Memorias de un escuálido en decadencia

Trump

¡Palante, compañero, que patrás espantan! Todavía en la Mud estamos aplaudiendo el discurso del compañero Trump en la ONU. ¡Así se habla, carajo! Citó tres veces al dictador Maduro y eso nos tiene brincando en una sola pata. Y habló de la dictadura socialista, después dicen que no es verdad lo que decimos nosotros. Socialista no sabemos si es, pero dictadura sí está clarito lo digo. Ahora con Trump sí vamos a quitarnos de encima esta tiranía. Porque Trump somos todos. Es verdad que se lo hemos pedido a todo el mundo, a Santos, Temer, Peña Nieto, Macri y al de Perú, que nunca sabemos cómo se pronuncia el apellido de ese loco, es decir, el perrito que mueve la cola. Y tenemos loco a Almagro para que nos aplique la Carta esa que nunca llegó. Y Julio –Matemático- Borges le ha dado la vuelta al mundo que no se para ni un momento, pidiendo libertad, clap, clap, clap, para nosotros, pero ahora llegó el tiempo de la cosecha. Ese discurso de Trump hay que traducirlo al español- oposición, oposición- español, para que el compañero Ismael –Talanquera- García lo analice y lo utilice para ganar las elecciones en Aragua Saudita.

En verdad que provoca sacar un comunicado aprobando todas las amenazas que el compañero Trump anunció allí. Eso de destruir a Corea debe ser una jodedera del amigo Trump. Lo importante es que nunca a Venezuela la habían defendido tanto en la ONU como lo hizo este hombre, y eso se agradece. Los chavistas siguen con el cuento de que huele a azufre desde hace once años cuando estuvo allí el dictador que todavía nos sigue jodiendo, pero llegó Trump y mandó a parar. Con Trump a la cabeza podemos estar seguros de que la vaina viene, y viene arrecha.

Es verdad que también nos estamos preparando para salir a votar en las elecciones del 15 de octubre, y es verdad también que todavía no nos hemos recuperado del montón de coñazos que nos dimos en esas primarias, porque carajo, nosotros cuando defendemos nuestras ideas –que casi no tenemos- las defendemos como sea. Pero ya eso es clavo pasado, y estamos todos dispuestos a votar en Aragua, eso sí, con un trapo bien grande en la nariz, por el compañero Talanquera García, y en Zulia, con otro trapo más grande, por el dolarizado Guanipa. Es decir, vamos arrechos con todos nosotros, pero vamos, que es lo importante. Y ahora mucho más, porque sabemos que Trump dijo que está dispuesto a ayudarnos a ser útiles, y esa ayuda viene ya contante, sonante y consonante.

Mientras tanto los chavistas hicieron una cumbre de solidaridad con los cinco continentes, pero como dice el compañero Audi Guevara, nosotros tenemos los cinco puntos cardinales, que son más arrechos que el perro de los Branger, y nos están apoyando en todo el mundo polar, bipolar y multipolar.

El papá de Margot llegó feliz cantando el himno de Estados Unidos. Se paró en medio de la sala y dijo: "Al carajo los enfermos. Viene la ayuda de Trump", Y se fue al cuarto, y uno no sabe por qué, le metió aquel coñazo tan duro a la puerta, que el vecino gritó: "¿Cuándo te vas a mudar, desgraciado?"

- Necesito pensar, déjame sola.- Me canta Margot



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3007 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Malaver

Roberto Malaver

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US Y ab = '0' /actualidad/a252564.htmlCd0NV CAC = , co = US