Caracho, se me murió mi gallo

¡¡¡Adiós a mi gallinero!!!

Aja amigo lector, usted que por curiosidad me lee, mas no por chismoso ni menos por ser un político fracasado... no señor, es tan sólo porque una vez también perdió un buen gallo. Recuerda la nostalgia que sintió los primeros días al amanecer cuando el cantio de su fiel gallo la madrugada ya no estremecía... y a lo lejos tan solo se oía como un hilito musical apagado, el de los vecinos. Y usted en su cama casi lloroso decía:-Nojoda como me haces falta mijo, para que retumbes con tu canto fino las lejanías de este caserío. ¡Oh, que horrible!¡Qué horrible!...

¿Qué de que murió mi gallo? Le aseguro amigo mio, que no fue de muerte natural, ya que el condenado era mas sano que un burro, ni en un desafio accidental y fatal, Tampoco mordido por ningún zorro, yaguare, ni macaurel, tampoco robado para hacer sancocho con ocumo chino y con mapuey. El culpable de la muerte de mi gallo la tiene el presidente Maduro. Sí señor, aunque usted no lo crea, fue Maduro

Lo confirmo y ratifico ante cualquier tribunal, documento notariado y registrado, a carta cabal, fue Maduro, si tan solo no hubiese aumentado los sueldos y salarios tan seguido en apenas dos meses triplicados. Hoy mi gallo no hubiese cambiado de panorama, como dicen ahora los camaradas. Ese aumento desmesurado trajo apareado el aumento del maíz en concha y el pilado, el arroz, la pollarina, la yuca, los espaguetis, los plátanos, la ahuyama, los frijoles y el guandú importado.

Aunque mi gallo no comía guandú importado, le encantaba el maíz en concha o pilado, tanto blanco como amarillo, le fascinaba. Daba gusto verlo comer rapidito entre sus gallinas compartiendo aquel rico bocado...Sí señor, yo me sentaba a verlo pisar a sus gallinas cuando le pasaban por un lado.

Pero como la buena vida emborracha y toda fiesta se acaba, vino Maduro y puso la aumentada de los sueldos y salarios, para los obreros, becas para estudiantes, tarjetas del buen vivir para las madres solteras y hasta bono de guerra para la gente pensionada. Mientras por otro lado el kilo de maíz que costaba 500 bolivitas (que no enriquecen ni empobrecen a nadie) se disparo a 5.000 bolivitas (que impiden engordar a las gallinas y hacer las arepitas) sin meter el precio de la bolsita.

Ya di la orden a mis hijas y mis nietos, que se coman a las gallinitas, aunque flacas pero exquisitas...Esto me parte el corazón después que me mataron el hambre con sus ñemitas. Menos mal que me encuentro lejos, para no ver aquella matachina que me rompe el alma, y me aniquila

No guardo rencor para con Maduro, quien alocado por los excesos de la oposición pensó haber tomado la mas sabia decisión. Ahora tan solo le pido a «Cilita» que meta todo en la nueva CONSTITUCION...Leyes inexorales y bien severas como solicitaba el Libertador; para los comerciantes especuladores, traficantes de siete suelas, que comiencen a perder sus privilegios y pagar con penas de prision hasta que se mueran de la viejera

Y, al presidente Maduro, que tome muy en cuenta que esas grandes decisiones económicas, requieren de control de precios, pesos y medidas, para no tener que acabar con un prospero gallinero y dejar de disfrutar de los placeres sencillos que nos da la vida.

costoarriba17@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 378 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /actualidad/a249274.htmlCd0NV CAC = , co = US