Gobierno, suicidio o torpeza. La antieconómica

Llegamos al momento donde ya no se pueden hacer ejercicios analíticos por muy bien intencionados y necesarios que sean, en cuanto a las probables tácticas y estrategias apremiantes para avanza en la ruta hacia la construcción de un sistema económico con signo socialista o por lo menos amagar en ese sentido y con ello permitir que los ciudadanos-pueblo de esta tierra de (des)gracia se agarren a una ramita del árbol de los sueños y le prodiguen cuidos de sobresalientes cultivadores ya que este gobierno de supuesto corte popular y revolucionario solo acarrea esfuerzos, acciones infértiles e ingenuas, agotadoras y terriblemente desesperanzadoras, desmovilizadoras de la conexión popular y su compromiso militante en procura de una sociedad más justa.

El gobierno con su retorica jacobina y acciones no ubicables en ningún rincón del ilustre cofre custodio de la impronta o legajo de la génesis del pensamiento de izquierda, de su historia, devenida a veces en matices impuestos por los bamboleos de los tiempos y las tempestades políticas con sus oportunistas del acomodo con verbo incluido, ha sembrado el desaliento y la rabia, lo que es peor de dañino que las embestidas y las atrocidades fascistas de la ultraderecha venezolana ya que de ellos es lo que se espera, pero no de un gobierno que se insufla los cachetes vomitando frases elaboradas aderezadas en la redención popular, la justicia, la igualdad y la supuesta entrega hasta el sacrificio por las causas de los oprimidos.

Casi dos meses esperando el milagro de la ANC, por su mirada, su atención vuelta hacia las muy esperadas y efectivas medidas económicas que enfrentarían el huracán despiadado que azota hasta la desesperación a nuestra sociedad particularmente a sus clases populares y la llamada clase media, las cuales en conjunto constituyen el grueso de nuestra población, pero el gesto suicida se impuso, la mueca demagógica nuevamente escondida tras la verborrea efectista, teatral, la cobardía de no acompañar al pueblo en sus penas y dolores, en sus precariedades ya insoportables, la canalla torpeza de refugiarse en las faldas somníferas del status quo temiéndolo, inmovilizado ante el reto, la necesaria convicción y valentía de elevarse sobre las propias limitaciones e inconsistencias.

¿Cuál es la escuela económica que arrulla los sueños de estos compañeros responsables de la política económica del estado venezolano, qué los aterroriza ante la posibilidad de nacionalizar el comercio exterior, de tomar su control absoluto, hasta cundo ese malabarismo del control de cambio múltiple, es acaso más difícil que vacacionar en Júpiter tomar medidas que de un vez por todas den al traste con el dólar paralelo?, ¿seguimos arrastrando el pesado saco de la banca privada corrupta, conspiradora, especuladora, o es que lo de la señora Tintori y sus billeticos no dice nada?, así como el corralito entre otras "estrategias perversas" de acumulación de capital a que nos tienen sometidos?, ¿la corrupción en pdvsa será del último año para acá, se duda, porque no llegarle al fondo, desde sus comienzos cuando comenzaba a vestirse de ¨roja rojita¨ ?.

¿ Cómo es posible tamaña burla al pueblo venezolano al establecer la supuesta regulación (muchas se han hecho, leyes incluso y nada, ¿Por qué ahora si sería efectiva? ) de 50 productos del área alimentaria como si allí, en ellos se centrar la terrible inflación y el combate a la desnutrición, dejando a un lado muchos alimentos necesarios, porqué estos límites?, ¡no deberían existir limites en cuanto a la alimentación se refiere!, ¿no es acaso justamente esto último lo que define calidad alimentaria, soberanía alimentaria? ¿es que la calidad alimentaria tan necesaria para efectos de la salud integral es un lujo burgués o de los burócratas bien informados o con mediana cultura alimentaria o el capricho de funcionarios mal alimentados y peor orientados?

La vida y su calidad parten de un enfoque integral, no solo 50 productos alimentarios, se les olvida o no les importa a los compañeros del gobierno que los insumos médicos, las medicinas, insumos quirúrgicos, tienen precios inalcanzables y no hay control sobre ellos, nada se dice al respecto, no consideran importante que la salud publica esté en la bancarrota y no dé soluciones en los niveles adecuados ni a un tercio de las necesidades del pueblo al respecto, mientras las clínicas privadas prestan los servicios a precios inalcanzables y se siguen utilizando éstas y las aseguradoras o intermediadoras de salud por el estado venezolano enriqueciendo a este sector espantosamente deshumanizado, lucrado a cuestas del dolor y el sufrimiento humano , ¿se resuelve esto llevando a prisión a dos o tres funcionarios y aventando dinero sin concierto ni control a las instituciones de salud, no será un problema de organización y estructuración sanitaria debidamente controlada, supervisada, seguiremos a los realazos y haciendo con ello espectáculos populistas?.

¿Se les olvida que el pueblo hace mantenimiento a sus hogares,, sus vehículos, sus bienes, compra libros, ropa, zapatos, arregla sus computadoras, adquiere útiles escolares, le compra lácteos a sus bebés, panales y que cada uno de esos renglones está sometido a la más brutal especulación?...! Todo eso se quedó afuera del análisis de los planificadores del rescate económico venezolano y los hambreadores del pueblo seguirán haciendo de las suyas con la "regulación del estado revolucionario"!

La gente necesita viajar, encontrarse con sus seres amados, apreciados, distraerse, compartir, sociabilizar y todo eso tiene un costo en estos momentos muy elevado y en consecuencia inalcanzable para muchos… y todo eso es parte de la calidad de vida, necesario para la salud física y mental individual y colectiva de la nación. ¿Qué pasó, dónde se quedo aquello de "vivir viviendo", era o es tan solo un canto de sirena más?

La lucha contra esta hecatombe desbastadora en lo económico debe ser en lo integral y tomando las medidas enérgicas y nada timoratas que conduzcan a mediano plazo a elevar la calidad de vida del pueblo, al pueblo hay que hablarle con la verdad, es obligante y necesario para transitar con mayor expedites hacia las metas anheladas.

Solo los revolucionarios hacen de la verdad su credo.

Los revolucionarios tienen una obligación…! Hacer la revolución y no cualquiera revolución!, el primer paso es la verdad, rendirle culto, los subsiguientes son organización, estudio, ejercicio de la crítica y la autocritica, trabajo tesonero, ética, moral revolucionaria, amor al pueblo y respeto absoluto por él.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 988 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /actualidad/a252102.htmlCd0NV CAC = , co = US