecos y no adecos, copeyanos o no copeyanos, los del carnet y los sin carnet.

Quien no fuera del partido comía mierda.

El carnet era tan importante para ese entonces, como las listas que por ahí usan en el presente; era tan así, que se cuenta, no sé si es verdad o una fabula, pero el viejo recalcó ; "por un día del año 63, en una aldea aledaña a San Cristóbal, un burro le comió el carnet de partido a su dueño y éste se sintió tan desamparado por la vida, que de la arrechera y desespero que le dio, mató al pobre e indefenso animal, para luego de las tripas, sacar el ensangrentado carnet.

El viejo, con mayor aderezo ante la vida que los chavistas que le pedían el carnet de la patria, los miró de arriba abajo, y agregó, ahora yo, con la lapida pegada en el culo y ustedes, vienen a pedirme el carnet de la patria para una cajita CLAP; lamentable, a Venezuela la hemos reducido a la fabula de un burro.

Al observar, este día a día, vemos como el estado social y derecho, lo ponemos al revés, tenemos derecho a la cajita de cartón, sólo los que tenemyos el carnet de la patria y los de la estructura del partido, por lo menos eso pasa con la cajita CLAP, en San Cristóbal. "El nepotismo de los partidos" es otra cosa que tendrá que dilucidar la constituyente o por lo Menos el Presidente Maduro, ante la falta de sindéresis, por estos lados.

El "QR" (código de respuesta rápida), base inteligente del carnet de la patria, por acá no es entendido, aquí el carnet sirve es para chapear

La propuesta, del Presidente, ante las orejas de Burro que abunda por estos lares, sería: "quien tenga ya la lapida pegada en el culo, no importa el carnet, la caja es suya", dándole certeza a una Constitución que proclama lo social sobre el derecho y si la cosa no es así, entonces, con todo respeto, es que los chavistas nos parecemos mucho, pero mucho a los mortecinos comportares adecos.

Debo excluir, de este respeto, a aquellos que ya son de acción y reacción, de hecho y de derecho, dentro del chavismo, de ese hacer adeco, robadores de sueños; y que, la sombrilla de la cooptación, les protege, como se protegió por mucho tiempo a la señora ex-fiscal.

Ojala que estos comportares no lleve al PSUV, a un virginal destierro político, sin regreso, todo por no librarnos de tanto malandrín contemporáneo tan lleno de sabor latino, del cual la cooptación, llena, atiborra, a partidos de aquí y de allá, de muchos y muchas Luisas, por ahora, el carnet de la patria nos martiriza y su QR, nos saluda en la lejanía del entendimiento.

gotapias@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2016 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /actualidad/a252725.htmlCd0NV CAC = , co = US